Author image

Ricardo Ravelo

23/05/2024 - 12:03 am

Zapopan: Juan José Frangie, una historia sucia

Otras historias no menos perniciosas ligan a Juan José Frangie con la incorporación de aviadores a la nómina municipal, en la que figuran buena parte de sus socios.

Juan José Frangie.
“Otras historias no menos perniciosas ligan a Juan José Frangie con la incorporación de aviadores a la nómina municipal, en la que figuran buena parte de sus socios”. Foto: X @JuanJoseFrangie

El empresario y político Juan José Frangie, ligado a presuntas actividades de lavado de dinero, tráfico de influencias y negocios turbios, busca reelegirse como Presidente Municipal de Zapopan, Jalisco, el segundo municipio más próspero del país. En su haber no sólo existen datos y evidencias de sus posibles nexos con empresarios vinculados al blanqueo de activos desde los años ochenta, cuando Rafael Caro Quintero fungía como el jefe máximo del llamado Cártel de Guadalajara. Además de estos antecedentes, Frangie ha incurrido en omisiones en sus declaraciones patrimoniales al ocultar la existencia de un cúmulo de empresas en su declaración 3 de 3, además, el Ayuntamiento de Zapopan está plagado de aviadores, la mayoría socios suyos, por lo que ha sido duramente criticado por manejar la comuna municipal como si fuera una empresa familiar. Grupos de la sociedad civil exigen que Frangie sea investigado por el sospechosismo que arrastra debido al turbio origen de su fortuna.

Pese a sus negros antecedentes –presunta corrupción, tráfico de influencias y desvío de recursos públicos –el partido Movimiento Ciudadano lanzó como su candidato a la gubernatura a Pablo Lemus, exalcalde de Guadalajara, quien es señalado de formar parte del clan encabezado por el gobernador Enrique Alfaro.

Pero quien no se queda atrás es otro candidato de ese partido al Gobierno municipal de Zapopan, Juan José Frangie, quien va por la reelección no obstante que presuntamente desde hace varias décadas se le relaciona con el crimen organizado, en particular con Rafael Caro Quintero. Y por si fuera poco, ha incurrido en omisiones graves en sus declaraciones patrimoniales –la llamada 3 de 3 –al ocultar información sobre empresas, propiedades, sociedades en diversos negocios plagados de dudas y sospechas.

Al actual candidato de MC por el municipio de Zapopan –uno de los más prósperos de Jalisco –se le ha vinculado con el narcotráfico desde los años ochenta. Quizá de ahí surgió su sospechosa fortuna.

De acuerdo con su historia personal y empresarial, ambas no ajenas de dudas y sospechosismo, Frangie comenzó dirigiendo una empresa de dulces árabes y más tarde incursionó en otro negocio que también ha estado bajo la lupa de autoridades por ser muy socorrido para el presunto manejo del lavado de dinero. El fútbol.

Encabezó varios equipos, entre otros, el club Chivas, posteriormente presidió al Saprisa y luego al club Tecos. A la par que hacía negocios multimillonarios le entró la ambición por la política y fue en 2021 cuando incorporó a las filas del partido Movimiento Ciudadano para lanzarse por primera vez a la aventura de ser Alcalde del municipio de Zapopan. Cabe destacar que esta demarcación jalisciense en la segunda más rica del país, después de San Pedro Garza García, Nuevo León.

Su gestión como Alcalde –nadie ha salido de ese municipio libre de manchas y escándalos y uno de los casos es el de Pablo Lemus, quien arrastra una larga historia de corrupción –ha estado plagada de escándalos. De acuerdo con informes consultados, Juan José Frangie y Pablo Lemus desaparecieron unos 300 millones de pesos del erario público. Lo más grave es que no existe una investigación al respecto, pues cuentan con el cobijo del gobernador Enrique Alfaro, su principal cómplice.

Dueño del poder y del dinero –siempre se ha sabido poderoso e impune –decidió usar la infraestructura oficial para su uso personal. Así, por ejemplo, utiliza los helicópteros de la policía para usos personales. Como los maleantes, le gusta vivir entre las sombras y eso explica por qué ha rehusado los debates públicos. Racista, ha dicho una y otra vez que jamás ha visto a un moreno que vista bien.

Otras historias no menos perniciosas ligan a Juan José Frangie con la incorporación de aviadores a la nómina municipal, en la que figuran buena parte de sus socios. Ahí están enlistados sus preferidos mientras da la espalda a las necesidades sociales en el municipio. También ha construido con sus acciones la mala fama de estar presuntamente ligado al lavado de dinero y ni se diga al tráfico de influencias. Este último recurso ha sido muy socorrido en su vida para amasar fortuna, hacer negocios al amparo del poder político y mantenerse cobijado por la impunidad oficial. La sombra del narcotráfico también lo ha perseguido en su vida empresarial y política. La fama pública no miente.

En sus andanzas empresariales un día se topó con otro personaje: Javier Cordero Staufer. Desde el primer apretón de manos se cayeron bien y decidieron asociarse para crear la empresa “Meredendero Las Cañadas, S. A de C.V.”. De acuerdo con datos consultados Cordero declaró ante las autoridades ministeriales que participó en actividades de lavado de dinero y que el beneficiario de esas actividades ilegales era nada menos y nada más que el capo Rafael Caro Quintero, liberado en 2013 por una pifia legal y recapturado hace dos años en México con apoyo de la DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos.

