La Corte Suprema de Estados Unidos cerró el martes el recurso judicial para los padres de un adolescente mexicano muerto a tiros en la frontera a manos de un agente estadounidense.

El Juez Samuel Alito escribió en la sentencia que el caso es trágico, pero la seguridad en la frontera y las relaciones internacionales fueron la causa del fallo contra los padres de Sergio.

Washington/Ciudad de México, 25 de febrero (SinEmbargo/AP).– La Corte Suprema de Estados Unidos determinó este martes que los agentes de la Patrulla Fronteriza pueden disparar desde su territorio hacia México.

“La Corte Suprema dictaminó que los agentes de la Patrulla Fronteriza pueden disparar desde los EE. UU. a México y matar a las personas con impunidad”, reportó Keegan Hamilton, periodista de Vice News, a través de su cuenta de Twitter.

Lo anterior se dio luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos cerrara hoy el recurso judicial para los padres de un adolescente mexicano muerto a tiros en la frontera a manos de un agente estadounidense.

Los cinco jueces conservadores fallaron que los padres no pueden demandar al agente de la Patrulla Fronteriza Jesús Mesa Jr., quien mató en 2010 a su hijo de 15 años, Sergio Adrián Hernández Guereca, quien estaba desarmado.

“La Corte Suprema dictaminó que cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza disparan y matan a personas en el lado mexicano de la frontera con Estados Unidos, las familias de las víctimas no tienen derecho a demandar al agente por daños y perjuicios”, confirmó la periodista Morgan Baskin, también de Vice News, en su red social.

El Juez Samuel Alito escribió en la sentencia que el caso es trágico, pero la seguridad en la frontera y las relaciones internacionales fueron la causa del fallo contra los padres de Sergio.

“Ya que regular la conducta de los agentes en la frontera incuestionablemente tiene implicaciones de seguridad nacional, el riesgo de socavar la seguridad fronteriza ofrece motivos para dudar” sobre si permitir a los padres demandar en tribunales estadounidenses, escribió Alito.

La Jueza Ruth Bader Ginsburg, en nombre de los cuatro jueces liberales que votaron contra el fallo, dijo que la demanda de los padres no pone en peligro la seguridad en la frontera ni la política exterior de Estados Unidos.

El fallo del martes sin duda también pondrá fin a una demanda presentada por los padres del adolescente muerto en Nogales, México, por balas disparadas desde el otro lado de la frontera por un agente estadounidense. Ese caso está en suspenso.

El caso puso a prueba una decisión de hace medio siglo de la Corte Suprema de Estados Unidos que permite que personas demanden a agentes federales por violaciones constitucionales. A lo largo de los años, las cortes han complicado que se presenten denuncias, conocidas como acciones Bivens por el nombre del caso del tribunal superior.

“Es demasiado evidente que para rectificar perjuicios como los sufridos aquí, es Bivens o nada. Me niego a la conclusión de que ‘nada’ es la respuesta requerida en este caso”, escribió Ginsburg.

El Juez Clarence Thomas, quien fue parte de la mayoría del tribunal, dijo que él se desharía de todas las demandas Bivens. El juez Neil Gorsuch compartió la opinión separada de Thomas.

Familiares dan el 10 de junio de 2010, en Ciudad Juárez (México), el último adiós a Sergio Adrián Hernández Güereca, de 14 años de edad, quien murió el pasado 7 de junio en el lado mexicano de la frontera con Estados Unidos, tras los disparos de un agente estadounidense. Foto: EFE/Ignacio Ruiz/Archivo

Familiares dan el 10 de junio de 2010, en Ciudad Juárez (México), el último adiós a Sergio Adrián Hernández Güereca, de 14 años de edad, quien murió el pasado 7 de junio en el lado mexicano de la frontera con Estados Unidos, tras los disparos de un agente estadounidense. Foto: EFE/Ignacio Ruiz/Archivo

Alito señaló que el Departamento de Justicia y los padres estaban en desacuerdo sobre la secuencia de eventos que llevaron a la muerte de Sergio. Pero no hay duda de que Mesa estaba parado en el lado estadounidense de la frontera cuando disparó hacia México y lo mató con un balazo en el rostro.

La familia dijo que Sergio jugaba con sus amigos una tarde de junio a correr a través de un conducto hacia el otro lado de la frontera, tocarla y regresar. Mesa se acercó en bicicleta, detuvo a un amigo de Sergio y luego disparó hacia México.

El Departamento de Justicia dijo que Mesa intentaba detener a “traficantes que intentaban cruzar ilegalmente la frontera” y disparó su arma cuando fue atacado con piedras. Mesa dijo que Sergio fue uno de los que lanzó piedras, según documentos oficiales. Videos del incidente parecen cuestionar ese punto.

Funcionarios estadounidenses decidieron no enjuiciar a Mesa y el Gobierno del presidente Barack Obama rechazó una petición para extraditarlo y que fuera imputado en México. Cuando los padres del niño intentaron demandar a Mesa, jueces federales rechazaron sus denuncias.

La Patrulla Fronteriza cambió radicalmente el uso de sus políticas de fuerza después del incidente y luego de varias denuncias de uso excesivo de la fuerza. Hubo 15 instancias en que policías y agentes utilizaron armas de fuego durante el año fiscal 2018, comparado con el récord de 55 casos reportados en el año fiscal 2012.

Mesa disparó su arma hacia México y abatió a Sergio, quien jugaba con sus amigos una tarde de junio. El juego consistía en tocar la frontera y regresar. Mesa se acercó en bicicleta, apresó a un amigo de Sergio y luego disparó hacia México. El balazo alcanzó a Sergio en la cara y lo mató.

-Con información de Mark Sherman, de AP