La mayoría de las emisiones son producto de actividades humanas tales como el tráfico, la generación de energía, la calefacción residencial y la industria.

BERLÍN, 18 de marzo (AP/RT) — Los satélites de observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea han detectado una reducción significativa del dióxido de nitrógeno, una sustancia contaminante subproducto del uso de motores diésel y otras actividades humanas, a medida que el avance del COVID-19 provoca drásticas limitaciones en la vida cotidiana.

El Servicio de Vigilancia Atmosférica Copérnico de la agencia informó el martes que tras los “cambios repentinos en los niveles de actividad” en el norte de Italia ha captado un “tendencia a la reducción” del dióxido de nitrógeno, o NO2, en las últimas cuatro a cinco semanas.

Hasta el momento Italia es el país europeo más afectado por el nuevo coronavirus, y el Gobierno ha aplicado amplias restricciones. Exhorta a sus 62 millones de habitantes a no salir de casa a menos que sea absolutamente necesario.

Se detectaron caídas similares de los contaminantes en China después que el gobierno aplicó amplias restricciones para tratar de frenar el avance del COVID-19.

NO2 es un contaminante de vida breve, que permanece en la atmósfera menos de un día antes de depositarse o reaccionar con otros gases, lo cual significa que permanece cerca del lugar de emisión, dijo la AEE.

La mayoría de las emisiones son producto de actividades humanas tales como el tráfico, la generación de energía, la calefacción residencial y la industria.

“Es notable que se pudiera detectar una señal de decrecimiento de los niveles de actividad”, dijo el director del servicio Copérnico, Vincent-Henri Peuch. “Esto revela el alcance de las medidas tomadas por Italia”.

La Agencia Espacial Europea compartió el pasado 13 de marzo un video que revela la significativa disminución de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas nocivo emitido por automóviles e instalaciones industriales, en el norte de Italia, epicentro del brote de coronavirus en el país.

La animación muestra la fluctuación de emisiones entre el 1 de enero y el 11 de marzo de 2020. La reducción es extremadamente rápida y “particularmente evidente” en la última semana, coincidiendo con las recientes restricciones de movilidad nacionales y el cierre de sectores enteros de la economía en respuesta a la pandemia.

Los datos fueron obtenidos del satélite Copernicus Sentinel-5P —dedicado a monitorear nuestra atmósfera—, que rastrea una gran variedad de contaminantes. “Es el instrumento más preciso hoy en día que mide la contaminación del aire desde el espacio”, aseguró Claus Zehner, gerente de esa misión.

Poco antes de la publicación de la ESA, Santiago Gassó, investigador de ciencias atmosféricas de la NASA, había compartido en Twitter dos imágenes comparativas al respecto mostrando las emisiones de NO2 entre el 7 de febrero y el 7 de marzo.

En ese entonces, el científico subrayó que los datos requerían una verificación más formal. Ahora, con la evidencia revelada por la ESA, “la tendencia parece real”, afirmó.

Este fenómeno resulta positivo principalmente para aquellos con problemas respiratorios preexistentes, los cuales enfrentan mayores riesgos frente al mortal virus. No obstante, esta situación está acompañada por un incremento en la mortalidad en Italia: hasta este sábado el número de muertos total se elevó mil 441 y el de casos confirmados ascendió a 21 mil 157. El país alpino es el más afectado por el coronavirus después de China.

LOS CANALES DE VENECIA SE ACLARAN Y SE OBSERVAN PECES

El agua de los canales de Venecia se ha vuelto casi cristalina a raíz de la cuarentena que las autoridades de Italia establecieron para impedir la propagación del nuevo coronavirus.

Asimismo, esta ciudad que suele estar llena turistas ofrece una imagen muy distinta menos de dos semanas después de que entró en vigor esta medida.

La reducción del número de embarcaciones también permite observar peces y otros animales en la corriente.