“Los países como México tienen que darse cuenta de lo importantes que son estos cambios, y esto significa que algunos de los modelos que eran buenos en el pasado pueden no llevar a un éxito sostenible en el futuro”, agregó el Nobel de Economía 2001.

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).- El Premio Nobel de Economía en 2001, Joseph Stiglitz, mencionó que México podría salir beneficiado del nuevo panorama geopolítico y de esta manera, evitar que “le dé neumonía”, ya que tiene la oportunidad de diversificar sus mercados y no solo depender de los acuerdo comerciales con Estados Unidos.

“México puede beneficiarse de esto por su cercanía con Estados Unidos y su mano de obra barata; hay dos estrategias complementarias para tomar ventaja de estas nuevas geopolíticas”, consideró Stiglitz en la conferencia magistral “Capitalismo Progresivo en la era post-pandemia dictada en la Convención Anual del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF)”.

“Cuando Estados Unidos tiene gripa, a México le da neumonía”, añadió.

El economista estadounidense también alertó que podríamos estar ante una nueva “Guerra Fría”, pero ahora entre las potencias Estados Unidos y China, pero no solo eso, sino que el país asiático podría enfrentarse con la mayoría de naciones defensoras de los derechos humanos.

“Hay un riesgo significativo de una nueva ‘Guerra Fría’ entre China y Estados Unidos, y entre China y el mundo occidental, que promueve los derechos humanos. México puede beneficiarse de esto, de su cercanía con Estados Unidos, de su mano de obra barata”, afirmó.

“Estamos viendo que representa un peligro porque le puede dar gripa como a Trump, y es otro peligro en aquellos países que dependen de Estados Unidos”, dijo.

“Los países como México tienen que darse cuenta de lo importantes que son estos cambios, y esto significa que algunos de los modelos que eran buenos en el pasado pueden no llevar a un éxito sostenible en el futuro”, agregó.

“El mundo se está moviendo lejos del carbono y los bienes más importantes de México han sido los bienes del carbono”, advirtió.

El economista de 77 años de edad indicó que muchos países están dispuestos a descarbonizar sus economías, de esta manera, el futuro se puede visualizar con combustibles fósiles a precios más bajos.

“México tiene que desarrollar un sistema impositivo robusto. Este ingreso de los combustibles fósiles va a desaparecer y no puede tener una sociedad exitosa con el pequeño ingreso que tienen de impuestos. Su economía va a tener que cambiar esto”, explicó.

Con relación a la postura y accionar de México ante la pandemia del coronavirus, el Premio Nobel expuso que es necesario tener una mayor flexibilidad presupuestaria para reasignar recursos específicos al sector salud, sin descuidar al sector económico, y así detonar el crecimiento del país.