Alejandro Werner Wainfeld, director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI afirmó que la corrupción y los conflictos de interés inhiben las inversiones productivas en México. Foto: Cuartoscuro

Alejandro Werner Wainfeld, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, afirmó que la corrupción y los conflictos de interés inhiben las inversiones productivas en México. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 12 de febrero (SinEmbargo).– Alejandro Werner Wainfeld, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), afirmó que los escándalos sobre corrupción y conflictos de interés son temas importantes que inhiben la certidumbre y las inversiones productivas en México, ya que el país no cuenta con mecanismos legales eficientes que combatan y hagan frente a esta problemática.

El funcionario destacó que a pesar de que México se encuentra en una posición económica favorecedora, la caída en los precios del petróleo van a afectar tanto el crecimiento económico como a las inversiones del sector energético por parte de las empresas petroleras que estén considerando venir al país con la Reforma Energética, por lo que podría provocar que los efectos esperados de su implementación podrían retrasarse más años de los estimados.

Durante la impartición del seminario “La situación económica mundial y los principales retos para América Latina”, en la Universidad Iberoamericana, en la Ciudad de México, antiguo Subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) durante la administración del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, recordó que durante la década de los 90 del siglo pasado, el crecimiento de la región Latinoamérica fue de 2.5 por ciento y bajó a 4.2 por ciento entre 2002 y 2012. No obstante, las expectativas que el FMI tienen respecto a su crecimiento en el periodo 2013 al 2018 es que va a regresar a una tasa de 2.5 por ciento.

“El crecimiento en los precios de las materias primas provocó el aumento de la riqueza de la región, que es exportadora de materias primas, lo que le permitió a América Latina crecer más rápido, pero ahora que se caen y están estabilizándose a niveles más bajos, América Latina volverá a sus tasas de crecimiento tradicionales, sobre todo por la ausencia de reformas importantes a la estructura de estas economías”, dijo Werner.

En este sentido, adelantó, Argentina crecerá este año 1.3 por ciento, Brasil en 0.3 por ciento, México en 3.2 por ciento y Colombia en 3.8 por ciento. “La región, en su conjunto, podrá tener un crecimiento de 1.3 por ciento, mientras que las áreas beneficiadas por la caída del petróleo son Centroamérica, el Caribe, Perú y Chile, por ser países no exportadores.

“En cuanto a México, Brasil, Perú y Chile son países exportadores de cobre, acero y plata, productos que han tenido una caída importante en sus precios y por lo tanto provocando una desaceleración de sus economías”, destacó.

Entre tanto, Venezuela y Argentina, destacó que son economías que han tenido la desaceleración más importante, ya que en un entorno macroeconómico débil, no han tenido acceso a los mercados internacionales de capital, aunado a la caída de los precios de petróleo, limitando así el acceso a divisas. Mientras que su capacidad productiva se ha colapsado ha falta de políticas públicas macro y microeconómicas adecuadas.

Sin embargo, de acuerdo con el representante del FMI, México tiene que atender temas mucho más importantes que un entorno económico complicado. En primera instancia, promover una estrategia de desarrollo que no esté tan vinculada al precio de las materias primas, ni que las finanzas públicas estén tan apegadas a las mismas.

En segundo término están los casos de conflictos de interés y la corrupción, escándalos que provocan un ambiente de incertidumbre e inseguridad para las inversiones productivas que puedan llegar al país.

CONFLICTO DE INTERESES Y CORRUPCIÓN

Los escándalos por temas relacionados con la corrupción y el conflicto de interés en México son muchos y recientes. Por ejemplo, las propiedades del ex Gobernador de Oaxaca, el priista Jesús Murat Casab, en lujosas zonas de Estados Unidos.

A lo anterior se suman las revelaciones del diario Le Monde que  involucraron a empresarios mexicanos como Carlos Hank Rohn, Jamil Camil Garza, Luis Téllez Kuénzler, ex presidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Alfredo Elías Ayub y Eugenio Ebrard, hermano del ex Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubon, y el constructor Moisés El Mann Arazi, con cuentas sospechosas en el banco HSBC en Suiza, y que se presume se realizaron para evadir responsabilidades fiscales.

En los últimos meses se han desatado también escándalos en los que están ligados el Presidente Enrique Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera Hurtado y Luis Videgaray Caso, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), por la compra de casas a los grupos empresariales Higa y San Román, contratistas favorecidos por el gobierno.

Alejandro Werner afirmó que la corrupción es un tema muy importante ya que cuando se analizan los indicadores de confianza, estos se han venido abajo por los temas asociados a conflictos de interés y a los temas de seguridad.

“Hay un tema más de largo plazo: Cómo la corrupción afecta al crecimiento de largo plazo, cómo la corrupción ahorro, a la inversión, cómo afecta a la disponibilidad de la inversión tanto local como extranjera a ubicarse en nuestro país”, dijo, y añadió que estos efectos son más dañinos.

“El hecho que tengamos un sistema de impartición de justicia ineficiente, impredecible, lento claramente nos hace mucho menos competitivos contra otros países que tienen el tema de impartición de justicia mucho más ágil, imparcial y también centrado a resolver conflictos comerciales”, afirmó.

“Supuestamente nosotros hace 12 años hicimos una ley de quiebras y de concurso mercantil que era la mejor del mundo y que reflejaba las mejores prácticas a nivel internacional. Luego tuvimos temas que se pudieron haber tratado en las cortes como los temas de corrupción de Comercial Mexicana, de Cemex… nadie quiso ir a las cortes, todo mundo dijo “nos arreglamos por fuera pero si nos metemos al sistema judicial, vamos a estar atorados”.

