Los agentes impidieron que las colectivas y familiares ingresaran a la CEAV, donde otros familiares de personas desaparecidas mantienen una protesta.

Ciudad de México, 12 de septiembre (SinEmbargo).- Madres de personas desaparecidas y de víctimas de feminicidio denunciaron que fueron reprimidas por agentes de la policía cuando acudieron a manifestarse a las instalaciones de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Un grupo pequeño de madres de personas desaparecidas y colectivos feministas que se encontraban en las instalaciones tomadas de la Comisión Nacional de Derechos Humano (CNDH) se movilizó a la sede de la CEAV para apoyar a familiares de personas desaparecidas que mantienen un plantón ahí desde hace siete meses.

Integrantes del Frente Nacional Ni Una Menos. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

“Estamos afuera de las instalaciones de la CEAV, una oficina que es precisamente para atender a las víctimas, donde los granaderos golpearon a unas mamás. Nosotras nada más veníamos a apoyar a otros compañeros que están dentro de la CEAV”, dijo Beatriz Torres Zulueta, madre de Manuel Amante Torres, quien se encuentra desaparecido.

Integrantes del frente Nacional Ni Una Menos se manifiestan afuera de la CEAV. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Las manifestantes llevaban alimentos para los familiares que se encontraban dentro de la CEAV. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Algunas llevaban alimentos y bebidas para los familiares que se encontraban dentro de la CEAV. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Además, señaló en entrevista para SinEmbargo que las feministas y madres únicamente acudieron para llevar alimentos y agua, pero se encontraron con los más de 100 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, que resguardan el edificio.

Los agentes impidieron que las colectivas y familiares ingresaran al lobby del edificio en donde están otros familiares de personas desaparecidas manifestándose.

Torres Zulueta platicó que la protesta en CEAV se debe a que los funcionarios de esa dependencia no atienden de manera adecuada a las víctimas indirectas.

“No es posible que en una oficina que es precisamente para atención, nos sentamos garridas y revictimizadas”, agregó Beatriz.

“Esto [los granaderos] es una provocación y no vamos a permitir que nos traten como sus pendejas”, señaló Yessenia Zamudio, del “Frente Nacional Ni Una Menos”.

Por su parte, Karla Guerrero, quien busca a su esposo secuestrando en marzo de 2014, explicó que en el interior se encuentran 15 personas, entre ellas cuatro menores.

Madre de un joven desaparecido. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Familiares que están en el interior gritaron y pidieron a las feministas que mejor se retiraran, “no queremos que esto escale y nos pongan en riesgo”, asintieron.

Mujeres policías resguardan las oficinas de la CEAV. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Mujeres policías resguardan las instalaciones de la CEAV. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Manifestantes afuera de las instalaciones de la CEAV. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Alrededor de las 16:00 horas, el grupo de feministas y familiares decidieron retirarse del lugar. Los policías hicieron lo mismo y tomaron la misma dirección que las manifestantes.

Los granaderos también se retiraron del lugar, al mismo tiempo que las manifestantes. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Los policías tomaron la misma dirección que las manifestantes. Foto: Romina Gándara, SinEmbargo.

Las agresiones a mujeres manifestantes se registraron a ocho días de que la sede de la CNDH, en el centro histórico de Ciudad de México, fue ocupada por familiares de desaparecidos y víctimas de violencia de género.