La leche materna da a un niño todo lo necesario en sus primeros meses: nutrientes y células vivas que lo protegen de diarreas, catarros, diabetes y obesidad. Pero la industria de las fórmulas se hace millonaria con engaños.

polvo
Ciudad de México, 9 de mayo (SinEmbargo).– La industria de las fórmulas artificiales ha desplazado a la cultura de la lactancia materna en México, debido a la desinformación, mitos y presiones que rodean a la futura madre, así como la falta de capacitación y compromiso del personal médico que se encarga de auxiliarla antes, durante y después del embarazo.

La historia inicia así: la mamá quiere dar pecho a su bebé, cuando lo intenta el pezón se agrieta, hay dolor o simplemente no hay leche. Desesperada acude a la segunda opción que el médico le sugiere: los sucedáneos de leche materna; es decir, la fórmula.

Una onza, dos onzas, tres onzas, lo que sea necesario para que el niño no llore de hambre, pero si se estriñe se puede probar con otras marcas, “le podemos dar otra, otra y otra. Están experimentando con ese bebé que tiene micro sangrados a nivel intestinal, ¿qué estamos haciendo?”, cuestiona Paloma Lerma, consultora  internacional de lactancia materna.

Para la también activista, la lactancia materna es una cuestión cultural, política, económica, social y laboral que debe estar protegida desde diferentes ángulos de la sociedad. Sin embargo se ignora que el consumo de la leche sustituta es el principal detonante del sobrepeso y la obesidad, por el alto nivel de azúcares que contiene.

frase01_b
Cifras de la Lactancia Materna Exclusiva (LME) indican que sólo 14.4% de las mujeres amamanta a sus hijos de forma exclusiva los primeros seis meses de vida, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda “como mínimo” hasta los dos años, situación que coloca a México como el país con el índice más bajo de América Latina.

Especialistas médicos consultados por SinEmbargo coinciden en que la leche de la madre aporta todo lo que el niño necesita los primeros meses de vida, como nutrientes, células vivas que los protege de diarreas y catarros, hasta diabetes, obesidad y leucemia, así como beneficios económicos y hasta ambientales.

María de los Ángeles Guerrero, médica tratante para el Hospital Médica Sur Lomas, resalta ese vínculo afectivo que se crea entre la madre y el hijo durante la lactancia.

“Nadie en el mundo podría cuestionar el valor de la leche materna en relación a los componentes bioquímicos, pero si adjuntamos el enriquecimiento emocional, el nexo tan fuerte que implica tener lactancia materna, exponencialmente aumenta su valor”.

Pero la penetración de las compañías vendedoras de lácteos se han encargado de minimizar dichos beneficios a través del “engaño publicitario”, en el que se promueve “que la leche materna no es suficiente”, indica el estudio “La alimentación industrializada del lactante y el niño pequeño. El nuevo negocio”, realizado por El Poder del Consumidor.

El documento sostiene que entre las fórmulas lácteas que se analizaron a través del etiquetado se detectó de 28 a 54% de azúcares, lo que revela “una falta de política integral de combate a la obesidad donde se regule a la publicidad y las violaciones por parte de la industria”.

frase02
Se calcula que un niño alimentado con leche sustituta consume de tres a seis cucharadas cafeteras de azúcar al menos durante el primer año de edad. En México, 85% de los niños no son amamantados de manera exclusiva los primeros seis meses de vida.

UNA LACTANCIA EXITOSA

mama
La lactancia materna no sólo beneficia al bebé, sino también a la madre, quien además de reducir la posibilidad de padecer cáncer ovárico o de mama, puede regresar con facilidad al peso que tenía antes del embarazo, y funciona como método anticonceptivo natural, pues inhibe la ovulación, explica Jorge Kunhardt, director médico del Hospital Médica Sur Lomas.

La clínica que hasta hace unas décadas se llamó Hospital Santa Teresa, ahora tiene la certificación como “Hospital amigo del niño y la niña”, un concepto que busca incorporar acciones en favor de la salud de las madres y los niños mediante “diez pasos hacia una feliz lactancia”.

“Todo nuestro personal médico, del área administrativa, de mantenimiento y seguridad tiene una capacitación constante sobre lactancia materna. Trabajamos en una atención humanizada y apego inmediato entre madre e hijo en el quirófano o la sala de partos. No se ofrece otro tipo de alimento a menos que sea una recomendación médica, y se prohíben los biberones y chupones, esto para evitar que el niño se confunda a la hora de succionar el pecho”, explica en entrevista telefónica Héctor Vera García, subdirector médico del Hospital Médica Sur Lomas.

Hace 30 años, el programa “Hospital amigo del niño y la madre” fue una iniciativa propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en 1991 y 1992.

A partir de esa fecha, se han creado 20 mil hospitales en 156 países. En México, existen 767, de los cuales el Hospital Médica Sur Lomas es el único privado; sin embargo, se desconoce en qué estados de la República Mexicana se localizan y su funcionamiento.

AHORRO AL BOLSILLO

leche
La lactancia materna se traduce en un ahorro significativo en el gasto mensual de una familia, esto debido al alto costo que tienen los sucedáneos, de acuerdo con el estudio “La alimentación industrializada del lactante y el niño pequeño”, realizado por El Poder del Consumidor, los padres destinan al mes una semana de salario, eso sin contar el consumo de biberones, chupones, doctor y medicamentos como consecuencia de las diarreas recurrentes que sufre el bebé.

El precio aproximado de una leche de fórmula de 400 gramos va de los 60 a los 370 pesos (todo depende de la marca y el tamaño),  y en algunos casos se tiene que comprar dos en un mes por cualquier emergencia, una inversión considerable durante los primeros años de vida del niño, afirma Nicole Zaltzman Oynick, asesora de Lactancia Materna del Internacional Board Certified Lactation Consultant (IBCLC).

“Si se amamanta al niño es un ahorro en todos los aspectos, si eso lo saben los papás, serían los primeros en apoyar a su esposa en el proceso de la lactancia materna. Todas las mujeres producen leche, son contados los casos, como por ejemplo, en aquellas que tuvieron una cirugía plástica de reducción de pecho, pero son las mínimas”, enfatiza.

Por su parte, María de los Ángeles Guerrero, médica tratante para el Hospital Médica Sur Lomas, explica que los problemas más frecuentes que enfrentan las mamás al momento de amamantar están relacionados con cuestiones de técnica.

frase03
A partir de la década de los 50 del siglo pasado, los bebés se convirtieron en uno de los negocios más rentables para la industria de lácteos, quienes ofrecen productos que realmente no se necesitan, pero que generan muchas ganancias, tan sólo en Estados Unidos este sector gana más de 3 mil millones de dólares anuales.

En México, no existe un número como tal, sin embargo es evidente la necesidad de que el Estado se comprometa a regular la industria de sucedáneos de la leche materna y existan sanciones para quien viole las normatividades.

Las cifras son alarmantes hasta en el medio rural en el que se disminuyó la lactancia materna de 36.9 a 18.5%, según cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012, poniendo en riesgo la salud de los recién nacidos.

cuadro01

cuadro02

cuadro03

cuadro04