México
EL SUR

La sierra de Guerrero lanza SOS a AMLO: Faltan transporte, comida y medicamentos por la violencia

18/12/2018 - 11:34 am

Frente a unos 100 pobladores de las comunidades, el comisario de Filo de Caballos, Alfonso González Pacheco, explicó debido a los problemas de inseguridad y violencia que vive a zona, que han derivado en la escasez y desabasto de algunos productos, se tuvo que declarar la emergencia. Asimismo, en la asamblea se leyó una serie de documentos para aceptar que la seguridad esté a cargo de la Policía Comunitaria General Heliodoro Castillo, que incursionó el 12 de noviembre en Filo de Caballos.

Por Lenin Ocampo Torres 

Chichihualco,Guerrero/Ciudad de México, 18 de diciembre (El Sur/SinEmbargo).–  Es una “zona de emergencia” la sierra del Municipio de Leonardo Bravo que desde hace varios meses sufre la pelea de grupos del crimen organizado que luchan por el control del corredor de Xochipala a Tlacotepec, donde se cosecha la mayor parte de la amapola del país.

Miedo, desolación y olvido es lo que se percibe en el recorrido para llegar a la región desde Chilpancingo, en donde la gente vive del campo y de la venta de productos del campo, además de la comercialización de la goma de amapola que es la base del opio.

En un año el precio de este estupefaciente perdió el 50 por ciento de su precio, lo que mantiene en una pelea a sangre y fuego a los vecinos de los municipios de Eduardo Neri (Zumpango), Leonardo Bravo (Chichihualco) y Heliodoro Castillo (Tlacotepec).

El comisario de Filo de Caballos, Alfonso González Pacheco declaró “zona de emergencia” la región ante la falta de alimentos, doctores y maestros que no terminaron el ciclo escolar, a consecuencia de los enfrentamientos ocurridos en la sierra en las últimas semanas.

Él y otros seis comisarios de las comunidades vecinas Campo de Aviación, Puentecillas, Ranchito, Corralitos, La Escalera y Torre Camotla, todas del municipio de Leonardo Bravo, ofrecieron una conferencia a varios medios de comunicación en la que pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, que “volteé a la sierra para pacificar el conflicto” que ha desplazado a cientos de personas y ha terminado con la vida cotidiana.

En la reunión en el auditorio ejidal de Filo de Caballos donde estuvieron unos 100 pobladores de esas comunidades, exigieron al Gobierno federal “que envíen al delegado en Guerrero (Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros) para que conozca la situación que viven en la zona”.

Las declaraciones fueron echas por González Pacheco, que leyó varios documentos de las asambleas de las últimas semanas para aceptar que la seguridad de la zona esté a cargo de la Policía Comunitaria General Heliodoro Castillo, que incursionó el 12 de noviembre en Filo de Caballos.

“Le pedimos (al presidente López Obrador) que atienda esta zona de la sierra, en donde la declaramos como una zona de emergencia porque no tenemos insumos, o una canasta básica, y que mande al delegado federal, para que vea cómo estamos viviendo” expuso el comisario de Filo de Caballos.

También demandó al Gobernador Héctor Astudillo Flores “que ya se ponga a trabajar porque tiene en el abandono a los pueblos de la sierra, solamente ha mandado una despensa para cada familia”.

Pidió a nombre de las comunidades que no regresen los desplazados que están refugiados en Chichihualco, “esas personas secuestraban, robaban y extorsionaban, además de quemar las casas en nuestra comunidad de Filo de Caballos”.

Denunciaron que soldados de la 35 Zona Militar y del 50 Batallón de Infantería, “hicieron caso omiso, lo mismo que el gobernador Héctor Astudillo Flores, no estamos de acuerdo en que regresen los desplazados y pedimos que se les investigue”.

En esta parte de la sierra de Guerrero no hay doctores, el Hospital Básico Comunitario de Filo de Caballos que atiende a unas 20 comunidades está cerrado, los médicos no suben por temor y los enfermos son atendidos por sus familias, “pues hay temor de bajar a la capital”.

Los maestros dejaron de ir desde hace un mes, “los niños prácticamente ya perdieron el ciclo escolar” dijo el comisario de Filo de Caballos, que al mismo tiempo pidió a las autoridades educativas un programa para recuperar clases.

Tampoco hay transporte público, nadie quiere subir, sólo van camiones de Coca-Cola, cervezas y Bimbo que son los que mantienen abiertas las pocas tiendas en la zona.

