En 2015, el SAT le otorgó perdones a empresas cuyo rastro no es evidente. Su información pública es un laberinto en el cual no se logra encontrar con facilidad domicilios o teléfonos. Mucho menos a su directiva. Es un bajo perfil que no coincide con los montos que Hacienda disculpó ese año. Por ejemplo, Servicios Integrados para la Alta Empresa dejó de pagar 521 millones 35 mil 643 pesos por concepto de impuestos, lo que la pone entre las 20 empresas más beneficiadas con la indulgencia de la dependencia hacendaria ese año, de acuerdo con una lista obtenida por Fundar. No es una compañía con notoriedad en el universo privado de México, pero hay un dato que la perfila: trabajó para Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de la ex Primera Dama Margarita Zavala, meses después de las controvertidas elecciones presidenciales de 2006 en las que Felipe Calderón Hinojosa, esposo de ésta, se convirtió en Presidente de México.

Por Daniela Barragán, Linaloe R. Flores y Alejandra Padilla

SÉPTIMA PARTE | Ver aquí PRIMERA PARTE | Ver aquí: SEGUNDA PARTE | Ver aquí: TERCERA PARTE | Ver aquí: CUARTA PARTE | Ver aquí: QUINTA PARTE | Ver aquí: SEXTA PARTE

Ciudad de México, 22 de septiembre (SinEmbargo).– De la compañía Servicios Integrados para la Alta Empresa S.C. de R.L., hoy poco se sabe. Luego de haber ejecutado un contrato con el Gobierno de Yucatán en 2007, no hay registro de alguna otra actividad en los años posteriores. La empresa carece de información pública como su dirección y los números telefónicos que se le atribuyen no existen.

Pero no siempre fue así, y hoy un dato la saca a la luz pública: en 2015, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) le canceló el pago de 521 millones 035 mil 643 pesos por concepto de impuestos.

De la lista obtenida por el Centro de Análisis e Investigación Fundar, Servicios Integrados se ubica dentro de las 20 empresas a las que se les canceló la mayor cantidad de impuestos el año pasado: ahí ocupa el sitio número 13.

En el rastreo de su nombre se encuentra un vínculo con Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de la ex Primera Dama y hoy aspirante a la Presidencia de la República, Margarita Zavala Gómez del Campo. Es un pasado que se originó en Yucatán, en 2007 –un año después de la controvertida elección presidencial que ganó Felipe Calderón Hinojosa–, con la digitalización del Registro Público de la Propiedad de esa entidad, que fue operado por Hildebrando S.A. de C.V., gracias a que la empresa que ganó la licitación la subcontrató.

***

Hildebrando Zavala Gómez del Campo Foto: Cuartoscuro

Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de Margarita Zavala, fue ligado a la empresa Servicio Integrados para la Alta Empresa SC de RL.  Foto: Cuartoscuro

En 2006, la empresa Servicios Integrales Heres S.A. de C.V., con residencia en Chiapas, ganó una licitación por 32 millones de pesos a cambio de digitalizar 8 mil 600 tomos del Registro Público de la Propiedad de Yucatán.

Para los periodistas y los mismos integrantes del Gobierno local llamó la atención que una empresa radicada en otro estado ganara un proyecto de esa magnitud. La polémica creció cuando se descubrió que los trabajadores que realizaban lo solicitado por el Gobierno de Yucatán, recibieron su salario expedido por Servicios Integrados para la Alta Empresa S.C. de R.L. La dirección impresa en ese recibo era de Aguascalientes, de una empresa de Diego Hildebrando Zavala, según lo afirmaron los trabajadores que se encontraban en esa dirección.

El caso fue investigado por el diario Por Esto! En junio de 2007. Hoy es posible verlo en la hemeroteca como parte de un episodio enmarcado por el proceso electoral de 2006 que llevó a Felipe Calderón Hinojosa a la Presidencia de la República. Diego Hildebrando Zavala no era cualquier empresario. Se trataba del hermano de Margarita Zavala, la Primera Dama y quien en estos días es aspirante al mismo cargo que ocupó su esposo, la Presidencia.

Servicios Integrales Heres firmó el contrato en Yucatán en agosto de 2006, pocas semanas después de que se realizara la elección federal. De acuerdo con un reportaje de Proceso, publicado en julio de 2007, Luis Fernando Esquinca Cano, dueño de la empresa chiapaneca, negó que su empresa Servicios Integrados perteneciera a Hildebrando y que ésta hubiera sido creada para realizar una triangulación o que fuera un prestanombres. Pero Heres, consultada ahora por SinEmbargo, desconoce que haya sido en algún momento su empresa.

En 2007, Por Esto! consultó al entonces Secretario de Gobierno, Pedro Rivas Gutiérrez, quien sugirió que Heres sí pudo haber contratado a Hildebrando, como método de subcontratación a otra empresa para que realizara los servicios por los que Yucatán le pagó.

No fue la única ocasión en que a Esquinca Cano se le vio envuelto en una triangulación de empresas. También en 2007, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Chiapas denunció un intento de despojo de 37 hectáreas para construir vivienda residencial. Quien se apropió de los terrenos fue la empresa Construcción y Comercialización del Sureste (Cocosa), que estaba nombre de Esquinca Cano; los sindicalizados señalaron que el verdadero dueño era Roldán Salazar Mendiguchía, hermano del ex Gobernador Pablo Salazar Mendiguchía. La ganancia de ese negocio sería de 30 millones de pesos.

