La OPEP señala que el momento del estallido de la epidemia, que ha dejado más de mil personas muertas, “ha exacerbado el impacto en la demanda del combustible de transporte”. El precio del petróleo de Texas (WTI) abrió con un ascenso del 2.18 por ciento, situando el barril por encima claramente de los 50 dólares.

Por Antonio Sánchez Solís

Viena, 12 de febrero (EFE).- La epidemia de coronavirus va a provocar que el crecimiento del consumo de petróleo sea en 2020 un 19 por ciento menor del calculado hasta ahora, aseguró este miércoles la OPEP en un informe que advierte de que el impacto de esta crisis ha añadido incertidumbres sobre la marcha de la economía global.

“La principal razón tras esta revisión del crecimiento de la demanda y, por tanto, de la demanda de crudo de la OPEP, es el brote de coronavirus y su esperado impacto en la demanda de petróleo de China y, por extensión, del mundo”, señala el grupo energético en su análisis del mercado, publicado este miércoles en Viena.

El nuevo calculo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sitúa el consumo mundial de crudo durante este año en 100.73 millones de barriles diarios (mbd), 230 mil  barriles al día menos de la estimación hecha el mes pasado, antes del estallido de la epidemia que ha causado ya más de mil muertos.

MENOR ACTIVIDAD EN CHINA

“Se prevé que el crecimiento de la demanda de petróleo en China se ralentice respecto al año pasado, reflejando una menor actividad económica”, dice el reporte, señalando que en la revisión pesa especialmente los cambios en el consumo de combustible para transporte, especialmente aéreo.

La OPEP señala que el momento del estallido, cuando millones de chinos viajan para visitar a sus familias por las festividades del Año Nuevo lunar “ha exacerbado el impacto en la demanda del combustible de transporte”.

En el informe se destaca que es justo el uso de fuel para transporte el que ha impulsado en buena parte el sostenido crecimiento del consumo de crudo en China.

“El brote de virus tendrá probablemente también un impacto significativo en los sectores del transporte y la industria”, señala el informe.

CRECE LA DEMANDA, PERO MENOS

La OPEP señala que la demanda china, uno de los principales consumidores de crudo del planeta, será en la primera mitad del año unos 200 mil barriles diarios menos de lo esperado hasta ahora.

A lo largo del año, China quemará, según el cálculo actualizado, un 1.74 por ciento más de crudo que en 2019, un frenazo considerable si se considera que el crecimiento interanual el año pasado fue del 2.73 por ciento.

En total, la demanda de 100.73 mbd, pese a ser menor de lo calculado hasta ahora, supone que el mundo quemará este año 990 mil barriles al día, o un 0.99 por ciento, más que en 2020.

Con todo, China seguirá siendo el segundo país que más crudo consuma, por detrás sólo de Estados Unidos.

Los países industrializados de Europa, por contra, reducirán un año más, esta vez en un 0.33 por ciento, su demanda, que caerá hasta 14.29 mbd, debido, entre otros factores, a las políticas de sustitución de combustibles.

En América Latina la demanda subirá un 1.75 por ciento, hasta 6.7 millones de barriles diarios.

“El impacto del brote de coronavirus en la economía de China ha añadido incertidumbres alrededor del crecimiento económico mundial en 2020, y por extensión, del crecimiento de la demanda de crudo”, señala la OPEP, quien indica que será necesario seguir continuamente el desarrollo de la situación para calibrar la implicaciones en el mercado petrolero este año.

El comité técnico de la OPEP y de sus aliados (OPEP +), presidido por Arabia Saudí y Rusia, recomendó ya el lunes recortes adicionales de producción durante el segundo trimestre del año para hacer frente a la caída de la demanda petrolera por el coronavirus.

La OPEP y sus aliados pactaron el pasado diciembre un recorte de 1.7 millones de barriles diarios durante 2020.

La desaceleración de la demanda afectará directamente a la cuota de mercado de la OPEP, que caerá a 29.3 mbd, un 4 por ciento menos que el año pasado.

De hecho, los 14 socios de la OPEP bombearon el pasado enero 28.8 mbd, un 1.7 por ciento menos que en diciembre.

La OPEP también destaca que el brote de neumonía COVID-19 (coronavirus) es actualmente el principal factor a tener en cuenta al evaluar la evolución de la economía mundial.

El informe estima que si la propagación de la enfermedad queda contenida en el segundo trimestre y la confianza de los mercados se recupera a más tardar antes de mediados de año, “se prevé que la economía China se desacelere significativamente en el primer semestre”.

En general, la OPEP cree que la economía mundial crecerá un 3 por ciento en 2020, frente al 3.1 previsto el mes pasado y explica esa revisión, además de en el coronavirus, en un debilitamiento de la economía tanto en la Unión Europea como en India.

La bajada es mayor para China, cuya economía crecería en 2020 un 5.4 por ciento, medio punto menos que lo estimado hasta ahora, según las estimaciones de la OPEP.

Respecto a la oferta, Estados Unidos seguirá siendo el mayor productor de crudo, muy por encima de Rusia y Arabia Saudí, impulsado por las extracciones de petróleo de esquisto, y sigue en camino de convertirse en un exportador neto.

SUBE LA MEZCLA WTI

El precio del petróleo de Texas (WTI) para entrega en marzo abrió con fuerza este miércoles con un ascenso del 2.18 por ciento, situando el barril por encima claramente de los 50 dólares, concretamente 51.03 dólares, una alza que tiene que ver con una relajación del temor sobre las consecuencias del coronavirus chino.

A las 09:15 hora local (14:15 GMT), el crudo de referencia en Estados Unidos cotizaba así a 51.03 dólares el barril (1.09 dólares más que ayer) en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), donde se negociaba un volumen de más de 253 mil contratos.

El precio del petróleo subió más del 2 por ciento este miércoles, luego de que China informara sobre su número diario más bajo de nuevos casos de coronavirus desde finales de enero, avivando las esperanzas de que la demanda de combustible en el segundo mayor consumidor mundial de petróleo comience a recuperarse de la epidemia.

Las restricciones de viaje hacia y desde China y las cuarentenas han reducido el uso de combustible. Las dos mayores refinerías chinas han dicho que reducirán su procesamiento en aproximadamente 940 mil barriles por día (bpd) como resultado de la caída del consumo, o aproximadamente el 7 por ciento respecto al 2019.

En paralelo, la epidemia de coronavirus va a provocar que el crecimiento del consumo de petróleo sea en 2020 un 19 por ciento menor del calculado hasta ahora, aseguró este miércoles la OPEP en un informe que advierte de que el impacto de esta crisis ha añadido incertidumbre sobre la marcha de la economía global.