Las abejas son fundamentales para lograr la reproducción de las plantas, además, producen miel a partir del néctar que extraen de las flores. Pero su vuelo podría detenerse para siempre si no se pone freno a sus principales amenazas: calentamiento global, desplazamiento por especies introducidas, pérdida de hábitat ocasionada por la deforestación y uso de pesticidas, principalmente en la agricultura industrial.

Es importante recordar que más de 70 por ciento de las especies vegetales cultivadas en todo el planeta y 75 por ciento de la vegetación mundial son polinizadas precisamente por estos pequeños insectos voladores, de acuerdo con datos de la Conabio.

Ciudad de México, 25 de agosto (SinEmbargo).- Unas 15 millones de abejas han muerto en las últimas dos semanas en apiarios del ejido La Candelaria, en el corazón de la zona maya de Quintana Roo, al parecer por la fumigación en un plantío de chile habanero cercano.

Los apicultores de la región han contabilizado 365 colmenas afectadas en 18 apiarios, los cuales se encuentran en un radio de hasta cinco kilómetros del plantío de chile. Las afectaciones aún no han sido cuantificadas en su totalidad, porque las abejas siguen muriendo en invernaderos más alejados.

Wilson Ayala Mex, uno de los apicultores afectados, explicó a Efe que las pérdidas económicas para los apicultores no serán fáciles de cubrir, por lo que su única alternativa es que les concedan la reparación del daño por parte del dueño del chilar.

El problema es complejo porque aun cuando logren recuperar la infraestructura, las colonias de la especie de abeja mielera tardará en reponerse.

“Estamos hablando de 15 millones de abejas en promedio, porque cada colmena alberga de 20 mil, dependiendo, 25 mil, 30 mil, hasta 50 mil abejas en una colmena cuando ya tiene un nivel de tres”, detalla.

Los apicultores se enfrentan a la pérdida de la temporada de cosecha y a la de todas sus instalaciones, pues al estar contaminadas es casi un hecho que tendrán que incinerar las colmenas para evitar que se propague la contaminación con el insecticida.

Las abejas de la Península de Yucatán han sido de las más afectadas por la deforestación y el uso de pesticidas. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

LA CRISIS DE LAS ABEJAS EN MÉXICO

En México, las abejas viven bajo amenaza a pesar del papel tan importante que desempeñan en los ecosistemas: polinizar y con ello asegurar la alimentación de los humanos, además de cubrir otras necesidades como el vestido.

Alrededor del 73 por ciento de las especies vegetales cultivadas en todo el planeta y más del 75 por ciento de la vegetación mundial son polinizadas precisamente por estos insectos voladores, de acuerdo con el documento “La crisis de los polinizadores”, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

¿Imagina usted un México sin un plato de frijoles, un taco de salsa, un buen café o una taza de chocolate? Pues esos alimentos y bebidas llegan a su mesa –entre otras cosas– gracias a las abejas y otros polinizadores. Pero el cambio climático, la contaminación del aire, el uso de pesticidas y neonicotinoides, así como la sustitución del hábitat y flores que las abejas polinizan por campos de monocultivo, son las causas por las que las colmenas se están acabando.

Entre los cultivos más importantes del país que son posibles gracias a la polinización destacan frijol, chile, tomate,  jitomate, calabacitas, ciruelas, mangos, manzanas, café, cacao, vainilla, almendro, alfalfa y más.

Las abejas son fundamentales para lograr la reproducción de las plantas, además, producen miel a partir del néctar que extraen de las flores. Pero su vuelo podría detenerse para siempre si no se pone freno a sus principales amenazas: calentamiento global, desplazamiento por especies introducidas, pérdida de hábitat ocasionada por la deforestación y uso de pesticidas, principalmente en la agricultura industrial.

Las abejas son fundamentales para lograr la reproducción de las plantas. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

El informe “El riesgo medioambiental de los insecticidas neonicotinoides” presentado por Greenpeace el año pasado reveló que “la agricultura industrial amenaza el futuro de los mismos insectos polinizadores de los que depende ya que fomenta la pérdida de biodiversidad, destruye los hábitats donde estos se alimentan y necesita de sustancias químicas tóxicas para controlar las malas hierbas y las plagas”.

