México

PAN: esas ruinas que ves

Marko llevó al panismo a su momento más crítico. ¿Podrá levantarse y retomar vuelo?

09/06/2024 - 8:00 pm

El PAN renovará en los próximos meses su dirigencia en medio de acusaciones por antecedentes de políticos que favorecen sólo a ciertos grupos y entre el llamado de militantes a abrir el proceso a la participación ciudadana. 

Ciudad de México, 9 de junio (SinEmbargo).-  El Partido Acción Nacional (PAN) fue la segunda fuerza política del país más votada en las elecciones de este 2 de junio, de acuerdo con datos del Instituto Nacional Electoral (INE), sin embargo, desde el próximo año gobernará estados que en total tienen menos población que Movimiento Ciudadano y las cifras históricas muestran que en los últimos años la ciudadanía votó cada vez menos por ellos. Será en este contexto, y entre señalamientos por falta de resultados, que Marko Cortés Mendoza deberá dejar la dirigencia del partido durante los próximos meses.

Cuando la gestión de Marko Cortés comenzó, en 2018, el PAN gobernaba 11 estados: Baja California, Baja California Sur, Puebla, Chihuahua, Durango, Nayarit, Aguascalientes, Tamaulipas, Guanajuato, Querétaro y Yucatán. Después de la elección del 2 de junio sólo gobernará Chihuahua, Guanajuato, Aguascalientes y Querétaro, pues Morena le ganó en Yucatán, el única estado del sureste que le faltaba por gobernar.

Al perder Yucatán, el PAN gobernará a 13 millones 702 mil personas en cuatro entidades, una cifra menor que los 14 millones 132 mil habitantes que, por ejemplo, gobierna Movimiento Ciudadano al encabezar Nuevo León y Jalisco, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Marko Cortés anunció que impugnará la elección en la que Xóchitl Gálvez, su candidata presidencial y de los aliados el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el de la Revolución Democrática (PRD), aún cuando obtuvo 27.45 por ciento de votos frente al 59.75 por ciento que le dio el triunfo a Claudia Sheinbaum Pardo, representante de Morena.

Pero la base de datos de los cómputos distritales del INE muestran que el PAN arrastra desde hace años su poca popularidad. En estos comicios, 9 millones 644 mil 918 personas votaron por Acción Nacional para la Presidencia, es decir, 351 mil 596 menos que en la elección de 2018. La cifra también representa 64.29 por ciento menos que en el año 2006, cuando el partido ganó por última vez la Presidencia de México con 15 millones 284 mil sufragios a favor de Felipe Calderón.

Ahora, aunque militantes respaldan la exigencia de mencionar una intervención del Gobierno federal en las elecciones de este junio, le reprochan a la dirigencia que no asuma la responsabilidad por llevar al PAN al fracaso a través de la alianza con el PRI y el PRD. Sólo en los comicios de 2022, donde también compitió en coalición, de seis estados ganó en Aguascalientes y cedió el control de Durango al PRI.

Alejandro Moreno, dirigente del PRI, y Marko Cortés. Foto: Cuartoscuro.

VAN POR LA DIRIGENCIA

La panista Adriana Dávila, aspirante a liderar el partido en 2021 y quien también competirá este año por ese cargo, criticó que Marko Cortés no ha hecho ninguna autocrítica a su gestión y mostró su rechazo a que Jorge Romero, coordinador de los Diputados del PAN en la Legislatura 65, sea favorecido en el proceso de renovación de la dirigencia, como alertan voces del partido.

“Es conocido en todos los estados que las dirigencias estatales están ya operando para que [Jorge Romero] sea el elemento, incluso la forma y los cambios estatutarios que se hicieron están dirigidos a eso. Si nosotros repetimos la historia de lo que ya vivimos, en tres años nos vamos a ver igual o peor que nos estamos viendo en estos en estos años”, expuso la excandidata a Gobernar Tlaxcala en 2016 con el respaldo del expresidente Felipe Calderón.

