Author image

Redacción/SinEmbargo

19/09/2017 - 6:36 am

Ser mujer está Cabrón / Tras la tragedia / Frente “Ciudadano”

El reciente feminicidio de la joven Mara Castilla ha destapado, de nueva cuenta, el tema de la violencia de género que prevalece en todo el país, donde las autoridades se han visto rebasadas contribuyendo a que los crímenes contra las mujeres permanezcan en la impunidad.

Ser mujer está Cabrón
El reciente feminicidio de la joven Mara Castilla ha destapado, de nueva cuenta, el tema de la violencia de género que prevalece en todo el país, donde las autoridades se han visto rebasadas contribuyendo a que los crímenes contra las mujeres permanezcan en la impunidad. Al respecto n El Universal, su Editorial, asegura que:  “nuestro país debe detenerse a hacer una reflexión profunda sobre la mujer y cómo se le entiende, cómo se le trata en el espacio público y en la convivencia cotidiana. En una sociedad profundamente machista, la mujer no solo debe abrirse paso para alcanzar sus metas educativas y profesionales, sino también, en algunas zonas del país principalmente, debe tomar medidas extremas, extraordinarias, para cuidar de su propia vida. Hay una preocupación generalizada sobre los casos en los que mujeres han sido asesinadas en circunstancias en la que se manifiesta la violencia de género; sin embargo, también inquieta la agresión que se ha normalizado con su presencia en la vida pública. La mujer en México todavía tiene un largo camino por recorrer para que se le reconozca en su entera dignidad no solo ante la ley, sino ante la sociedad en lo práctico […]. Hoy todavía son vigentes tradiciones que vulneran los derechos humanos fundamentales de las mujeres en la Ciudad de México […]. Los dolorosos feminicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua, y en el Estado de México, cada episodio en su línea de tiempo, fueron solo presagios: la mujer no vive segura en nuestro país. En México agredir y violentar mujeres no suele tener consecuencias legales. No obstante, si bien la solución pasa por leyes e instituciones más fuertes, lo cierto es que la batalla principal está en el terreno de lo cultural. La cosificación de la mujer es parte de los códigos de convivencia de nuestro tiempo, fenómeno que si se mira bien es perceptible en lo cotidiano. Los gobiernos, las empresas, los medios de comunicación, la academia y la sociedad civil comparten una responsabilidad grave en una necesaria reconfiguración cultural que se mueva del machismo a una visión con perspectiva de equidad para todos los miembros de una comunidad […]. Es momento de hacer lo necesario para que eso termine cuanto antes”.

Agregado a la ineficiencia de muestras autoridades, se encuentran los contratos amañado escritos por las empresas de transporte privado Cabify y Uber, sobre las cuales en Milenio, el periodista Jairo Calixto Albarrán, escribe que: “a raíz de las críticas que han caído sobre ellas luego de la terrible tragedia de Mara Castilla por su falta de empatía ante el pesar humano, pero sobre todo porque nomás no asumen las responsabilidades que contraen al ofrecer un servicio que, entre otras grandes maravillas, autodenomina como ‘seguro’. Nada les costaba tener unos contratos menos leoninos, sobre todo cuando prácticamente le dicen al cliente que si se trepa a uno de sus autos es bajo su propio riesgo, que no se hacen responsables de lo que ocurra durante el trayecto y que mejor se persigne antes de iniciar el recorrido […]. Literalmente es lo mismo que pedir aventón en una carretera apañada por huachicoleros. Sobre todo cuando el chofer, presunto asesino de la chica, era sospechoso de pertenecer a esa banda sacada de los desiertos ciberpunks de Mad Max. Lo que sí no estaba en manos de los de Cabify, que acaba de ser puesta en la lista negra por el góber poblano, que tiene una máquina de ‘transplantes multiorgásmicos’, fue que la marcha en memoria de Mara, impulsada por el repudio a la impunidad tenebrosa y jodida que cunde en la patria, donde según los gobiernos nunca pasa nada, extrajo el peor de los mundos posibles: machos y misóginos ojetes retacados de mierda, además de la lacerante manifestación de un ultrafeminismo sectario y obtuso. Así está cabrón. Aquí lo que hace falta no es más ni mejor educación, sino una lobotomía colectiva”.

