De acuerdo con el portal de análisis de las criptomonedas, la base monetaria del oro constaba, hasta el jueves pasado de 8 trillones de dólares, en tanto que el bitcoin reportó 0.2 trillones, con lo que se colocó en un mejor sitio que los 0.1 trillones de las monedas México, Brasil, Canadá, entre otras.

El bitcoin cotiza en máximos desde hace 13 meses, en torno a los 9,200 dólares por unidad, impulsado, en parte, por la apuesta de Facebook por su propio tipo de criptomonedas.

–Con información de EFE

Ciudad de México, 22 de junio (SinEmbargo).– El bitcoin se convirtió, durante esta semana que finaliza, en la novena mejor moneda cotizada del mundo, por arriba del peso mexicano, argentino y colombiano, así como del real brasileño, colocándose a la par de divisas como el rublo, o el won surcoreano.

Los “centavos” de la criptomoneda, conocidos como Satoshi, alcanzaron un valor superior al de monedas de Irán, Vietnam e Indonesia, de acuerdo con el monitoreo del portal de internet @crypto_voices.

El jueves, el bitcoin subió por encima del nivel de los 9 mil 722.4 dólares en el Investing.com Index, lo que representó un aumento diario del 4.43 por ciento, lo que significó también la mayor subida porcentual en un día desde el pasado 14 de junio.

Tras romper la marca de los 9mil dólares, el bitcoin se convirtió en la onceava divisa más importante si se toma en cuenta los metales como la plata y el oro.

Las bases monetarias representan el volumen total de una moneda en circulación, ya sea que haya personas que las tengan o éstas estén almacenadas en instituciones bancarias.

De acuerdo con el portal de análisis de las criptomonedas, la base monetaria del oro constaba, hasta el jueves de 8 trillones de dólares, en tanto que el bitcoin reportó 0.2 trillones, con lo que se colocó en un mejor sitio que los 0.1 trillones de México, Brasil, Canadá, entre otras.

El último movimiento alcista mostrado por la criptodivisa empujó la capitalización del bitcoin hasta los 173.1 por cada dólar, o un 57.97 por ciento con respecto al total de capitalización bursátil de todas las criptomonedas. El máximo nivel alcanzado por el bitcoin estaba en 241.2B.

En la última semana, el bitcoin subió un 18.24 por ciento y se movió en una horquilla de entre 8,582.3037 y 9,785.0947.

El bitcoin cotiza en máximos desde hace trece meses, en torno a los 9,200 dólares por unidad, impulsado, en parte, por la apuesta de Facebook por su propio tipo de criptomonedas.

Según los datos recabados por el portal especializado CoinDesk, la moneda digital rozó los 9 mil 400 dólares el domingo 16 de junio y se mantuvo todo el fin de semana por encima de la barrera psicológica de los 9,000, y con tendencia al alza gracias a la expectativa de los inversores.

Facebook esta semana la creación de “Libra” su nueva criptomoneda, un proyecto que cuenta con el apoyo de compañías como Visa, Mastercard, PayPal y Uber, que formarán parte de un consorcio bautizado como Asociación Libra o Proyecto Libra y que actuará como ente supervisor de la divisa.

Si bien el historial del bitcoin -que perdió en 2018 el 80 por ciento de su valor desde su máximo de 20 mil dólares hasta unos 3 mil- hace parecer incierto su futuro, para el analista de eToro, Simon Peters, un precio de 10 mil está “ahora firmemente a la vista”.

Entre las razones, además de la apuesta institucional de Facebook, la inestabilidad geopolítica: no solo por las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, que llevan afectando a los mercados desde el arranque del año, sino por la inestabilidad en Reino Unido, que elige a un nuevo primer ministro para guiar el brexit, y las protestas en Hong Kong.

“Algunos inversores estarán naturalmente asustados y buscan un refugio seguro en activos como las criptomonedas”, explica Peters, lo que podría explicar también el alza del oro, que se encuentra en torno a los 1,344.80 dólares por onza.

El bitcoin experimentó una subida del 59 por ciento en mayo, pasando de los 5,297.94 dólares con los que arrancó el día uno a los 8,415.46 con los que cerró el mes.

Las criptomonedas se basan en la tecnología “cadena de bloques”, que funciona como un libro contable y público cuya seguridad radica en que la información es compartida entre todos sus usuarios y resulta difícil de falsificar.