La Secretaría de Salud del Distrito Federal contempla que existen 1.2 millones de perros en la ciudad y el 10% de esos perros,son callejeros. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

La Secretaría de Salud del Distrito Federal contempla que existen 1.2 millones de perros en la ciudad y el 10% de esos perros,son callejeros. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

Ciudad de México, 18 de marzo (SinEmbargo).–El 55 por ciento de los perros que terminan en los centros de control canino, son entregados por los propios dueños para ser sacrificados. En total, se trata de una cifra de 30 mil perros al año de origen callejero y con propietario que sufren este destino final a causa de la tenencia irresponsable, según el Doctor Carlos Esquivel Lacroix, Jefe del Departamento de Vinculación y Comunicación de la FMVZ de la UNAM.

“No hay una forma de meterle la mano legal a las cuestiones de comercialización, adquisición particularmente a lo que se refiere en perros y gatos. Entonces, esta ley tiene un capítulo que habla sobre tenencia responsable de estos animales, que es un grupo más de todos, no sólo perros y gatos”, corroboró Esquivel Lacroix.

Aunque son cifras oficiales, también hace falta un censo de datos más confiables, el cual también está considerado dentro de la propuesta de Ley General de Bienestar Animal presentada por Esquivel Lacroix junto con la Doctora Beatriz Vanda, Secretaria Académica del Programa Universitario de Bioética de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Doctor Francisco Galindo Maldonado, Coordinador del Centro Colaborador sobre Bienestar Animal y Sistemas de Producción Ganadera de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

En México no sólo existen problemas graves de bienestar animal que incluso caen en situaciones de maltrato o crueldad, sino que dichos problemas a su vez tienen consecuencias negativas para la salud pública (tanto de seres humanos como de animales), la producción de alimentos, la conservación de especies silvestres y las relaciones sociales, de acuerdo a los tres expertos en el tema.

Dicha iniciativa fue presentada por el Senador del Partido Revolucionario Internacional (PRI) Jesús Casillas el 11 de diciembre en el Senado, por lo que está en espera de ser dictaminada.

Los productores de ganado registran pérdidas económicas a falta de un marco legal que regule el bienestar animal durante el proceso de producción. Foto: Cuartoscuro.

Los productores de ganado registran pérdidas económicas a falta de un marco legal que regule el bienestar animal durante el proceso de producción. Foto: Cuartoscuro.

La iniciativa de ley complementa aspectos no atendidos por la actual legislación sanitaria y ambiental y cubre temas como la industria pecuaria, la producción animal eficiente, sostenible y de calidad, con énfasis a la producción de alimentos inocuos. La propuesta de ley se traduce en resolver problemas de tenencia responsable de animales que también se traduce en dificultades de bienestar animal, salud pública y ambientales.

“En la mayoría de los casos, las causas de los problemas de bienestar animal se deben a la percepción errónea que la gente tiene acerca de que los animales no son capaces de sufrir, sentir dolor, y padecer estrés”, dieron a conocer los expertos.

Los retos de México en materia de Bienestar Animal pueden clasificarse en: problemas relacionados con el alojamiento y mantenimiento; problemas relacionados con el transporte y movilización; problemas relacionados con la matanza y eutanasia; problemas asociados a la comercialización de los animales y, finalmente, problemas relacionados con el manejo que se hace de los animales.

La propuesta de Ley General de Bienestar Animal busca cubrir “vacíos” legales que la ley vigente no considera, entre ellos el enfatizar la definición de lo que los términos bienestar y protección animal significan.

El proyecto de Ley consta de 142 artículos agrupados en nueve títulos, 26 capítulos y 3 artículos transitorios; y tiene por objeto establecer la concurrencia del Gobierno Federal, de los gobiernos de los Estados, el Distrito Federal y de los Municipios, en materia del bienestar de los animales como elementos naturales susceptibles de apropiación.

PÉRDIDAS ECONÓMICAS

La presentación de la ley no es un “refrito”, de las leyes actuales que regulan la vida silvestre y el manejo agropecuario en el país y por lo tanto, no sobrerregula las normas de la materia ni requiere erogación del erario.

Por otro lado, el Doctor Esquivel Lacroix enfatiza que existen grandes pérdidas económicas en el país en el tema de producción de alimentos, ya que no cuentan con un marco regulatorio tangible aplicable que permita valorar la situación.

La iniciativa también contempla el bienestar de los animales de abasto, que son los animales que sirven para el consumo humano, ya que el proceso de producción representa riesgos potenciales en ellos y dañan el rendimiento de la industria.

“Lo que le interesa a un productor es que ofrezca un artículo final que sea inocuo, pero que salvaguarde el bienestar de estos animales. Esta ley contempla el transporte, el manejo. Permite por un lado ver perfectamente qué eslabón de la cadena productiva es la que no está bien en términos de bienestar”, aseguró Carlos Esquivel.

BIENESTAR ANIMAL

El Bienestar Animal es un concepto que se refiere al estado en el que los animales satisfacen sus necesidades fisiológicas (alimento, agua, cobijo, etc.), de salud y de comportamiento, en relación directa con su ambiente, particularmente cuando éste depende directamente del ser humano.

Se trata de un área del conocimiento científico que se basa en estudios de conducta y fisiología de los animales y por lo tanto, donde se puede evaluar de manera clara y objetiva el estado biológico de un animal y su calidad de vida con una escala que va desde malo ó bajo, hasta muy bueno, pasando por niveles intermedios.