Esquinca no negó conocer a Hildebrando Zavala, quien fue una pieza clave en los comicios de 2006. Fue acusado de haberse beneficiado de la posición de su cuñado, Felipe Calderón Hinojosa, cuando estuvo al frente de la Secretaría de Energía (2003-2004) durante la administración de Vicente Fox Quesada (2000-2006) y de tener un proyecto con el entonces Instituto Federal Electoral (IFE), que le dio el acceso al padrón de votantes, que además fue encontrado en la página del candidato Felipe Calderón y que se presentaba como “Redes por México”.

De acuerdo con el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT), Servicios Heres tiene cuatro contratos con el Colegio de la Frontera Sur, otorgados mediante adjudicación directa, para la adquisición y reparación de equipo de cómputo, por 33 mil 517 pesos; uno es de 2007 y el resto de 2014.

En cuanto a Hildebrando, los contratos no han dejado de fluir. De 2004 a 2014, con cinco de sus empresas ha ganado 742 millones 860 mil 125 pesos por 13 contratos federales.

Uno de 2012 los celebró con el SAT, por un monto de 292 millones 897 mil 761 pesos, para el servicio de soporte, desarrollo y mantenimiento de aplicaciones. Es también el contrato que más costó, del total de los que hoy están disponibles en el POT.

LA SOMBRA DE 2006

Felipe Calderón defendió su llamada guerra contra las drogas, que dejó más de 60 mil muertos. Foto: EFE/Archivo

Felipe Calderón Hinojosa, ex Presidente de México y cuñado de Hildebrando Zavala. Foto: EFE/Archivo

Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo era hasta antes de la llegada del Partido Acción Nacional (PAN) al poder, en el año 2000, un empresario de bajo perfil, pero durante ese periodo creó más de 19 empresas con el objetivo de brindar sus servicios al Gobierno federal. Así se fortalecería el consorcio Hildebrando S.A. de C.V., del que el mismo Hildebrando tendría en un inicio el 60 por ciento del capital y el resto es de sus hermanos Pablo, Rafael, Mercedes y la propia Margarita, 10 por ciento cada uno.

Desde entonces estuvo dedicada a servicios electrónicos y a la fecha es considerada una de las empresas de software más importantes de México. Hildebrando llegó a ser reconocido como el “gigante informático”.

Estas compañías figuraron durante años en las licitaciones federales desde el sexenio de Vicente Fox, cuando su cuñado Felipe Calderón era Secretario de Energía. Hildebrando ya era un empresario con buena posición en el Gobierno federal y sobre todo en Petróleos Mexicanos (Pemex), el Instituto Nacional de Migración (INM), la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) –que estaba en manos de Josefina Vázquez Mota– y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La empresa inició con 48 empleados, ascendió a los 522 y después a mil 500. Tenía oficinas en Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México y Madrid, España.

La cantidad de dinero obtenido, según información del POT y Compranet –que continúa pública hasta la fecha–, es de 742 millones 757 mil 587 pesos, obtenidos tan sólo de 2002 a 2006 y en la mayoría de las ocasiones por adjudicación directa.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), evidenció semanas antes de realizarse las elecciones presidenciales de 2006, que en el periodo de Vicente Fox, Hildebrando obtuvo 20 contratos con el Gobierno federal; 11 son del sector energético, en específico 10 contratos que Pemex celebró con Meta Data.

La denuncia fue tanto por los contratos, como por el nulo pago de impuestos y tráfico de influencias.

A raíz de esa denuncia, la Secretaría de la Función Pública (SFP) determinó en una investigación que esos contratos fueron celebrados entre septiembre de 2003 y mayo de 2004; el mismo periodo en que Calderón fue funcionario.

“Nunca he otorgado ningún contrato, ni por adjudicación directa ni por licitación a ningún pariente mío”, dijo Felipe Calderón cuando era candidato en una conferencia de prensa que realizó al respecto. “Ni para un clip”, agregó en otra ocasión, en un acto de campaña.

Quien también lo negó fue el Instituto Federal Electoral (IFE, ahora INE), que era presidido por Luis Carlos Ugalde. El organismo aseguró que Hildebrando no tenía relación alguna con el software del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y que tampoco le dio ningún contrato. Pero Hildebrando sí manejó el PREP a través de la empresa Oracle de México.

En el portal del candidato Calderón estaba la opción de adherirse a Redes por México, un “grupo de ciudadanos con interés común en grupos de 12 a 20 personas que tengan comunicación y movilización en la campaña, se puede tener participación en varias redes o crear una nueva red, acceder a mi red, a tu red y otras redes para tener comunicación, permitirá hacer la carga de secciones prioritarias que nos indican la sección en donde tenemos simpatizantes; formar una administración de simpatizantes por regiones, zonas, secciones y subsecciones con sus debidos responsables y representantes; llevar una información detallada por territorio, por tipo de simpatizantes que nos indicará a quién siguen o por quién simpatizan las personas; se generarán reportes y estadísticas de la información extraída mostrando también mapas, mapas de localización, obteniendo ayuda en línea”.

Eso era, tan sólo, el Padrón Electoral de México.

La denuncia de la coalición que respaldaba a Andrés Manuel López Obrador fue por uso ilegal del Padrón Electoral y de la Lista Nominal de Electores del IFE.

Todo se supo en mayo de 2006, semanas antes de que se celebraran las elecciones.

Luego del escándalo, según lo relató Julio Scherer García en su libro Calderón de cuerpo entero (Grijalbo Mondadori, 2012), muchos panistas salieron en su defensa.

Hildebrando contó los votos de la elección de 2006; en el proceso que dio 0.56 por ciento de los votos a favor de Felipe Calderón.

El 14 de junio de 2006, se dio a conocer que el SAT había emitido una orden de embargo precautorio contra Hildebrando, luego de realizar la búsqueda para el cobro de impuestos y encontrar en la dirección final una casa de ladrillos y láminas.

Poco después de que se hiciera público este dato, el SAT quitó de su portal la información relacionada.