Durante una reunión virtual con el Secretario Arturo Herrera, el mandatario de BCS a nombre de la Jefa de Gobierno capitalina, así como con las y los gobernadores del país, dijo que las entidades federativas han utilizado sus recursos ordinarios para atender la emergencia sanitaria, que calificó como “un problema extraordinario”.

Ciudad de México, 14 de mayo (SinEmbargo).- Los integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) señalaron que ante la emergencia sanitaria por la pandemia de la COVID-19, los estados del país enfrentan una situación financiera insostenible.

“Con respeto y honestidad, señor Secretario, le señalo que para nosotros esta situación financiera es insostenible y de verdad no puede continuar más”, dijo el Gobernador de Baja California Sur y presidente de la ConagoCarlos Mendoza Davis.

Durante una reunión virtual con el Secretario Arturo Herrera, el mandatario de BCS a nombre de la Jefa de Gobierno capitalina, así como con las y los gobernadores del país, dijo que las entidades federativas han utilizado sus recursos ordinarios para atender la emergencia sanitaria, que calificó como “un problema extraordinario”.

“No hay palabras para describir la gravedad de lo que enfrentamos. Pero estoy cierto, señor Secretario, que usted lo entiende muy bien. […] En momentos difíciles, de gran tensión social, regatear lo que la ley mandata es perversidad. Y hoy no es tiempo de politización, sino de colaboración. Actuemos con responsabilidad y altura de miras”, añadió.

Añadió que los gobernadores enfrentan “la otra emergencia, la económica”, pues se han visto afectadas la producción, el empleo, el ingreso, el bienestar de las familias y las finanzas estatales.

Ante la grave situación de las finanzas estatales y municipales, el representante de la Conago propuso seguir dos rutas simultáneas y paralelas. La primera consiste en apegarse al espíritu de la Constitución, al federalismo y la responsabilidad política, para atender a las familias y anteponer su bienestar a cualquier otro interés. En segundo, trabajar con civilidad, creatividad y generosidad para servir a México.

Externó que para las y los integrantes de la Conago existen inquietudes respecto a los Precriterios que la SHPC presentó en abril y en donde contemplaba una previsión de crecimiento de entre -3.9 y 0.1 por ciento, un tipo de cambio para el final del año de 22.9 pesos por dólar. Un precio promedio del barril de petróleo de la mezcla mexicana de 24 dólares por barril y una caída de 76 mil millones de pesos en las participaciones federales, al respecto, cuestionó que

¿Ante la gravedad que vivimos, se mantienen esas previsiones y, en caso de haberse modificado, cuáles son las nuevas perspectivas?”, cuestionó al respecto.

Reiteró que los gobiernos locales han enfrentado las necesidades de la emergencia sanitaria con recursos ordinarios, lo que ha implicado la transferencia de cargas adicionales sin aumento de recursos para enfrentarla crisis

“Esto ha agotado el presupuesto que estaba destinado para atender durante el año el tema de salud, es decir, los padecimientos normales de la población”, dijo.

Por lo que para garantizar que los gobiernos cumplamos con otros compromisos de salud, como la atención de padecimientos comunes, solicitó establecer un mecanismo para que las entidades acrediten los gastos extraordinarios por COVID-19 y nos sean resarcidos.

“Si bien los estados enfrentamos una profunda crisis financiera, los municipios del país no viven una realidad distinta, sus gastos se han incrementado y los ingresos se han desplomado por la COVID-19”, explicó.

Por ello solicitó al Secretario su intervención para que los Ayuntamientos cuenten con apoyos adicionales para hacer frente al pago de obligaciones laborales y servicios.

Además, dijo que los Gobernadores están “preocupados” por el retraso en la dotación de recursos para diversos fondos y programas, o hasta la cancelación unilateral “antes y después de la pandemia”, lo que ha mermado más sus finanzas. Entre ellos, enlistó Escuelas al 100, los fondos Metropolitano, Fondo Minero, el Programa de Concurrencia y el Servicio Nacional de Empleo.

Al respecto, dijo que “no sólo se cancelan los recursos de manera por demás difícil de comprender, cuando lo que más le duele a México es la pérdida de empleos, sino que además se nos transfieren por decreto a los estados las obligaciones contractuales de trabajadores federales”.