“No se tienen los servicios básicos de salud y educación, así como de transporte, y tampoco los insumos de canasta básica como el maíz y el frijol”, dijo Alfonso González en la conferencia a los medios.

“No tenemos trabajo ni podemos salir a nuestras tierras de cultivo, y hasta se perdieron las cosechas de maíz y frijol, porque existe el miedo por las amenazas de la gente desplazada, de matar y quemar las casas de nuestras comunidades”, denunció.

Agregó que un mando del 50 Batallón de Infantería les recriminó “que los ciudadanos teníamos la culpa de lo que pasaba en nuestras comunidades, señalando que defendemos a criminales que se disfrazan de comunitarios, pero nosotros no pedimos la incursión de esta gente y tampoco fuimos culpables del desplazamiento de gente. Los ciudadanos ya no creen en el Gobierno”.

Las autoridades se quejaron de que el Alcalde de Leonardo Bravo, Ismael Cástulo Guzmán “no ha abandonado, no nos ha mandado apoyo de ningún tipo y el gobierno estatal solo nos mandó una despensa, por eso le pedimos al presidente López Obrador que nos ayude con insumos de la canasta básica”.

También hablaron pobladores que pidieron no dar sus nombres por temor, uno denunció que su hijo fue asesinado la semana pasada en el Zócalo de Chilpancingo, era miembro de la Policía Rural y exigió “que se investigue a los líderes de los desplazados”.

Otro denunció que los desplazaron de Corralitos, “quedó solo el pueblo, todos salimos por miedo a ser asesinados”.

Una mujer exigió a los tres niveles de Gobierno que activen la economía en la sierra, se “quedaron con todos sus duraznos, se echaron a perder las cosechas”.

Para llegar a Filo de Caballos se debe tomar la desviación a Xochipala en la carretera federal Chilpancingo-Iguala, se pasan los pueblos de La Laguna, El Mirabal, Tres Cruces, Los Morros y Campo de Aviación.

Hace 8 meses que El Sur recorrió la zona la carretera era transitada, el transporte público y los automovilistas subían y bajaban, pero ahora es una cinta de asfalto desolada.

No hay ningún retén de militares y policías, la autodefensa de Heliodoro Castillo controla hasta El Mirabal desde el día domingo.

“Vamos a seguir avanzando hasta Xochipala” dijo el coordinador Humberto Moreno Catalán, junto a un grupo de policías en ese poblado.

En El Mirabal, poblado que está sobre la carretera, una familia velaba el cuerpo de un hombre muerto en el enfrentamiento entre los civiles armados de Tlacotepec y de Los Morros, “hubo resistencia” expuso Moreno Catalán.

“En lo que resta del año pensamos llegar a Casa Verde para crear la confianza necesaria, para que funcione el transporte, aunque el comercio ya está fluyendo como es el caso de los camiones repartidores, el pollo, etcétera, y el otro proyecto es que queremos que los maestros y directores regresen a los pueblos”.

Informó que este lunes se impidió la instalación del retén militar en el poblado de Filo de Caballos que pretendía “dar protección a nuestros adversarios”.

NARCOLABORATORIO 

Después de la conferencia los medios fueron llevados a un laboratorio donde se procesa heroína en la comunidad de El Ranchito.

En la casa de dos plantas se veían tambos de plástico y metal, dentro de ellos una masa café que despide olores ácidos, “es el proceso de la China White” dijo Salvador Alanís, vocero del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero.

Mostró los precursores químicos que se ocupan. En la casa no se veían muebles, sólo los utensilios y algunas playeras con la leyenda de Policía Ciudadana de Leonardo Bravo. “Se ve que llevan años produciendo la Chaina”, según dijo, por el color de los tambos.

En las calles se ve poca gente, Filo de Caballos, Ranchito y Puentecillas están prácticamente juntos, sólo los dividen calles pavimentadas y de terracería, no hay gente, la mayoría de las casas están solas.

En febrero El Sur publicó la crisis del precio de la goma de opio y el posible recrudecimiento de la violencia para el mes de septiembre, ante la falta de dinero y la pelea entre el Cártel del Sur comandado por Isaac Navarrete, El Señor de la I, contra el grupo de Juan Castillo, El Teniente, y Onésimo Marquina, El Nencho. 10 meses después este corredor es tierra de nadie.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ELSUR. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.