El Presidente mexicano señaló que a pesar de que el tema es de competencia estatal, la Segob buscará apoyar a encontrar una solución, debido a las denuncias de violación de derechos humanos.

Ciudad de México, 10 agosto (Sinembargo).-  El Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que la Secretaría de Gobernación (Segob) atenderá el caso del médico Gerardo Vicente Grajales Yuca, acusado en Chiapas de negligencia médica.

En la mañanera de hoy lunes, el mandatario mexicano precisó que la titular de la Segob, Olga Sánchez Cordero, tiene la instrucción de entablar un diálogo con el Gobernador del estado, Rutilio Escandón, para revisar el caso de Grajales Yuca y  llegar a un acuerdo.

López Obrador agregó que el tema es de competencia estatal, pero la Segob buscará apoyar a encontrar una solución, debido a las denuncias de violación de derechos humanos.

“Lo están respaldando otros trabajadores del sector salud, pues vamos a intervenir y buscar un acuerdo”, dijo.

LA ACUSACIÓN

Grajales Yuca fue acusado de realizar cobros indebidos a familiares de pacientes con COVID-19 que no eran derechohabientes del Instituto de Seguridad al Servicio de los Trabajadores del Estado de Chiapas (ISSTECH) y de exigirles comprarán medicamentos y otros equipos que ellos no tenían en el nosocomio.

La denuncia por supuesto abuso de autoridad tomó parte luego de que Miguel Arturo Ramírez López falleciera tras ser atendido por el médico.

El médico expresó la impotencia con la que ha enfrentado la situación, en un video compartido por su abogado, así como el apoyo que recibió estando preso en Centro de Reinserción Social para Sentenciados de Chiapa de Corzo, mejor conocido como“El Canelo”, por parte de sus familiares y amigos, así como de los mismos presos y custodios de la prisión que siempre creyeron en él y su inocencia y le aseguraban que “era una injusticia” lo que estaban haciendo con él.

“Los reos y hasta los custodios que me regresaron, todos se quitaron la playera y gritaban: ¡Libertad, libertad!», señala en médico. Además, añade que, los días que estuvo preso, quienes se encontraban en la misma prisión indicaron que creían en su inocencia con solo verlo, sabiendo que a quienes tenía que convencer de su inocencia era a la Fiscalía General del Estado, quienes lo señalaban como el absoluto culpable del delito que se le imputan.

Asimismo, detalló que no entiende como es que la Fiscalía General del Estado lo declaró culpable, a pesar de que las pruebas presentadas por la defensa de Ramírez Molina fueron insuficientes y pese a ello, el juez dictaminó que eran argumentos sólidos para proceder en su contra.

Además, señala que se encuentra agradecido con todas aquellas personas que le han mostrado su apoo durante el tiempo el tiempo que estuvo preso, así como ahora que ya se encuentra en su domicilio. Indicó que él siempre ha sido un hombre de valores, incapaz de robarle un solo peso a las personas, por lo que seguirá demostrándole a las autoridades su inocencia ante el cargo que le imputan.

-Con información de Chiapas Paralelo