El Presidente dio dicha declaración cuando un reportero lo cuestionó este día sobre la desaparición de expedientes de Vicente Fox Quesada, en donde se le señala de corrupción.

El 18 de junio pasado, SinEmbargo publicó un texto de Contralínea, revista dirigida por Miguel Badillo, en el cual se reporta que la auditoría interna 2015, que reveló la participación del ex mandatario en actos de corrupción, desapareció de la Secretaría de la Función Pública (SFP). 

Ciudad de México, 20 de junio (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que su postura es la misma: ver hacia adelante y no investigar a los ex mandatarios mexicanos, muchos de ellos acusados de corrupción.

“Si es indispensable se hace [la consulta], pero mi postura es ver hacia adelante”, aseguró durante su conferencia de prensa matutina.

Que me juzguen a mí. Nosotros hacemos el compromiso de cero corrupción y cero impunidad. Pero, en función del interés nacional, de lo que le conviene a México, no creo que sea lo mejor la persecución o apostar al castigo de los responsables del fracaso del modelo neoliberal. Porque no sólo son los ex presidentes; imagínense: cuántos expertos, ahora que están de moda, apoyaron el modelo neoliberal y hasta ahora no he escuchado de esos defensores una manifestación de disculpa”, subrayó.

López Obrador afirmó que la justicia también significa prevenir delitos, por lo que su compromiso es actuar hacia adelante con honestidad y sin permitir la corrupción. Foto: Gobierno de México

El Jefe de Estado dio dicha declaración cuando un reportero lo cuestionó sobre la desaparición de expedientes de Vicente Fox Quesada, en donde se le señala de corrupción.

El 18 de junio pasado, SinEmbargo publicó un texto de Contralínea, revista dirigida por Miguel Badillo, en el cual se reporta que la auditoría interna 2015, que reveló la participación del ex Presidente Fox en actos de corrupción, desapareció de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Roberto Muñoz Leos, el auditor a cargo, dijo a la publicación que el ex mandatario ordenó directamente acciones anómalas. El archivo –de 365 fojas– documentó tráfico de influencias, adjudicaciones directas, subcontrataciones, pagos anticipados, sobreprecios, incumplimientos, duplicidad de convenios y triangulación del gasto público durante la remodelación de Los Pinos. La pérdida de ese expediente afecta la memoria histórica de México y es una violación al derecho humano a saber, dijo expertos en derecho.

El Jefe de Estado recordó que ya se está ajustando el marco legal para poder juzgar a los ex presidentes. Foto: Gobierno de México

Esta mañana el Presidente dijo, específicamente sobre eso, que él defendería que se optara “por el punto final”.

“Pero sería sólo el punto de vista del Presidente y en la democracia valemos lo mismo. Tenemos la misma autoridad y valemos lo mismo todos los ciudadanos”, agregó desde Palacio Nacional.

Asimismo, López Obrador afirmó que la justicia también significa prevenir delitos, por lo que su compromiso es actuar hacia adelante con honestidad y sin permitir la corrupción.

“Lo mejor es sentar la bases para que nunca más se repitan actos de corrupción. Además, se está ajustando el marco legal porque antes no se podía juzgar a los ex presidentes. Yo no creo que debamos estar anclados en el pasado. Ese es mi punto de vista”, finalizó.