El tema del asesinato de Mara también es retomado por el periodista Ricardo Alemán, quien también en Milenio escribe que:Por uno de esos caprichos mediáticos, el caso escandalizó a las redes y a los espacios digitales. Por eso la primera pregunta. ¿Por qué la atención al caso Mara y no a dos mujeres asesinadas, también en Puebla, en las mismas 24 horas? […] Otro capricho de redes y digitales focalizó la controversia en la culpa. ¿Quién es culpable…? […]. En la lógica maniquea de redes y espacios digitales, ‘el ciudadano’ solo tiene derechos, nunca responsabilidad y menos tiene culpas […]. Por eso grupos feministas acuñaron maniqueísmos como […] ‘nos matan porque somos mujeres’ […]. Pocos se atreven a decir que si bien nada justifica el secuestro y crimen de Mara, lo cierto es que se trata de un hecho multicausal y que la responsabilidad alcanza a la sociedad toda. ¿Por qué? Porque todos somos responsables […] de la corrupción, la impunidad, la intolerancia, la indolencia social…[…]. 1.- […] ‘El crimen no duerme’. En efecto, hoy se sabe que el presunto responsable no solo era chofer de Cabify sino […] un ex preso, ex taxista de Uber despedido por mala conducta, ex huachicolero… ¿Qué quiere decir lo anterior? 2.- La respuesta está en otro dicho policiaco; ‘Al ladrón lo hace la ocasión’. Y en el caso de Mara la ocasión era perfecta para el crimen, de cualquier tipo. Un ex preso, ex huachicolero… que sube a su taxi a una menor de edad, al parecer alcoholizada, a las cinco de la mañana… Si no fue Mara, pudo ser Pedro, Juan, Lucia; joven, viejo o niño. ¿La atacaron solo por ser mujer? 3.- En esta parte de la historia debemos recordar que el problema es el sistema de justicia, que favoreció que un criminal confeso y preso regresara a la calle. Y entonces la culpa es de los jueces que aplican la ley; ley que aprueban legisladores, a los que eligen los ciudadanos […]. ¿Quién es culpable? 4.- Tienen razón quienes […] defienden el derecho de todas las mujeres a acudir a un bar, […] también tienen razón cuando dicen que el Estado está obligado a brindar seguridad […]. 5.- Pero quienes defienden el derecho a la fiesta en el bar de su preferencia y con el alcohol o las drogas de su gusto, olvidan que a todo derecho corresponde una responsabilidad y muchas obligaciones. ¿Como cuales? Ejemplo elemental; beber con moderación y no conducir alcoholizado. 6.- ¿De quién es la responsabilidad de impedir los excesos etílicos de los y las jóvenes como Mara?[…]. 7.- Para muchas y muchos jóvenes como Mara, el problema no es beber en exceso […]. No, el problema es que el Estado no los cuida luego de la fiesta […]. 8.- ¿De quién es la culpa que las jóvenes como Mara usen Uber, Cabify u otro servicio de supuesto ‘taxi seguro’…? […]. Podrán decir misa, pero es maniqueo e idiota culpar solo al Estado y/o a la empresa de taxis, cuando cada cual tiene una porción de culpa. ¿O no?”

Tras la tragedia
Después de la tragedia por el sismos del pasado 7 de septiembre que afectó a los estados de Oaxaca y Chiapas, en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “viene lo que podría convertirse en el megaproyecto del sexenio: la reconstrucción. Tras la conclusión del censo de damnificados, se prevé que arranque la edificación de casas declaradas como pérdida total y también la reparación de inmuebles dañados. Suena sencillo pero se trata de crear una fuerza conjunta entre autoridades federales, estatales, municipales, damnificados, empresas constructoras y proveedores de materiales. Y todo en año electoral a nivel nacional y con renovación de gubernatura chiapaneca incluida. Sobra decir que se requerirá mayor transparencia que en cualquier otra obra pública. Se espera que esta tarde, durante una nueva gira por tierras oaxaqueñas, el Presidente Enrique Peña detalle los planos de lo que será la última e inesperada gran obra de su gobierno”.

En otra cara de la tragedia, en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “la Procuraduría Federal del Consumidor, que dirige Rogelio Cerda Pérez, clausuró la empresa Gas del Trópico en Juchitán, Oaxaca, debido a que aumentó 4 pesos el kilo de ese combustible LP y desechó la solicitud de la autoridad para reducir el precio, en medio de la emergencia que vive la región tras el sismo de hace unos días. Para garantizar el abasto, la empresa Vento Gas se comprometió a suministrar el combustible que sea necesario en la región con los precios anteriores al terremoto”.