El socio de Juan José Frangie también declaró en esa ocasión que conoció a Caro Quintero en 1982, en los años gloriosos del llamado Cártel de Guadalajara, conformado entonces por políticos y empresarios jaliscienses. Dijo entonces que no ignoraba que Caro Quintero se dedicaba a la siembra de marihuana y que también traficaba con cocaína hacia Estados Unidos. Y pese a ello, aceptó que le vendió treinta y seis vehículos y una avioneta que se usaron para el trasiego de sustancias ilícitas.

Lo que está claro en el testimonio de Cordero Staufer es que operó abiertamente para Caro Quintero y las ganancias producto de negocios ilegales se invirtieron en empresas legales.

No es todo: Otro de los socios de Juan José Frangie –Rafael Riebeling Cordero –también ha atraído los reflectores por estar relacionado con la empresa “Merendero Las Cañadas S.A de C.V.”. Hilda Riebeling Cordero, su hermana, fue señalada por la DEA y la OFAC (USA) por su presunta vinculación en un esquema de presunto lavado de dinero con empresas relacionadas con Rafael Caro Quintero y el Cártel de Sinaloa. A los reportes de la DEA se suman datos y evidencias que hicieron públicos los periódicos Vanguardia y Excélsior, respectivamente.

No obstante este negro historial –la sociedad jalisciense y principalmente los habitantes del municipio de Zapopan exigen una investigación exhaustiva –el Alcalde de ese municipio, Juan José Frangie ahora busca reelegirse como Presidente Municipal.

Lo más grave, es que todo indica que no ha dejado atrás sus andanzas ni sus negocios sucios, pues resulta que ha violado la ley al ocultar información a la Secretaría de la Función Pública omitiendo información sobre su patrimonio: Casas, empresas, sociedades han sido omitidas por el empresario y ahora político de Movimiento Ciudadano. Se afirma que al menos el 60 por ciento de su patrimonio no ha sido declarado, por lo que Frangie –otra vez –viola la ley abiertamente.

En su declaración patrimonial, por ejemplo, no están reportadas trece empresas de su propiedad.

Dichas compañías son las siguientes:

–Oj Brand Group , S. A. de C.V. De acuerdo con el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, dicha empresa está cerrada.

–Estrategias Empresariales de Marca, S.A de C.V

–Grupo Darmar, S.A. de C.V. Según datos consultados, dicha compañía actualmente está en proceso de liquidación

–Indual, S.A de C.V. De acuerdo con el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, actualmente está cerrada.

–Sandy s Restaurantes

–Grupo Frangie S.A. de C.V. (Director General, sin registro a su nombre)

–Chivas de Corazón, S.A de C.V. 

–Cookmaker S.A de C.V. 

–Merendero de las Cañadas, S.A. de C.V. 

–Restaurante de las Sombrillas (dentro de alimentos Fraga)

–Nelson Bar S.A de C.V 

–Foodlink, S.A de C.V. 

–Rufrasa, S.A. de C.V.

Juan José Frangie también ha incurrido en la práctica del nepotismo. En el Ayuntamiento de Zapopan ha enquistado a socios y familiares suyos, es decir, la comuna municipal opera como una empresa familiar.

Por ejemplo, en la Consejería Jurídica adjunta y en la presidencia de la Comisión de Honor y Justicia puso a Iker Frangie Martínez Gallardo. Este personaje está relacionado con la empresa Oj Brand Group , S.A. de C.V.

Otra pieza de su equipo empresarial es Claudia Elvira Valencia Rivera, quien ocupa el cargo de jefe de la Unidad Departamental D. Ella está relacionada con las operaciones de las empresas Sandy s Restaurantes, Cookmaker, S.A de C.V. y Grupo Frangie , S.A de C.V.

Otro de sus empleados en el Ayuntamiento de Zapopan responde al nombre de Guillermo Carabez Torres. Fue director de aseo público de agosto de 2017 a marzo de 2018 y está ligado a la empresa Grupo Darmar, S.A de C.V. 

De igual forma está el empresario Agustín Marín Rea, vinculado a las empresas Estrategias Empresariales de Marca S.A. de C.V., Sandy s Restaurante, Grupo Frangie y Cookmaker, S.A de C.V.. A la lista se suma María Olimpia Cabral Rodríguez, quien funge como directora comercial del Club Guadalajara . Ella está relacionada con la empresa Oj Brand Group S.A. de C.V. 

En el grupo se incluye, además, a Carlos Alberto Ysasi Martínez, director administrativo del club Guadalajara, quien está ligado a la compañía de Frangie conocida como Estrategias Empresariales de Marca, S.A. de C.V. 

No obstante sus presuntos nexos con el narcotráfico, lavado de dinero, tráfico de influencias, omisión de información en su declaración 3 de 3 y actos de corrupción, Juan José Frangie busca la reelección por el municipio de Zapopan con la venia del gobernador Enrique Alfaro y el arropamiento de Movimiento Ciudadano, un partido que al menos en Jalisco opera como una franquicia criminal.

Así las cosas en Jalisco.

Ricardo Ravelo
Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video