mural

Ciudad de México, 18 de marzo (SinEmbargo).– Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, estudiantes del Tecnológico de Monterrey y que murieron en un fuego cruzado entre militares hace cinco años serán homenajeados con un mural en un puente vehícular en Nuevo León.

Hace ya casi cinco años, la madrugada del 19 de marzo de 2010, Jorge Antonio Mercado Alonso, estudiante de la maestría en Ciencias, y Javier Francisco Arredondo Verdugo, quien cursaba el doctorado en Ciencias, murieron a manos del Ejército Mexicano durante un tiroteo.

Los militares intentaron hacerlos pasar por sicarios del crimen organizado y les “sembraron” armas, hasta que se descubrió la verdad.

El gobierno del Presidente Felipe Calderón identificó en esa ocasión a los jóvenes como sicarios. Tras asesinarlos, el Ejército dijo que confundió a los estudiantes con criminales porque momentos antes de que ellos salieran del campus del ITESM, los soldados habían sostenido un enfrentamiento con presuntos delincuentes que trataron de darse a la fuga y supuestamente se habrían internado en el Tecnológico.

Ese noche de marzo del 2010 según versiones de algunos compañeros, los jóvenes se encontraban en el campus revisando sus tesis. Tardaron varias horas en el campus y a su salida, durante la madrugada, fue cuando se encontraron con la balacera entre los elementos del Ejército y una banda de delincuentes.

En agosto de ese año la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reportó que los soldados intentaron hacer pasar a los estudiantes como pistoleros, sembrándoles armas, y los golpearon hasta matarlos. También indicó que la PGR, la Procuraduría de Nuevo León y la Procuraduría de Justicia Militar obstaculizaron la investigación y casi no colaboraron.