Frente “Ciudadano”
La posibilidad de incluir a Andrés Manuel López Obrador en le proyecto del Frente Ciudadano por México, causó la primera discordancia entre los partidos que actualmente conforman esta alianza, pues en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “el primer choque […] se registró ayer, luego de que Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) no se pusieron de acuerdo […]. La Presidenta del PRD, Alejandra Barrales, dijo que ‘sigue abierta la puerta para todos los partidos de oposición que estén dispuestos a dejar protagonismos y egoísmos’. Sin embargo, el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, dijo que López Obrador tiene una posición autoritaria y personalista, por lo que ‘no tendría cabida en un ejercicio plural’. La pelea parece ociosa por dos razones: La primera que, aunque no se dice en público, pero sí en privado, el Frente es anti López Obrador. Y la segunda que AMLO no parece estar para nada interesado en unirse a los ‘ciudadanos’ Anaya, Barrales y Dante Delgado, en su Frente”.

En tanto en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “una de las ideas más claras en torno al Frente Ciudadano por México la expresó Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la capital del país. Al confirmar que buscaría la candidatura presidencial vía el frente, aseguró que ‘sería importante que hubiera un método que contemplara una elección abierta’. Una elección abierta para que la gente vote por su mejor candidato. Mancera plantea que es preferible que sean las bases quienes tengan la última palabra. Y si no logra colarse como candidato, dijo, no le preocupa, seguirá sirviendo al país desde la trinchera política. El método es lo de menos, en cualquier instituto político. Lo que les urge ya es afianzarse a la postulación”.

Alcances de las nuevas fiscalías
Sobre el tema del #FiscalCarnal en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “suponer que el fiscal general de la República podrá manejar a su antojo la procuración de justicia y además darle instrucciones al fiscal Anticorrupción […] no corresponde a la ley ni a la realidad. El que perseguirá la deshonestidad en el ámbito del servicio público […] será tan independiente como el fiscal general, encargado de promover y diseñar políticas públicas nacionales en materia de procuración de justicia. Según la Constitución, el general será plenamente autónomo de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y el Anticorrupción lo será tanto de ellos como… ¡del fiscal general! En la FGR habrá dos fiscalías especializadas: una en delitos electorales (ya existe y opera autónoma) y otra para combatir la corrupción. Y cuando el fiscal Anticorrupción considere que hay un delito que perseguir, entrarán en acción los magistrados especializados del Poder Judicial y del Sistema Nacional Anticorrupción”.

Emporio de Corrupción
Los escándalos de corrupción por parte de ex gobernadores priistas parecen no tener fin y mucho menos una resolución contundente en contra de los involucrados, que continúan encontrando formas de aplazar sus procesos y sortear a la justicia mexicana. Sobre tema en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “el emporio de corrupción e impunidad que construyeron en Quintana Roo los gobiernos priístas tuvo dos protagonistas fundamentales en los últimos doce años: el ex Gobernador y actual senador del PRI, Félix González Canto, y su sucesor Roberto Borge Angulo. Esa mancuerna política, respaldada y apoyada desde el centro por el Presidente Enrique Peña Nieto […]. Hoy el ‘padrino’ Félix González Canto y su ahijado Roberto Borge están en medio de investigaciones judiciales por ese abuso de poder […]. Curiosamente el pasado fin de semana los dos ex gobernadores recibieron noticias sobre su complicada situación legal: el 14 de septiembre el gobierno de Quintana Roo inició una denuncia ante la PGR en contra de González Canto ‘por el remate de 165 predios patrimonio del estado entregados a funcionarios, empresarios y diversas personas a precios subvaluados durante su gobierno’, mientras que el 15 de septiembre a Borge Angulo le llegó la noticia de que el gobierno de Panamá había concedido su extradición al gobierno mexicano para ser juzgado por el delito federal de lavado de dinero y tres expedientes más del fuero común por peculado, aprovechamiento ilícito y ejercicio indebido de la función pública. En los dos casos el lucro con terrenos del Estado […] y que eran vendidos a personas cercanas o incluso a prestanombres de los mismos gobernadores, aparece como uno de los principales modus operandi de la mafia que gobernó Quintana Roo en los últimos años […]. No será fácil que el ‘Padrino’ y su ‘ahijado’ realmente paguen por el robo y el saqueo al patrimonio y el erario de Quintana Roo. A Félix González Canto lo protegen su fuero de Senador y su partido, el PRI, que no se ha deslindado de quien fue la cabeza de la corrupción escandalosa de su ahijado. Y a Borge, entre la lentitud y la burocracia de la PGR de Raúl Cervantes, le falta todavía un tramo para que pueda ser juzgado y apresado en una cárcel mexicana[…]. Veremos si Peña Nieto y su procurador ‘carnal’ realmente quieren y pueden acabar con la mafia quintanarroense a la que, hace apenas cinco años, el entonces Presidente electo defendían y presumían como ‘la cara del nuevo PRI’, que resultó ser la del priísmo de siempre vinculado a la corrupción, el tráfico de influencias y el saqueo del presupuesto público”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas