Ciudad de México, 12 de octubre (SinEmbargo).- Tres mujeres, dos de ellas de origen indígena, dejaron en evidencia al sistema de salud en México al ser víctimas de la negligencia del personal. Las redes sociales jugaron nuevamente un papel fundamental para que se dieran a conocer estos casos en los que a estas mujeres embarazadas se les negó la atención por pertenecer a una etnia.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) identificó en noviembre pasado a 11 grupos en situación de discriminación en México, entre ellos, los indígenas y las mujeres.

Hasta 2011 el Conapred contabilizaba alrededor de 15.7 millones de personas pertenecientes a los pueblos y comunidades indígenas de México, que estaban sometidos a discriminación.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Discriminación en México (Enadis) 2010 señala que prevalecen serios rezagos respecto de los derechos y oportunidades que tiene la población indígena. Treinta y siete por ciento de esta población afirmó que no se respetaban sus derechos, en tanto el 24% aseveró que esto era causado por su acento y su forma de vestir.

El organismo advierte que esta condición también se relaciona con las características física y el comportamiento cultural de los indígenas.

Por otro lado, cabe mencionar que según datos de la organización World Vision Mexico, al año mueren en el país alrededor de mil mujeres y 15 mil recién nacidos por causas ligadas al embarazo, parto o puerperio. Las guerrerenses, chiapanecas, oaxaqueñas, mexiquenses, veracruzanas y chihuahuenses son las más afectadas.

IRMA

Irma, la mujer mazateca que dio a luz en una jardinera en Oaxaca. Foto: Facebook.

Irma, la mujer mazateca que dio a luz en una jardinera en Oaxaca. Foto: Facebook.

El primero de los tres casos de negligencia médica hacia una mujer de este sector se dio a conocer el 2 de octubre cuando Irma López Aurelio, de 28 años de edad, una indígena mazateca de Oaxaca tuvo que dar a luz en una de las jardineras del Centro de Salud de San Felipe Jalapa de Díaz tras no recibir atención por falta de personal médico.

La Subprocuraduría de Oaxaca inició una averiguación previa por la negligencia de las autoridades médicas del estado por no atender a la mujer, luego de que una supuesta foto del parto fuera publicada en Facebook, pero en el camino se dio a conocer que este no era el primer caso que se le negaba la atención a una mujer de la región en estas condiciones.

Según las autoridades de la entidad, no es la primera queja hacia el hospital, ya que en otro municipio de la Cuenca, en Loma Bonita, una persona falleció afuera de las instalaciones del hospital el mes de marzo.

Para la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) el municipio de San Felipe Jalapa de Díaz tiene un alto grado de marginación y más del 40% de la población del municipio practica lenguas indígenas, según el último censo realizado por la dependencia del 2010.

Testigos señalan que la mujer llegó con los médicos para un chequeo para saber su estado de dilatación, “pero aún le faltaba”, según los especialistas, por lo que López Aurelio se retiró del lugar.

Posteriormente, luego de una hora, tuvo trabajo de parto y dio a luz sobre el pasto de una jardinera del centro de atención médica local, momento que aprovecharon médicos y enfermeras para hacer una revisión a la mujer y al recién nacido.

El visitador de Derechos Humanos para el Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Genaro Ramírez, presentó el oficio de la queja a las autoridades municipales en el que acusa al centro de salud por negarse a atender a la mujer.

Versiones apuntan que la negativa de atención a la mujer se debió a la insuficiencia de personal, equipo e instalaciones médicas en las que, señalan, se encuentran gran parte del sistema de salud estatal, a cargo del Gobernador Gabino Cué Monteagudo.

La Secretaria de Desarrollo Social Federal, Rosario Robles Berlanga, ha dicho que la mujer, cuyo expediente fue quemado por personal médico, será reintegrada al Programa Oportunidades.

“Hablé personalmente con Irma López y le garanticé la permanencia en el Programa Oportunidades y le pedí continuar con su denuncia”, informó Robles Berlanga a través de un comunicado y enfatizó que nadie sacará de Oportunidades a la mujer que denunció falta de atención médica en Oaxaca.

