El estudio también desgloso los flavonoles en cuatro tipos: isorhamnetin, kaempferol, miricetina y quercetina. Los principales contribuyentes de alimentos para cada categoría fueron: peras, aceite de oliva, vino y salsa de tomate para el isorhamnetin; col rizada, frijoles, té, espinacas y brócoli para él kaempferol; té, vino, col rizada, naranjas y tomates para la miricetina; y tomates, col rizada, manzanas y te para la quercetina.

Madrid, 09 de abril (EuropaPress).- Las personas que comen o beben más alimentos con el antioxidante flavonol que se encuentra en casi todas las frutas y verduras así como él té, pueden tener menos probabilidades de desarrollar demencia de Alzheimer años después, según un estudio publicado en línea en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

“Se necesita más investigación para confirmar estos resultados, pero son hallazgos prometedores”, asegura el autor del estudio Thomas M. Holland, de la Universidad de Rush, de Chicago.

“Comer más frutas y verduras y beber más te podría ser una forma bastante económica y fácil de ayudar a las personas a evitar la demencia de alzheimer -continúa- . Con el aumento de la población de personas de edad avanzada en todo el mundo, cualquier disminución en el número de personas con esta enfermedad devastadora, o incluso retrasarla durante unos años podría tener un enorme beneficio para la salud pública”.

Comer más frutas y verduras y beber más te podría ser una forma bastante económica y fácil de ayudar a las personas a evitar la demencia de Alzheimer. Foto: Margarito Pérez Retana, Cuartoscuro

Los flavonoles son un tipo de flavonoides, un grupo de fitoquímicos que se encuentran en los pigmentos vegetales conocidos por sus efectos beneficiosos para la salud.

En el estudio participaron 921 personas con una edad promedio de 81 años que no tenían demencia de alzheimer. Las personas completaron un cuestionario cada año sobre la frecuencia con qué comían ciertos alimentos.

También se les preguntó sobre otros, como es un nivel de educación, cuánto tiempo dedicaron a realizar actividades físicas y cuánto tiempo dedicaron a realizar actividades mentalmente atractivas, cómo leer y jugar juegos.

Las personas fueron evaluadas anualmente para ver si habían desarrollado demencia de alzheimer durante un promedio de 6 años. los investigadores realizaron varias pruebas para determinar que 220 personas desarrollaron demencia de alzheimer durante el estudio.

Las personas se dividieron en 5 grupos según la cantidad de flavonol tenían en su dieta. la cantidad promedio de ingesta de flavonol en adultos estadounidenses es de aproximadamente 16 a 20 mg por día. En el estudio, el grupo más bajo tuvo una ingesta de aproximadamente 5.3 mg por día y el grupo más alto consumió un promedio de 15.3 mg por día.

El estudio encontró que las personas en el grupo más alto tenían un 48% menos de probabilidades de desarrollar demencia de Alzheimer más tarde que las personas en el grupo más bajo después de ajustar por la predisposición genética y los factores demográficos y el estilo de vida.

De las 186 personas en el grupo más alto, 28 personas (15 por ciento), desarrollaron demencia de alzheimer, en comparación con 54 personas (30 por ciento), de la 182 personas en el grupo más bajo.

Los resultados fueron los mismos después de que los investigadores ajustaron otros factores que podrían afectar el riesgo de demencia de Alzheimer, cómo diabetes, ataque cardíaco previo, accidente cerebrovascular y presión arterial alta.

El estudio también desgloso los flavonoles en cuatro tipos: isorhamnetin, kaempferol, miricetina y quercetina. Los principales contribuyentes de alimentos para cada categoría fueron: peras, aceite de oliva, vino y salsa de tomate para el isorhamnetin; col rizada, frijoles, té, espinacas y brócoli para él kaempferol; té, vino, col rizada, naranjas y tomates para la miricetina; y tomates, col rizada, manzanas y te para la quercetina.

Las personas que tenían una alta ingesta de isorhamnetin tenían un 38 por ciento menos de probabilidades de desarrollar Alzheimer. Aquellos con una alta ingesta de kaempferol tenían un 51 por ciento menos de probabilidades de desarrollar demencia. Y aquellos con alto consumo de miricetina también tenían un 38 por ciento menos de probabilidades. La quercetina no estaba vinculada a un menor riesgo de demencia de alzheimer.

Holland señala que el estudio muestra una asociación entre los flavonoles en la dieta y el riesgo de alzheimer, pero no prueba que los flavonoles causan directamente una reducción en el riesgo de enfermedad, precisa.