La estrategia contra el robo de combustible implementada por el Gobierno federal podría provocar que unas 90 mil toneladas de productos perecederos se echen a perder, pues se encuentran almacenadas en 16 bodegas de las Centrales de Abasto, advirtió la Conacca. La Alianza Campesina del Noroeste, en tanto, urgió normalizar el abasto de gasolinas pues podría presionar al alza precios de alimentos provenientes del campo.

Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo).– Alrededor de 90 mil toneladas de productos perecederos (verduras, frutas y carnes) se encuentran almacenadas en 16 bodegas de las Centrales de Abasto (Cedas) ubicadas en el centro del país, incluida la de la Ciudad de México, como consecuencia del desabasto de gasolina, informó la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto (Conacca).

Lo anterior lo reveló a medios Ramiro Cavazos, dirigente de la Conacca, en un primer balance realizado por el sector luego de la implementación de la estrategia del Gobierno contra el robo de combustible.

Las afectaciones por la escasez de combustibles en las Centrales de Abasto son muy serias, dijo Ramiro Cavazos. Los principales productos en riesgo de descomposición son aguacates, papas, jitomates y hortalizas.

El líder del sector abasto agroalimentario advirtió que en dos o tres días México podría sufrir un gran problema de distribución y escasez de alimentos.

Ayer, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Copamex), una de las cúpulas empresariales más importantes del país, dijo que las empresas que la conforman han sufrido afectaciones económicas por la estrategia contra el huachicoleo, entre las que se encuentran pérdidas por hasta mil 250 millones de pesos en Guanajuato, y en Michoacán está en riesgo la distribución de productos agrícolas como el aguacate, utilizado para elaborar guacamole y que en estas fechas se exporta a Estados Unidos porque los aficionados al futbol americano acostumbran comerlo en el Super Bowl.

Si el abasto de combustible no se normaliza, podría afectar a la distribución de frutas y verduras. Foto: Margarito Pérez Retana, Cuartoscuro.

Para luchar contra el robo de combustibles el Gobierno mexicano comenzó la semana pasada a cortar el trasvase de gasolina por los ductos instalados desde las refinerías a las terminales de distribución de Petróleos Mexicanos (Pemex), afectando hasta el momento a 11 estados del país.

Se sustituyó, de esta forma, el transporte por los ductos con camiones cisternas conocidos popularmente como “pipas”. El trasvase por los ductos es rápido y la distribución por los camiones ralentizó y bloqueó en varios estados la llegada de gasolina.

El robo de gasolina por los denominados huachicoleros (ladrones de combustible) ha disminuido, pero a cambio se ha generado una sicosis para acapar gasolina en caso de que aumente el problema de abastecimiento.

La escasez en muchas gasolineras unido al temor de la gente a que se acabe la gasolina ha provocado una situación de cierto caos y nerviosismo en el país.

PRODUCTORES: PODRÍAN SUBIR PRECIOS

El Secretario General de la Alianza Campesina del Noroeste, Raúl Pérez Bedolla, luego de calificar como positiva la acción del Gobierno federal en combatir el huachicol (robo de combustible), urgió normalizar el abasto de gasolinas pues podría afectar a la planta productiva y presionar al alza precios de alimentos provenientes del campo que se comercializan en la Central de Abasto de la Ciudad de México.

El dirigente mencionó que al desabasto a la gasolina se le suman las fuertes heladas que afectaron la siembra de hortalizas, maíz y trigo. Con ello, dijo, “los precios de hortalizas como cebolla, tomate rojo y chile serrano alcanzarán alzas en sus precios de venta al consumidor de hasta 30 por ciento”.

Al hablar de las acciones emprendidas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el combate al robo de combustible y las bandas de huachicoleros, reconoció que ya era necesaria pues se había conformado toda una estructura interna en Pemex apoyada por personal de policía federal, estatal, municipal.

“Ahora si es necesario que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador informe más a detalle sobre esta red de huachicoleros de cuello blanco y operador a fin de dar confianza y certidumbre a la población”, señaló Raúl Pérez Bedolla.

El dirigente de la Alianza Campesina del Noroeste urgió restablecer al 100 por ciento el suministro de gasolina en las diferentes entidades del país, incluida la Ciudad de México.

“Se estaría poniendo en riesgo a la planta productiva del país y alcanzaría la afectación al bolsillo del consumidor en toda clase de productos incluidos los alimentos provenientes del campo”, dijo.

Advirtió que de no restablecerse el suministro de combustibles los precios del tomate, cebolla, chile y huevo, que ya han subido, alcanzarán un mayor precio en perjuicio del consumidor final.