Un dato: en nueve años, la tasa de feminicidios en Ecatepec, el municipio más poblado de México y de origen del Gobernador del Estado de México Eruviel Ávila Villegas, se disparó 140 por ciento. Desde hace varios años, organizaciones sociales han denunciado la problemática del feminicidio y cómo ésta ha permanecido desatendida e ignorada por las autoridades desde lo más básico: su incidencia y prevalencia. La revisión de los números en Ecatepec –realizada con apoyo de especialistas en estadísticas– llevan a una conclusión: en el Estado de México, hasta a las muertas se les miente.

Protesta pública del 7 de agosto en Ecatepec, Estado de México, por las mujeres asesinadas y desaparecidas. Foto: Cuartoscuro

Protesta pública del 7 de agosto en Ecatepec, Estado de México, por las mujeres asesinadas y desaparecidas. Foto: Cuartoscuro

 

Ciudad de México, 25 de diciembre (SinEmbargo).- Ciento diez mujeres murieron asesinadas en el municipio de Ecatepec y durante 2013 y 2014, según se desprende de las cifras oficiales recientemente actualizadas por el INEGI [Instituto Nacional de Estadística y Geografía].

Y al menos a una mexiquense se le ha arrebatado la vida cada día desde que Eruviel Ávila Villegas es Gobernador del Estado de México.

Una vida cada 24 horas segada de la peor manera y que no merecieron una disculpa pública por parte del Gobernador Eruviel Ávila, a quien una jueza ordenó reconocer que la moratoria en la emisión de la alerta de género propició que las violaran y cortaran sus cuellos, que las descuartizaran y arrojaran sus restos a basureros y canales de aguas negras.

DEFUNCIONES POR HOMICIDIO

De acuerdo con los registros administrativos, se han reportado 17 mil 550 defunciones de mujeres por homicidios en el país entre 2005 a 2014.

Los estados en que ocurrieron la mayor parte de esos asesinatos fueron el Estado de México (con 16.1 por ciento de los casos), Chihuahua (10.8 por ciento), Guerrero (7.1 por ciento) y Distrito Federal (6.5 por ciento).

El Estado de México ocupa la primera posición y se ubica por encima de los niveles reportados por Chihuahua, la entidad que desde la década de los noventa atrajo la atención nacional e internacional no sólo por la crisis de violencia que se ha desarrollado en asociación con el narcotráfico en su territorio, sino por la comisión de feminicidios

Si bien es cierto que se puede argumentar que esto se le puede atribuir al factor poblacional, es imposible minimizar las 3 mil 211 defunciones de mujeres por homicidio ocurridas en el Estado de México durante estos nueve años: seis años del gobierno estatal de Enrique Peña Nieto y tres de su sucesor Eruviel Ávila Villegas, quien aspira a sucederlo también en la Presidencia de la República.

Bajo cualquier perspectiva este es un serio problema en el Estado de México, a continuación se presentan las tasas de defunciones de mujeres por homicidio registradas en 2013 y 2014 en las 32 entidades y a nivel nacional.

REC_ECA_01

En la gráfica anterior se aprecia que, a pesar de las reiteradas denuncias de la situación de las mujeres mexiquenses, el Estado de México es una las doce entidades federativas que superan la tasa nacional de defunciones de mujeres por homicidio durante 2013, tras posicionarse como la sexta entidad con mayor tasa pues esta fue 27 por ciento mayor que la reportada en todo el país.

REC_ECA_02

Al igual que lo que sucedió en 2013, el Estado de México se mantuvo dentro de los 11 estados que remontaron la tasa nacional durante 2014.

El estado del Presidente Peña se posicionó como la décima entidad con mayor tasa que fue de 4.3 defunciones de mujeres por homicidios y no es la primera vez que la tasa del Estado de México sobrepasa lo registrado en el ámbito nacional como lo demuestra la serie histórica de este indicador.

REC_ECA_03

Como se observa, el Estado de México ha registrado históricamente tasas de defunciones de mujeres por homicidios superiores a lo reportado en el ámbito nacional de 2000 a 2014, con excepción de 2010 y 2011, los peores años de la guerra contra las drogas.

El periodo anterior comprende también cinco de los seis años de gobierno de Arturo Montiel Rojas, quien también aspiró a la Presidencia de la República. Si la serie se extiende hasta 1990, alargado la perspectiva a las gubernaturas de César Camacho Quiroz y Emilio Chuayffet Chemor, se aprecia que durante menos en 11 años el Estado de México presumió la peor tasa nacional.