Sobre el tema, el Senador Zepeda cuestionó la rapidez con la que desde el partido  quieren dar a conocer la convocatoria para competir por la dirigencia cuando todavía no se consultan los intereses de militantes. “¿Saben que esta semana querían sacar la convocatoria?”, cuestionó en conferencia.

Los exdirigentes panistas Gustavo Madero y Zepeda se han sumado a las críticas a la dirigencia del PAN en la última semana. Zepeda opinó que el PAN “se reinventa o se muere” y ambos senadores llamaron a que el partido se abra a la ciudadanía para renovar la dirigencia en octubre, cuando termina el periodo de Marko Cortés. 

“Abrámonos a los ciudadanos, empezando por que ellos decidan quién será el próximo Dirigente Nacional”, expuso el 6 de junio.

Los señalamientos para tener un proceso abierto y sin interferencia de Cortés Mendoza tienen como antecedente las controversias que marcaron, primero, su elección en 2018, cuando fue electo al ser el único candidato que reunió las más de 29 mil firmas equivalentes al 10 por ciento de la lista nacional de militantes necesarias para participar en el proceso. 

Carlos Castillo, quien dejó el PAN después de dirigir la revista interna La Nación y se sumó en enero a la campaña presidencial de Jorge Álvarez Máynez en Movimiento Ciudadano, alertó en entrevista cómo opera el dirigente panista y políticos cercanos.  Recordó que en 2021, cuando trabajó junto a Adriana Dávila para reunir las firmas a favor de su candidatura como dirigente, se enfrentaron a intimidaciones de personas cercanas a Marko Cortés y les cerraron espacios cuando buscaban promocionar sus propuestas. 

“Se realizó todo el esfuerzo siempre con la presión de que llegabas, te daban tres firmas, pero atrás venían los [políticos] de Marco a decir: ‘Oigan, si firman pierden sus chambas’. Y este tipo de prácticas intimidatorias frente a quien te buscaba apoyar y sirviéndote de una estructura partidista que hacía que de pronto llegaran con diablitos y cajas de hojas de firmas para entregarle así como si fuera: ‘Señor, aquí traemos el tributo que nos solicitó’, y entre ellos estaba Jorge Romero llevando su diablito con cajas de firmas”, recordó Castillo, hijo del ideólogo panista Carlos Castillo Peraza y encargado de la elaboración de discursos de Felipe Calderón los primeros años de la Presidencia.

Y aunque ahora perfiles como Zepeda son críticos a la dirigencia panista, en 2o18, durante su gestión como dirigente, también fue señalado por favorecer a políticos cercanos a él, como el exlegislador Ricardo Anaya, designado ese año como candidato presidencial.

“A Damian Zepeda le pasa lo que al propio PAN, se quejan de todo a aquello que pudiendo cambiar en su momento, no lo cambiaron y ahora se postulan como adalides del nuevo cambio cuando en su momento se aprovecharon de una posición y una reglamentación que les favorecía”, expuso.

Todavía en 2023 los reclamos a este círculo eran públicos. En abril de ese año Felipe Calderón y la Diputada Margarita Zavala, su exesposa, criticó a Fernando Doval, consejero nacional del PAN, por haber impuesto a Ricardo Anaya como el candidato  presidencial de 2018, lo que llevó a Zavala a dejar el partido y competir como candidata independiente.

 

Hasta el momento no está claro cuándo iniciará el proceso de selección de la dirigencia del PAN, pero pese a los resultados deficientes en el proceso electoral, Marko Cortés ya tiene asegurado un lugar en el Senado, pues se registró para obtener un lugar por la vía plurinominal, al igual que Alejandro Moreno, dirigente del PRI que también debe dejar su cargo este año. 

Montserrat Antúnez
Periodista. Comprometida con comunicar temas sobre acceso a la justicia y derechos humanos. Trabaja por un periodismo con perspectiva de género y que respete la dignidad de las personas.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video