El Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército de Liberación Nacional (EZLN) decidieron postular una mujer indígena como candidata independiente a la Presidencia de la República, para que sea portavoz de la consulta que realizarán en los diferentes pueblos originarios en México.

Una mujer será nombrada para encabezar un concejo de gobierno indígena y ser candidata a la Presidencia de la República. Foto: Cuartoscuro.

Una mujer será nombrada para encabezar un concejo de gobierno indígena y ser candidata a la Presidencia de la República. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 14 de octubre (SinEmbargo).- Integrantes de pueblos originarios y miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) reunidos en el marco del Quinto Congreso Nacional Indígena (CNI) resolvieron postular como candidata independiente a la presidencia de la República a una mujer indígena.

En el encuentro que tuvo lugar del 9 al 14 de octubre en la Universidad de la Tierra de Chiapas (CIDECI-UNITIERRA), los miembros de pueblos originarios denunciaron una serie de atropellos en contra de sus respectivas comunidades; violaciones a sus derechos humanos, derechos colectivos y depredación de los recursos naturales de los territorios que habitan.

Entre estas ofensivas, de acuerdo con el comunicado emitido por el Congreso, están las que viven los pueblos mayas de Chiapas, a los cuales se les continúa despojando de sus territorios para la privatización de los recursos naturales, lo que, denuncian, ha traído encarcelamientos y asesinatos; la violencia contra el Pueblo Chontal de Oaxaca, invadido por concesiones mineras que desmantelan los terrenos comunales, así como en contra de los pueblos Otomí Ñhañu, Ñathö, Hui hú, y Matlatzinca del Estado de México y Michoacán, agredidos a través de la imposición del mega proyecto de construcción de la autopista privada Toluca- Naucalpan.

El CNI explica al respecto: “En nuestros pueblos nos construimos cada día en las resistencias por detener la tempestad y ofensiva capitalista que no cesa sino que se vuelve cada día más agresiva y se ha convertido en una amenaza civilizatoria no sólo para los pueblos indígenas y campesinos sino para los pueblos de las ciudades que deben también crear formas dignas y rebeldes para no ser asesinados, despojados, contaminados, enfermados, esclavizados, secuestrados o desaparecidos”.

Continúa: “Desde nuestras asambleas comunitarias hemos decidido, ejercido y construido nuestro destino desde tiempos inmemoriales, por lo que mantener nuestras formas de organización y defensa de nuestra vida colectiva es posible únicamente desde la rebeldía ante los malos gobiernos, sus empresas y su delincuencia organizada”.

Por estas razones, en el Congreso se concluyó que el acoso a los pueblos no cesará sino que crecerá “hasta haber acabado con el último rastro de lo que somos como pueblos del campo y la ciudad, portadores de profundos descontentos” por lo que determinaron iniciar una consulta en cada uno de los pueblos para “desmontar desde abajo el poder (…) que ofrece un panorama de muerte, violencia, despojo y destrucción”.

También establecieron nombrar un concejo indígena de gobierno, cuya portavoz sea una mujer indígena, delegada del CNI, que a su vez será candidata independiente a contender a nombre del CNI y el EZLN en el proceso electoral de 2018 para la presidencia de México.

“Es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todas y todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor”, finaliza el comunicado del Congreso.