Bernardo Barranco fue consejero electoral en el Estado de México durante una década, por lo que tiene bases para decir que las elecciones de 2017 en esa entidad fueron “de las más sucias” que se han celebrado en toda la historia del país gracias a los grupos de poder que beneficiaron al primo del Presidente Peña Nieto, los mismos que, considera, están fraguando los comicios federales del 1 de julio.

Igual que en el proceso del Estado de México, actualmente se hace “una utilización indigna de las necesidades de los pobres”, puesto que se usan ingentes recursos de programas sociales para “inducir” a que los más desfavorecidos voten por los candidatos del partido gobernante. El ex consejero agregó que todas estas estrategias, por pequeñas que fueran, son determinantes a la hora de decidir el resultado de una elección tan disputada como fue este caso, en el que Alfredo del Mazo triunfó con 34 por ciento de los votos mientras que la candidata izquierdista Delfina Gómez alcanzó el 31 por ciento.

Por Eduard Ribas Admetlla

México, 14 mar (EFE).- El uso de la Procuraduría General de la República (PGR) para atacar a candidatos, la utilización de fondos sociales para inducir el voto y las anomalías en comicios estatales son algunos de los indicios que, según el ex consejero electoral Bernardo Barranco, sugieren que se está “fraguando” un fraude en las presidenciales mexicanas de julio.

Junto con otros siete ex consejeros, Barranco acaba de publicar un libro titulado El infierno electoral en el que sostiene que el Estado de México celebró el pasado año “una de las elecciones más sucias que ha habido”, y alerta que los mismos grupos de poder que orquestaron esos comicios son los que organizarán las elecciones presidenciales.

Esta entidad federativa que rodea la capital mexicana es la región más poblada del país, gobernada durante nueve décadas por el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), que el 4 de junio del año pasado volvió a reeditar su victoria.

“Fue una elección cargada de fraudes”, dijo en una entrevista con Efe el coordinador del libro, quien avisó de que “el grupo de poder que operó esas elecciones es el mismo grupo que está en el nivel federal”, en alusión al Presidente Enrique Peña Nieto.

A Peña Nieto se lo relaciona con el Grupo Atlacomulco, una presunta agrupación de políticos del PRI y empresarios que “hacen grandes negocios en tareas políticas”, indicó Barranco, quien fuera consejero electoral en el Estado de México durante una década.

“El verdadero infierno electoral ya está operándose a nivel del tejido social, en los municipios y las regiones pobres. Ya se está fraguando el proceso electoral”, alertó Barranco tras lamentar que el habitual sainete entre candidatos solo sirve para distraer de lo que realmente importa: un posible fraude.

 

“La advertencia que hacemos (en el libro) persigue llamar la atención de algo que puede pasar”, dijo el ex consejero electoral, quien indicó que ya existen algunos indicios como el “uso faccioso” que hace el Gobierno para perseguir con la fiscalía al candidato opositor Ricardo Anaya, investigado por presunto lavado de dinero.

También destacó que el candidato del PRI a la Presidencia, José Antonio Meade, dijo que “se inspira” en la victoria del PRI en el Estado de México para ganar las presidenciales, algo que Barranco tildó de “aterrador” por las numerosas irregularidades que hubo en esos comicios.

De acuerdo con el ex consejero, en esas elecciones “el aparato del Gobierno se convirtió en un aparato electoral”, que usó toda la maquinaria estatal, incluida la autoridad electoral, para favorecer al candidato del PRI a Gobernador, Alfredo del Mazo, quien ganó los comicios a pesar de que el partido tenía 60 por ciento de desaprobación en la región.

Tradicionalmente, la mayoría de consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) de ese estado han sido “comprados” por el poder político, algo que vivió Barranco, afirmó, cuando le ofrecieron cuatro años pagados en París para terminar su doctorado.

Sostuvo que en los comicios pasados hubo “una utilización indigna de las necesidades de los pobres” puesto que se usaron ingentes recursos de programas sociales para “inducir” a que los más desfavorecidos fueran a votar por Del Mazo.

“Hubo municipios del sur del Estado de México con un 70 por ciento de participación cuando la media en el estado es del 50 por ciento”, aseguró.

Asimismo, indicó, el oficialismo promovió la participación de candidaturas independientes que disimulaban su “vinculación con el poder”, con el único objetivo de atomizar el voto de la oposición.

Pero lo realmente novedoso en esos comicios fue “el uso de métodos del crimen organizado para inhibir la participación electoral en regiones con una fuerte oposición”.

Señaló, por ejemplo, las advertencias que se difundieron sobre posibles tiroteos durante la jornada de las elecciones o la aparición de centenares de cabezas de cerdo en los colegios electorales.

Todas estas estrategias, por pequeñas que fueran, son determinantes a la hora de decidir el resultado de una elección tan disputada como fue este caso, en el que Del Mazo triunfó con 34 por ciento de los votos mientras que la candidata izquierdista Delfina Gómez alcanzó el 31 por ciento.

Por todo ello, aunque Meade figura como tercero en los sondeos en la carrera presidencial, Barranco señaló que “no hay que darlo por muerto”.