A partir de 2007 y hasta 2013 se aprecia una marcada tendencia al alza al grado que el Estado de México registra la mayor tasa durante el segundo año de gobierno de Eruviel Ávila, la cual fue de 5.6.

De acuerdo con criterios internacionales, se considera como alta una tasa feminicida que supere los tres eventos por cada 100 mil mujeres residentes de un lugar. La línea de la muerte de las mexiquenses nunca ha estado debajo de ese límite con excepción de 2007.

Durante la administración de Ávila, mientras que las defunciones de mujeres por homicidios disminuyen ligeramente en el país, en el Estado de México continúan al alza. La situación cambia un poco durante 2014, cuando se aprecia una disminución, sin embargo, es necesario esperar los registros de 2015 para afirmar que la tendencia al alza en la entidad ha cedido.

Por lo pronto, dados los niveles de homicidios a mujeres que sufre el Estado de México, se puede afirmar que esta es una de las entidades federativas en las que este tipo de violencia representa un serio problema de seguridad ciudadana: cada mes han sido asesinadas 34 mujeres durante los primeros tres años de la administración de Eruviel Ávila, es decir, por lo menos diariamente una mujer ha sido víctima de homicidio doloso en el Estado de México de 2012 a 2014.

***

Organizaciones civiles manifestaron en agosto su rechazo a la violencia contra la mujer. Foto: Cuartoscuro

Organizaciones civiles manifestaron en agosto su rechazo a la violencia contra la mujer. Foto: Cuartoscuro

La Alerta de Violencia de Género es un instrumento jurídico existente en las leyes mexicanas para prevenir el maltrato a las mujeres. Este año, por primera vez desde que existe, fue puesto en marca en el Estado de México a pesar de la demanda de organizaciones no gubernamentales de que se hiciera desde 2010.

El 28 de julio de 2015, el Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres acordó por unanimidad la procedencia de la declaratoria de Alerta en 11 municipios del Estado de México conurbados a la capital: Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec de Morelos, Ixtapaluca, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco Solidaridad.

La alarma fue encendida cuatro años y medio después de que fue realizada la solicitud correspondiente, lo que de acuerdo a una jueza provocó la vulneración a derechos humanos que debería ser reparada.

El pasado 25 de noviembre, el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal emitió sentencia de amparo en reconocimiento a la problemática que enfrentan las mexiquenses.

En su sentencia, la jueza señaló el retraso como “injustificado” y lo nombró una violación grave de derechos fundamentales al haberse dejado por demasiado tiempo invisibilizadas las muertes de muchas mujeres, con el consiguiente truncamiento de su proyecto de vida, y el de su familia.

Apuntó que “al no emitir la Declaratoria de mérito las autoridades responsables no estaban comprometidas a garantizar la seguridad de las mujeres y al cese de la violencia en su contra” por lo que durante cuatro años y medio no se tomaron acciones contundentes para salvaguardar la vida e integridad de las mujeres en el estado de México.

Advirtió que las autoridades mexiquenses mostraron una clara resistencia a que se conozcan las cifras reales sobre el número de mujeres víctimas de homicidio en el estado de México, lo cual daña la credibilidad institucional y muestra intolerancia al escrutinio público.

Y determinó el cumplimiento “inmediato” de los siguientes puntos:

1. Emitir una disculpa pública por el retraso en la atención del tema de la declaratoria de alerta de género en el Estado de México.

2. Comprometerse por escrito a no volver a retrasar ni a minimizar el aumento en el índice de homicidios en contra de las mujeres. Es decir, el Estado mexicano se debe comprometer a no volver a justificar que se tratan de ataques políticos en contra del gobierno las solicitudes de Alerta de Género. En ese sentido, las autoridades competentes en la procuración de justicia, es decir, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, deberían:

• Contar con datos y estadísticas confiables que se harían públicos en su página electrónica para conocer los avances en la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia en contra de la mujer; asimismo, deberían dar seguimiento a los homicidios perpetrados contra las mujeres para determinar cuáles fueron feminicidios y realizar las estadísticas correspondientes y publicarlas.

• Realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad en la memoria de las mujeres asesinadas en el Estado de México y efectuar un compromiso con la sociedad en el sentido de hacer cumplir en todas y cada de sus partes la declaratoria de mérito.