EL CASO DE SUSANA

El 10 de octubre, organizaciones como Observatorio de Mortalidad Materna en México (OMM), Observatorio de mortalidad materna en Chiapas, el Comité promotor por una maternidad segura en México y el Comité por una maternidad voluntaria y segura en Chiapas, denunciaron un nuevo caso de negligencia médica hacia una mujer indígena, esta vez en Chiapas.

De acuerdo con su denuncia, el 4 de octubre, Susana Hernández Gómez, una mujer indígena tzotzil, ingresó en trabajo de parto al Hospital de la Mujer de San Cristobal, en Chiapas. Todo parecía estar bien; la madrugada del 6 de octubre el personal médico informó a su familia que había sido sometida a una cesárea con éxito, sin embargo, horas más tarde fue declarada muerta.

Los familiares de Susana han denunciado que después de la intervención, jamás se les informó que la mujer hubiera tenido alguna complicación que pusiera en riesgo su vida, como la hipertensión que, aseguran, presentaba. Además de que la administración del hospital solo se limitó a decirles que la muerte no era su responsabilidad.

Las ONGs que denunciaron el caso detectaron al menos cuatro anomalías en la atención que recibió Susana:

1.- No se proporcionó información completa sobre el estado de salud de la paciente.

2.- No se consultó a sus familiares sobre las intervenciones que debían realizar (operación cesárea, ligadura de trompas y colecistectomía).

3.- No se les informó que el diagnóstico de hipertensión es una condición grave durante el parto.

4.- No se informó sobre la causa real del deceso, a pesar de que en todo momento estuvieron presentes los familiares cercanos.

En Chiapas ya se habían detectado casos de este tipo. Durante el 2012 en el Hospital de Palenque falleció una mujer de 31 años de edad, que llevó a las Secretarías de Salud federal y estatal a tomar cartas en el asunto.

En el caso de Susana, se esta pidiendo a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos coadyuvar a que se sigan los mismos mecanismos que en el caso del 2012 a fin de esclarecer las verdaderas causas que llevaron a la muerte a la joven tzotzil y que se otorgue una indemnización a la familia.

UNO MÁS EN PUEBLA

A una semana de que se dieran a conocer los casos de Irma y Susana, el jueves por la noche, se difundió un video en el que una mujer da a luz en la recepción del Hospital de la Mujer en el Municipio de Tehuacán, Puebla.

El video fue subido a la red social YouTube por los usuarios “Moderador Tehuacán” y “José García”, la descripción del mismo es una denuncia hacia el Hospital de la Mujer, que habría negado la atención médica a una mujer momentos antes de dar a luz y que en el video se le ve recostada en trabajo de parto.

“Es un hospital el cual no esta definido si es de 2do o 3er nivel, creado para atender de una manera eficaz y humana a todas las mujeres que llegan a el… veamos cuanto tardan en traer una camilla para esta mujer a la que tuvieron en la sala de espera”, es parte de la descripción del material que ha sido visto más de 15 mil veces.

El alumbramiento se dio en lo que al parecer es la recepción del hospital. En el video se observa molesto al esposo de la ahora madre pues indica que llegaron al nosocomio temprano, “cuando llegamos hoy ella les dijo que ya traía dolores”, explica el hombre.

“No te hacen caso, hacen como que no escuchan nada” dice una de las mujeres que presenció el alumbramiento.

El bebé nació con la ayuda de una enfermera, entre pacientes, en el suelo y en condiciones poco propicias para un alumbramiento. El video que tiene una duración de cuatro minutos y medio muestra del momento del parto hasta cuando una camilla se lleva a la madre.

Ayer fue destituido el director del nosocomio José Hassan Chaliní, por “no informar de manera oportuna” el incidente ocurrido el pasado 7 de septiembre.

La Secretaría de Salud de Puebla anunció mediante un boletín que así como el director fue destituido, otros funcionarios también lo fueron, ya que debieron informar oportunamente de los hechos.