Algo se mueve y te llama, es el hambre matutina que lo vuelve intransigente y te hace seguir sus pasos que en la penumbra se escurren.