Pero el Gobierno del Estado de México se resistió y la Secretaría de Gobernación intervino legalmente para descarrilar la sentencia judicial.

Para las mexiquenses asesinadas, ni el usted disculpe cabe.

***

¿Los homicidios de mujeres representan un problema de seguridad generalizado en el Estado de México o solo afecta determinados municipios?

En los registros administrativos —compuestos mediante actas de defunción certificadas por médico— publicados por el INEGI se observa que durante 2013, en 72 de los 125 municipios que conforman el Estado de México se tuvo conocimiento de la ocurrencia de homicidios de mujeres.

Esto da cuenta que se trata de un problema generalizado, sobre todo si consideramos que de las 465 defunciones de mujeres por homicidio no se cuenta con información específica sobre el municipio de ocurrencia de 62 casos, es decir, del 13 por ciento.

En la estadística correspondiente a 2014 se observa que en 75 de los 125 municipios mexiquenses al menos una mujer murió asesinada. Y de las 365 defunciones de mujeres por homicidio registradas durante ese año, no se cuenta con datos sobre el municipio de ocurrencia de 28 casos, es decir, del 7.7 por ciento.

En las siguientes tablas se presenta la distribución de los homicidios de mujeres en los municipios del Estado de México durante 2013 y 2014.

Con la finalidad de identificar a mayor detalle el comportamiento de este delito en el Estado de México, a continuación se analizarán los municipios que registraron por lo menos un homicidio de mujeres en 2013 y 2014. Se clasificaron las demarcaciones en dos grupos: 1) municipios con más de 100 mil mujeres [1], 2) municipios con menos de 100 mil mujeres [2].

Para el primero de los grupos se calcularon tasas por cada 100 mil mujeres, mientras que para el segundo se obtuvieron tasas por cada 10 mil mujeres con la intención de no sobredimensionar la problemática local con fines meramente ilustrativos y no comparativos.

REC_ECA_04

A partir de la comparativa de las tasas por cada 100 mil mujeres se puede apreciar que 11 municipios del Estado de México registraron niveles de homicidios de mujeres mayores que los reportados en el ámbito nacional durante 2013: Chalco, Tecámac, Atizapán de Zaragoza, Chimalhuacán, Valle de Chalco Solidaridad, Ecatepec de Morelos, Tlalnepantla de Baz, Nicolás Romero, Texcoco y Nezahualcóyotl.

Chalco, al oriente de la capital mexicana, presentó la mayor tasa por cada 100 mi mujeres, la cual fue 105 por ciento superior a la nacional, seguido por Tecámac cuya tasa fue 79 por ciento mayor que la reportada en el país en 2013.

Los criterios internacionales sostienen que tres o más homicidios por cada 100 mil mujeres significan una tasa alta de eventos y que seis o más deben ser entendidos como “muy alta”, caso de Ecatepec, municipio del que fue dos ocasiones Presidente Municipal el Gobernador Eruviel Ávila y al que representó, también en dos ocasiones, en el Congreso estatal.

REC_ECA_05

A diferencia de lo observado durante 2013, si se compara la tasa por cada 100 mil mujeres de los municipios que cuentan con más 100 mil mujeres, se aprecia que en nueve municipios se registraron niveles de homicidios de mujeres superiores a los reportados en el ámbito nacional durante 2014.

En ese año, Ecatepec de Morelos presentó la mayor tasa por cada 100 mil mujeres, misma que fue 59 por ciento superior a la nacional, seguido por Valle de Chalco Solidaridad cuya tasa fue 54 por ciento mayor que la reportada en el país durante 2014.

En comparación con 2013, las tasas de defunciones de mujeres por homicidio aumentaron en Ecatepec, Tultitlán, Metepec, Cuautitlán Izcalli, Toluca —capital del estado— y Coacalco.

Resalta el caso de Ecatepec, pues el municipio de Eruviel ya es el peor lugar para ser mujer en el Estado de México.

REC_ECA_06

Esta gráfica muestra cómo la tasa de homicidios de homicidios en Ecatepec se ha mantenido por encima de la tasa estatal desde el 2007 y ha mantenido una tendencia alcista partir del mismo año. Si se considera la tasa municipal de 2007, que ha sido la más baja registrada desde el 2005, y se compara con la reportada durante 2014, se puede afirmar el aumento de 140.93 por ciento de los homicidios de mujeres.

