Flores Hernández, el narcotraficante relacionado con Rafael Márquez y con el cantante Julión Álvarez, fue aprehendido el 20 de julio de este año, de acuerdo a la Procuraduría General de la República (PGR).

Raúl Flores Hernández. Foto: Especial.

México, 9 de agosto (EFE).- Raúl Flores Hernández, identificado hoy por el Gobierno de Estados Unidos como un importante narcotraficante, fue detenido el pasado 20 de julio en Zapopan, estado mexicano de Jalisco, indicaron a Efe fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR).

Las fuentes señalaron que Flores fue trasladado al Reclusorio Sur de Ciudad de México, donde aún se encuentra.

Asimismo, revelaron que Flores ya había sido detenido en 2013, cuando había una recompensa por su captura de cinco millones de pesos (278 mil 241 dólares), y liberado un año después.

Las fuentes no dieron más detalles sobre esta persona, de quien el Departamento del Tesoro de EU afirma que mantiene alianzas estratégicas con los liderazgos del cártel de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación y que no figura entre los objetivos prioritarios del Gobierno mexicano.

Este miércoles, Estados Unidos impuso sanciones al futbolista mexicano Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez, a los que acusó de ser “testaferros” de Flores Hernández.

Un total de 22 mexicanos y 43 empresas fueron sancionados como resultado de una investigación que el Departamento del Tesoro y la Agencia Antidrogas (DEA) llevaron a cabo durante varios años.

Las sanciones congelan cualquier propiedad que Márquez, Álvarez, Flores y el resto de afectados pudieran tener en Estados Unidos y prohíben a estadounidenses implicarse en transacciones financieras con ellos.

GRAND CASINO 

La fiscalía general de México realizó hoy un allanamiento en el Grand Casino, una de las empresas que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos vincula con la red criminal de Raúl Flores Hernández, relacionado con los carteles de Sinaloa y Jalisco.

Unos 30 agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) acudieron al casino, ubicado en el municipio de Zapopan, en el occidental estado de Jalisco, donde mostraron una “orden de visita” para verificar “la personalidad moral” de la empresa, dijo el gerente del lugar, Alonso Martínez.

Tras el cateo al Gran Casino, incluido en la lista de compañías sancionadas, Martínez aseguró la empresa es “legal y apegada a todos los lineamientos”.

En un comunicado, la compañía afirmó que “ni el señor Raúl Flores Hernández ni sus asociados o personas relacionadas con él detentan acciones o capital, ni participan en la administración o toma de decisiones” del casino.

Desde marzo de 2015, la empresa cambió de dueños permisionarios “bajo la supervisión de la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior)”, detalló.

Tras el cambio de administración, la empresa “conservó la marca y el nombre” de Grand Casino, pero no se responsabilizan de las actividades que hayan realizado los anteriores dueños “antes de esa fecha”, dijo Martínez a Efe.

El casino continuó sus actividades de manera normal tras la diligencia realizada por la fiscalía.

La Fundación Fútbol y Corazón, señalada por el Gobierno estadounidense como una de las organizaciones vinculadas a Rafa Márquez, rechazó emitir una declaración sobre las acusaciones del Departamento de Estados Unidos.

Mauricio Heredia Horner, director de esa fundación ubicada en Zapopan, es señalado por EU como una de las personas que actúa “a nombre” de Márquez para fungir como testaferro de FloresHernández en diversas empresas e instituciones ubicadas en Jalisco