Dos personas pueden estar una a lado de la otra o a miles de kilómetros a parte; pueden ser mejores amigos o completos extraños; pueden necesitar transferir 10 o 10 mil (o mucho más). Usando bitcoin pueden hacerlo instantáneamente y anónimamente (o al menos con un pseudónimo) con casi cero posibilidades de ser objeto de regulación o impuestos. Esta moneda digital, afirman portales especializados, puede ser una alternativa para el envío de dinero de Estados Unidos a México ante la propuesta del precandidato republicano Donald Trump de bloquear las remesas.

Ciudad de México, 25 de abril (SinEmbargo).– Si Donald Trump obtiene la presidencia de Estados Unidos y, como ha advertido, bloquea las remesas enviadas a México, los inmigrantes buscarán una nueva manera de enviar dinero a casa. Bitcoin, una moneda completamente digital y legal, puede ser una atractiva opción, coinciden portales especializados.

De acuerdo con un memorando del precandidato republicano, citado hace una semana por The Washington Post, el magnate neoyorkino planea modificar una cláusula de la ley antiterrorista llamada “Ley Patriota” para detener las remesas a México y con esos millones de dólares pagar el muro transfronterizo. En 2015 ingresaron 24 mil 771 millones de dólares al país por concepto de remesa, más que por ingresos petroleros (23 mil 432 millones de dólares).

Trump, dice, retiraría la amenaza si México efectuara un pago único de entre 5 mil a 10 mil millones de dólares para financiar el muro.

“Él [Trump] falló en demostrar su entendimiento en el comercio sin fronteras de Internet”, afirma Crypto Coins News. “Estas herramientas de bitcoin están más allá de las autoridades estadounidenses”, dice el Finance Magnantes. La imposibilidad de éxito del proyecto del multimillonario radica en los avances de la tecnología, agrega The American Spectator.

Para Marco Streng, directivo de Genesis Mining, la solución es bitcoin porque esta moneda no puede ser detenida “por Trump, ni por [Vladimir] Putin, ni por nadie”.

De acuerdo con Crypto Coins News, ya hay cajeros automáticos de bitcoin en Estados Unidos y México. En Tijuana, hay dos cajeros de Bitcoin42; en la Ciudad de México existen dos máquinas en línea y Fantastico Comics ofrece bitcoin como una forma de pago; además, en Puebla hay el reporte de una Lamassu Bitcoin en el Coffe York.

“Mientras bitcoin ha enfrentado barreras para crecer en Baja California, la propuesta de Trump podría hacerla una opción atractiva para los que envían [las remesas]”, expone el texto.

En Baja California la expansión de esta moneda digital ha sido lenta. “Muchas personas no saben qué es bitcoin. Quienes han escuchado algo sobre bitcoin ha sido negativo”, explicó a Crypto Coins News Victor G. Muñoz, consultor de bitcoin en el estado fronterizo.

Finance Magnantes agrega que estas nuevas herramientas van más allá de la capacidad de las autoridades estadounidenses para detenerlas y esto podría desencadenar la explosión en su uso, estima.

“Considerando las grandes sumas de dinero involucradas en el comercio transfronterizo entre Estados Unidos y México, este evento podría ser uno de los mayores impulsores de todos los tiempos en las nuevas formas de servicios de remesas”, asegura.

The American Spectator dice que los avances de la tecnología frenan la intención de Trump. El diario expone dos vías para enviar dinero a México: las tarjetas de Walmart y bitcoin.

“Walmart es omnipresente en México. Un mexicano en Estados Unidos podría fácilmente comprar una MoneyCard prepagada o recargable de Walmart y enviarla a su familia, agregándole fondos de forma anónima –o por medio de un residente legal o un amigo estadounidense–. Claro, hay una comisión del 3 por ciento al utilizar la tarjeta en el extranjero, pero es un pequeño precio a comparación de no recibir el apoyo de su familia”, explica el texto.

Pero la plataforma que quizás eventualmente dominará el mercado de este tipo de transacciones –incluso sin la presencia del plan del precandidato republicano– es bitcoin.

“Dos personas pueden estar una a lado de la otra o a miles de kilómetros a parte; pueden ser mejores amigos o completos extraños, pueden necesitar transferir 10 o 10 mil (o mucho más). Usando bitcoin ellos pueden hacerlo instantáneamente y anónimamente (o al menos con un pseudónimo) con casi cero posibilidades de ser objeto de regulación o impuestos. Aunque los proveedores de servicios para indocumentados en Estados Unidos cobran una módica tarifa”, detalla el texto de The American Spectator.

Los costos y las barreras de entrada son bajas, y los gastos generales son casi cero… ¿qué más se puede pedir?

Bitcoin es una forma de pago virtual cuyo valor no descansa en una moneda física emitida por una autoridad y para su uso no se requiere número de cuenta bancaria, ni tarjeta de crédito.

Sus críticos sostienen que por la falta de control, el uso de bitcoin es poco seguro y abre la posibilidad de blanquear dinero relacionado con el terrorismo o el narcotráfico. Frente a ellos, los usuarios de bitcoin destacan su carácter descentralizado, no dependiente de las autoridades y democrático.

La moneda está desarrollada colectivamente a través de una plataforma de código abierto y sin el control de ningún organismo regulador o de intermediarios.

EL PLAN DE TRUMP ES “POCO PRÁCTICO”

Las implicaciones de poner fin a las remesas que envían los inmigrantes a México “serían enormes”, dijo el Presidente Barack Obama en una comparecencia ante la prensa desde la Casa Blanca el mismo día de la revelación del Washington Post.

Además sugirió que sería poco práctico. “La idea de que vamos a rastrear cada pequeña cantidad de dinero que se envía a México a través de [la empresa de envío de transferencias y remesas] Western Union… ¿saben qué? buena suerte con eso”.

De hecho, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de Estados Unidos planteó en un informe de enero la dificultad de realizar un seguimiento de la cantidad de dinero que los inmigrantes ilegales mexicanos envían frente a aquellos que trabajan legalmente en EU.

Tanto el Presidente Enrique Peña Nieto como sus predecesores, Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada, han dicho que México no pagará por el muro.

Por su parte, el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, consideró “lamentable” la propuesta del precandidato republicano de confiscar remesas a México o imponer aranceles a algunas importaciones mexicanas.

Desde un evento en Nueva York, Videgaray reiteró que no se presenta “ningún escenario” en el que México vaya a pagar un muro entre los dos países como el propuesto por el magnate.

El funcionario expuso el hecho de que los migrantes mexicanos que regresan desde Estados Unidos son más de los que viajan hacia el norte y agregó que hay seis millones de empleos en Estados Unidos “que dependen de las exportaciones a México”.

El martes el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens Carstens, declaró a la prensa que las remesas son propiedad de la gente que las hace y tienen todo derecho de poder transmitir internacionalmente; “sería una violación importante a los derechos de propiedad de nuestros connacionales en el extranjero y sería completamente indebida esa medida”.