“Uno podía cuestionar esa decisión, luego vino la quiebra de Mexicana de Aviación, hizo el proceso de concurso mercantil que supuestamente era de los más eficientes, pues lo agarró un juez que no entendía la ley o quién sabe qué hacía, pues resultó que su aplicación fue un desastre”, destacó.

En este sentido, Alejandro Werner, como representante del FMI, afirmó que los temas de corrupción hacen que la inversión se más baja en el país, que en combinación con un sistema democrático también hace que su efecto sobre la inversión sea muy malo.

“Hay ciertas investigaciones que dicen que la corrupción no es mala para el crecimiento económico porque permite acelerar procesos, pero si estás en un sistema más autoritario eso puede ser cierto, porque esos temas de corrupción te garantizan que las cosas van a ocurrir como el funcionario dice que van a ocurrir en el acto corrupto, pero en un entorno democrático nadie te garantiza. Entonces al final del día genera un nivel de incertidumbre sustancialmente mayor, que tiene efectos negativos sobre la inversión, claramente tiene un efecto que no es fácil de medir pero los estudios de crecimiento de mediano y largo plazo de las economías tienen un efecto negativo”, explicó.

EL PETRÓLEO Y LA ENERGÉTICA

La caída en el precio del petróleo está determinado tanto por la caída de la demanda como por el aumento de la oferta de Estados Unidos. De igual manera, se ha dado gracias a que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no ha reducido su producción para subir los precios. “Esta decisión fue tomada para no beneficiar a los productores petroleros norteamericanos, ya que son los que tienen los costos mayores de producción, y provocar que reduzcan su producción”, informó Werner.

La inversión de la región ha estado vinculada con el ciclo de las materias primas, ya que quienes las hacen son las firmas petroleras, las mineras y de alimentos. Y en este sentido, existe la importancia del petróleo es diferente en las economías de América Latina.

“México entre la gran caída de la producción petrolera, junto con el aumento del consumo de gasolinas, ha hecho que nuestras exportaciones netas de petróleo como el porcentaje del PIB sea 0. Esto es ligeramente positivo, aunque no somos una economía petrolera”, afirmó.

Y agregó que “en México básicamente la economía no es dependiente del petróleo pero las finanzas públicas sí dependen en una medida importante. Es un tema de finanzas públicas que el gobierno tiene que atender y está atendiendo”.

Alejandro Werner hizo referencia a la producción petrolera de Cantarell, yacimiento que hace 10 años producía 3.4 millones de barriles diarios (mdbd), pero desde 2006 ha habido un declive importante en la producción petrolera asociado con la disminución productiva de Cantarell bajando a 2.4 mdbd, afectando gravemente los ingresos públicos, que provocaron los recortes al gasto públicos anunciados el pasado 30 de enero.

Debido a que México es un país cuyo consumo de gasolina ha ido en aumento, haber eliminado el subsidio es un aspecto positivo, ya que con esto los gobiernos terminan limitando el impacto de los precios del petróleo a sus consumidores, pero a un tremendo costo fiscal.

“En México en un momento esto llegó a ser 1.5 por ciento del PIB y ya se ha venido corrigiendo. ¿Por qué son malos los subsidios? Porque son tremendamente regresivos. Es un uso de recursos públicos que genera impactos negativos sobre la distribución del ingreso, hace que la economía en su conjunto no asuma señales del mercado de precio mundial más caro de la gasolina, esto provoca que no se invierta en infraestructura en maquinaria que permite disminuir la factura energética. No tenerlos es una fuente sensata para fortalecer las finanzas públicas”, dijo.

Países como Brasil, México y Argentina, que no son exportadores netos de petróleo van a resentir el impacto de la caída delos precios de petróleo en los proyectos de inversión que se estaban planteando en este sector.

“Las empresas en este rubro antes del año pasado hacían inversiones de 35 millones de dólares al año y en del año 2014 a 2015 ya están bajando la inversión, en este contexto no estarán tan entusiasmadas en invertir en nuevos proyectos”, afirmó.

Y añadió que la Reforma Energética en México “es un pilar importante en la estrategia de crecimiento de la administración actual, y obviamente la velocidad a la cual se puede llevar a cabo se va a ver afectada por un entorno donde los precios estén en 50 dólares por barril”.

VOLATILIDAD Y TIPO DE CAMBIO

Los tipos de cambio, sobre todo las monedas de América Latina se han venido depreciando. En una primera fase de 2011 a 2013 o 2014 respondieron a la caída de las materias primas. No obstante, a partir del verano de 2014, se han visto presionadas por la apreciación del dólar.

Por lo que, países como México pueden mantener su competitividad contra otros mercados emergentes depreciándose contra el dólar. “En la medida en que el tipo de cambio que el peso contra el dólar se deprecie, México puede minimizar el efecto siempre y cuando esto no se traduzca en una mayor inflación y tenga que hacer que el Banco de México incremente las tasas de interés. Hasta ahora esto no ha sido el caso.

A pesar de este contexto, afirmó que la economía mexicana está relativamente bien y bien posicionada porque está mucho más vinculada con otras economías, haciéndola la economía desarrollada que mejore panorama va a tener en los próximos dos o tres años.

“México nunca tuvo los beneficios de la caída de los precios de las materias primas, en este sentido no generó los excesos que tuvieron otras economías y después de 15 años de discusión por los bajos crecimientos, los últimos dos años han hecho reformas importantes para impulsar el sector energético y de telecomunicaciones. Van a tomar varios años en implementarse y tener efectos sobre la macroeconomía. Aunque, posicionan bien a México para los próximo años en generar una fase de crecimiento en la inversión, en el consumo y obviamente de generar un crecimiento mayor en la economía mexicana”, concluyó.