México, 10 Jun (Notimex).- Con base en una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), científicos desarrollaron una solución que permite descontaminar el maíz destinado a la alimentación avícola.

El proyecto, en el que participaron los investigadores Samantha Jardon Xicotencatl y Abrahamp Méndez Albores de la Facultad Cuautitlán, consiste en una solución electrolizada de superoxidación con pH neutro que inactiva las aflatoxinas del grano.

El desarrollo de la solución electrolizada de superoxidación, donde también participó en su creación la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), se elaboró a base de agua y cloruro de sodio.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el investigador Méndez Albores explicó que las aflatoxinas son sustancias tóxicas producto del metabolismo secundario de ciertos hongos que crecen en los alimentos, los cuales afectan la salud de seres humanos y animales.

“Son sustancias que pueden desarrollar problemas a nivel genético, es decir, causar cáncer”, afirmó.

Otra de las características de las aflatoxinas es que son termorresistentes, es decir, no pueden ser inactivadas por un proceso térmico como hervir, freír o tostar, ya que resisten una temperatura promedio de 260 grados Celsius.

En su oportunidad, la científica Jardon Xicotencatl comentó que como parte del procedimiento que llevan a cabo en el laboratorio para poder extraer las toxinas en los granos de maíz, se efectúa una molienda con cloruro de sodio y metanol.

Este desmenuzamiento pasa por una columna que tiene diferentes estructuras proteicas que llaman anticuerpos. “Así la aflatoxina tendrá una afinidad directa y quedará unida”, dijo, mientras que todo lo demás se desecha.

Después se rompe el enlace hecho antes y se recupera la toxina “mediante fluorometría y con la adición de un revelador que permite que, bajo cierta longitud de onda, el aparato pueda leer y detectar la cantidad numérica de toxinas”, manifestó.

“Aunque la investigación aún no se prueba con animales, se ha trabajado con líneas celulares hepáticas humanas (HepG2) que permiten determinar si podrá tener una aplicación en la siguiente etapa”, comentó Xicotencatl.

El objetivo de esta investigación, que obtuvo el Premio a la mejor investigación en avicultura y cuenta con el apoyo del Conacyt, es generar métodos de descontaminación que sean aplicables a la industria y sirvan a la sociedad.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), el sector avícola constituye 63 por ciento del valor de la producción pecuaria.