Mara Castilla se unió a la campaña y utilizó el hashtag #SiMeMatan para defender la revictimización del asesinato de Lesvy Berlín, hallada en mayo pasado en CU. Hoy, la joven poblana forma parte de las víctimas de feminicidio en el país.

Puebla/Ciudad de México, 16 de septiembre (SinEmbargo).- Mara Castilla se unió en mayo pasado a la campaña #SiMeMatan para evitar la revictimización de Lesvy Berlín Osorio y de otras mujeres asesinadas en México. Este viernes, se halló su cuerpo entre los límites de Puebla y Tlaxcala.

“#SiMeMatan es porque me gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza”, escribió en su cuenta de Twitter la joven estudiante de Autónoma de Puebla (UPAEP) el pasado 5 de mayo en relación a la protesta de miles de mujeres que condenaron la muerte de Lesvy, hallada estrangulada en una cabina telefónica en Ciudad Universitaria.

Lesvy Berlín fue encontrada sin vida el pasado 3 de mayo en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en la capital del país. En ese momento, la Procuraduría General Justicia local (PGJCDM) divulgó en su red social que la joven de 22 años supuestamente estuvo “alcoholizándose y drogándose” antes de su muerte, la cual, dijo, se trató de un suicidio.

Cientos de mensajes en contra de la PGJ comenzaron a invadir las redes sociales acusando a la dependencia, entonces a cargo de Rodolfo Ríos, de condenar a una víctima de feminicidio, pues contrario al peritaje oficial, pruebas realizadas por organizaciones civiles demostraron que, por la manera en que fue hallado el cuerpo de la joven, era imposible que cometiera suicidio.

Mara Castilla se unió a la campaña y utilizó el hashtag para defender la revictimización del asesinato de Lesvy. Hoy, la joven poblana forma parte de las víctimas de feminicidio en el país.

El pasado 8 de septiembre, Mara, originaria de Xalapa, salió con sus amigos a divertirse y tras unas horas decidió que era tiempo de volver a casa. Alrededor de las 4:30 de la madrugada solicitó el servicio de transporte privado tras salir de un bar en San Andrés Cholula, en Puebla. Su conductor fue Ricardo Alexei, quien iba en un Chevrolet Sonic con placas UAY5468.

Durante una semana, los familiares y amigos de Mara, así como las autoridades de Puebla y Tlaxcala, se dedicaron a buscarla, pues cámaras de seguridad captaron que el conductor sí llegó al domicilio de la joven, donde estuvo estacionado aproximadamente 40 minutos, pero ella nunca descendió del vehículo.

Tras la desaparición de Mara, decenas de mensajes en redes sociales la criticaban y cuestionaba por haber estado fuera de su casa durante la madrugada.

El cuerpo de la joven fue localizado a las 13:00 horas de este viernes en una barranca en la zona Xonacatepec y Barranca Honda, en los límites de Puebla y Tlaxcala.

Ricardo Alexei arribó alrededor de las 5:30 horas a un motel cercano a la casa de Mara. Ahí, la mató, presuntamente después de haber abusado sexualmente de ella. Envolvió su cuerpo en una sábana y toalla, y después la subió al vehículo. Luego condujo hasta el punto donde fue localizada la estudiante.

Después de asesinar a Mara, Ricardo volvió a su casa, en San Cosme Xalostoc, Tlaxcala, desde donde se registró actividad del teléfono celular de la joven.

Ricardo Alexis N, se encuentra en prisión preventiva por la privación ilegal de la libertad a Mara Castilla, sin embargo, en los próximos días se le vincularía a proceso por el delito de feminicidio.