La organización internacional, además, dio a conocer datos preocupantes de la situación a nivel mundial: la población de abejorros silvestres ha experimentado una disminución drástica e incluso algunas especies ya se han extinguido a nivel regional o global.

“Este descenso es sintomático de un sistema agrícola industrial fallido”, critica.

En el mismo sentido, en marzo del año pasado, el Centro para la Diversidad Biológica (CDB) informó que más del 40 por ciento de los insectos polinizadores están sumamente amenazados a nivel mundial, incluidas muchas de las abejas nativas que son fundamentales para la polinización de cultivos y flores silvestres en los Estados Unidos.

El año pasado, Enrique Estrada, líder de Federación Mexicana de Apicultores AC, dijo a SinEmbargo que en México, sólo en el periodo de 2015 y 2016, más de 100 mil colmenas –cada una de ellas con 40 mil abejas– colapsaron.

En el periodo de un año, alrededor de 4 mil millones de abejas murieron en el país. Los estados donde se dio el mayor declive fueron Jalisco, Durango, Coahuila, San Luis Potosí, Zacatecas y Chihuahua, además de zonas de la Península de Yucatán –integrada por Yucatán, Quintana Roo y Campeche–, donde, por si fuera poco, hubo un problema de sequía que acentuó la problemática.

Las abejas de la Península de Yucatán han sido de las más afectadas por la deforestación y el uso de pesticidas. Desde hace años, mayas de la región han advertido que los pesticidas matan “fulminantemente” a las abejas que ha provocado una disminución considerable de sus colonias y ha afectado la producción de miel.

Apenas hace un par de días, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible– Península de Yucatán (CCMSS-PY) denunció la muerte de más de 300 colmenas de abejas, pertenecientes a 18 apicultores del Ejido Candelaria, situado en el municipio de José María Morelos, en Quintana Roo. Los insectos cayeron muertos luego de que un empresario aplicara un químico altamente tóxico para fumigar su terreno y dar paso a la siembra de chile habanero.

Día Nacional de las Abejas

Las abejas de la Península de Yucatán han sido de las más afectadas por la deforestación y el uso de pesticidas. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

***

En la capital mexicana, existen esfuerzos por evitar la extinción de las abejas, por despertar conciencia sobre cuán significativa resulta su existencia y por promover su cuidado:

Abeja Negra: es una empresa y colectivo en el que trabajan por la preservación de los pequeños insectos a través del rescate y aprovechamiento sustentable de enjambres. Cuentan con empresas aliadas en el ramo de la apicultura que se dedican al cuidado, preservación y mantenimiento del medio ambiente; además del aprovechamiento y transformación de recursos.

De acuerdo con un reportaje de La Opinión, la compañía fundada por la veterinaria Adriana Véliz y la administradora Fernanda Molina, desmantela el panal, saca la miel, ingresa a las abejas en una colmena de madera, las domestica para que permanezcan allí y finalmente las da en adopción a uno de los apicultores con quienes tienen convenios en campos de Texcoco, Estado de México; Puebla y Morelos.

Apicultura Mx: es un proyecto dedicado a impartir cursos y talleres en una reserva ecológica de la gran urbe. En ellos se habla sobre su organización social y la importancia que tienen para la humanidad. Además, los participantes visitan colmenas, extraen miel y fabrican productos utilizando como insumo el dulce fluido.

En Xochimilco, Lauro Rivera cultiva plantas y se dedica a la apicultura. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

Xochimilco: en la delegación ubicada al sureste de la capital mexicana, por tradición familiar don Lauro Rivera cultiva plantas y se dedica a la apicultura. Cuida de 12 colmenas y se ocupa de la producción de miel orgánica en su chinampa bautizada como “Pequeño Paraíso” en la Laguna del Toro.

-Con información de Efe