El pasado 25 de diciembre los padres de los normalistas se manifestaron en la Embajada de Alemania. Foto: Cuartoscuro

El pasado 25 de diciembre los padres de los normalistas se manifestaron en la Embajada de Alemania. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 16 de enero (SinEmbargo/EFE).– El partido opositor alemán Los Verdes asegura que el gobierno de Berlín debe poner fin a la venta de armas a México, luego de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos el pasado 26 de septiembre. Durante la investigación de estos hechos se confiscaron “decenas de fusiles de asalto del tipo G36” provenientes del país europeo.

De acuerdo con un artículo del semanario Der Spiegel, que se publicará mañana, el gobierno alemán concedió entre 2005 y 2007 permisos de exportación para esas armas, pero con la condición de que fueran enviadas a regiones declaradas pacíficas y de que permanecieran en ellas. El estado de Guerrero, donde se encuentra Iguala, no es una de esas regiones, destaca el semanario.

“La regulación de las exportaciones de armamento alemán establece que un país que vulnera el destino final del material no puede conseguir ningún nuevo permiso”, dijo el Diputado de los Verdes, Hans-Christian Ströbele. A su juicio, el Gobierno alemán no puede contentarse con la declaración formal de México de que las armas irán al destino acordado si después no puede comprobarlo.

El pasado 20 de diciembre, Los Verdes presentaron una iniciativa en el Parlamento alemán para instar al gobierno de Berlín a apoyar con medios y expertos a las organizaciones que investigan la desaparición de los 43 estudiantes.

Los diputados opositores denunciaron que “la corrupción, la impunidad y la falta de transparencia” está instalada en las estructuras del Estado mexicano y reclaman una respuesta.

El 25 de diciembre, familiares de los normalistas desaparecidos en Iguala, organizaciones y activistas protestaron frente a la embajada de Alemania para exigir que el país deje de vender armamento a Mexico, porque acusan, “las armas que se utilizaron para el ataque contra sus hijos son alemanas”.

El abogado de los padres, Vidulfo Rosales, explicó que Alemania tiene prohibido vender armas a cinco estados de la República por tener conflictos político–sociales, entre ellos, Guerrero.

“Alemania viola tratados internacionales al vender armas a Mexico”, fue una de las consignas que gritaron los padres de normalistas.

LAS ARMAS

El 10 de diciembre, el diario alemán Tages Zeitung TAZ reveló que al menos 36 armas decomisadas a la policía de Iguala, que presuntamente se usaron en el ataque del 26 de septiembre eran fusiles de asalto alemanes modelo G-36 producidos por la empresa Heckler & Koch.

El diario tuvo acceso al expediente del caso Iguala iniciado por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Allí se especifica que había además fusiles de asalto italianos Beretta tipo SCP (sic) 70/90 y fusiles AR-15 producidos por la empresa estadounidense Colt.

Se desconoce cómo llegaron esas armas a una fuerza policial oficial, cuando su exportación está estrictamente prohibida en Alemania.

Además, estas mismas armas fueron usadas en un anterior ataque a los normalistas. Y en esa ocasión, no estaban en manos de agentes locales, sino estatales.

La guerra es un gran negocio para los exportadores de armas. Alemania legalmente le vende armas a México. Sin embargo hay una muy clara y expresa prohibición de que los rifles de asalto sean usados en Guerrero, Chiapas, Chihuahua y Jalisco.

México compra a muchos países equipos bélicos a muchos países que, no solo están diseñado para uso militar sino también para emplearse en contra de los ciudadanos, como puede ser para disolver manifestaciones.

Foto: SinEmbargo

Foto: SinEmbargo