También se observa que contrario a lo que sucede con este indicador en el ámbito estatal de 2013 a 2014, la tasa de Ecatepec de Morelos presenta un ligero incremento.

REC_ECA_07

Los municipios con menos de 100 mil personas de sexo femenino que reportaron una o más defunciones de mujeres por homicidio por cada 10 mil mujeres durante 2013 fueron: Luvianos, Coatepec Harinas, Ayapango, Isidro Fabela —así nombrado en honor a uno de los fundadores del Grupo Atlacomulco—, Valle de Bravo —uno de los sitios en que se sitúan casas de descanso y proyectos turísticos de políticos mexiquenses—, Cocotitlán, Villa de Acambay de Ruíz Castañeda, Tlalmanalco, Timilpan, Amecameca, Zumpahuacán, Teotihuacán, Melchor Ocampo y Coyotepec.

REC_ECA_08

En la gráfica anterior se observa que de los municipios con menos de 100 mil personas de sexo femenino aquellos que reportaron una o más de una defunción de mujeres por homicidio por cada 10 mil mujeres durante 2014 fueron: Zumpahuacán, Luvianos, Valle de Bravo, Amatepec, Otumba, Morelos, Isidro Fabela, Temamatla, Cocotitlán, Almoloya del Río, Mexicaltzingo, Timilpan, Villa de Allende, Teotihuacán, Tepetlixpa, Tenancingo y Teoloyucan [3].

AVERIGUACIONES PREVIAS

Foto: Cuartoscuro

El homicidio doloso de mujeres es un problema importante en el Estado de México. Foto: Cuartoscuro

Los registros administrativos publicados por el INEGI evidencian que el homicidio doloso de mujeres representa un importante problema en el Estado de México, pese a que las autoridades locales tiendan a minimizarlo.

Debido a esta situación vale la pena identificar qué reporta la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) para mostrar el manejo de la información de seguridad acorde con los intereses de los funcionarios locales.

De acuerdo con la respuesta de la PGJEM a una solicitud de información pública, 250 mujeres fueron víctimas de homicidios dolosos y 397 de homicidios culposos de enero a diciembre de 2014.

Las estadísticas concernientes al número de mujeres víctimas de homicidio doloso es diferente la que publica la PGJEM con aquella que entregó la Secretaría de Salud estatal al INEGI.

Esto resulta importante pues evidencia que las autoridades de procuración de justicia mexiquenses borraron de un plumazo a por lo menos 115 mujeres víctimas de homicidio doloso como se aprecia en la gráfica anterior.

Si bien existe la posibilidad de que los casos faltantes se encuentren reportados en los sistemas de la PGJEM como feminicidios, tal como ha sido evidenciado por diversas organizaciones de la sociedad civil, las estadísticas de incidencia de este delito varían aparentemente en función del actor al que se le va a entregar la información o según convenga.

Un ejemplo de ello, es la disparidad existente entre las cifras proporcionadas a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y aquellas que han sido entregadas mediante solicitudes de información pública. *


[1] Se encuentra integrado por: Atizapán de Zaragoza, Chalco, Chimalhuacán, Coacalco de Berriozábal, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec de Morelos, Huixquilucan, Ixtapaluca, La Paz, Metepec, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Nicolás Romero, Tecámac, Texcoco, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco Solidaridad.

[2] Se encuentra integrado por: Villa de Acambay de Ruiz Castañeda, Acolman, Aculco, Almoloya de Juárez, Amecameca, Atenco, Atlacomulco, Ayapango, Calimaya, Coatepec Harinas, Cocotitlán, Coyotepec, Cuautitlán, Chapa de Mota, Chiautla, Chicoloapan, Huehuetoc, Isidro Fabela, Ixtlahuaca, Jiquipilco, Lerma, Melchor Ocampo, Nextlalpan, Ocoyoacac, Ocuilan, El Oro, San Felipe del Progreso, San Martín de las Pirámides, San Mateo Atenco, Tejupilco, Temascalcingo, Temoaya, Tenancingo, Tenango del Valle, Teotihuacán, Tepetlaoxtoc, Tepotzotlán, Tezoyuca, Tianguistenco, Timilpan, Tlalmanalco, Tultepec, Valle de Bravo, Villa de Allende, Villa del Carbón, Villa Guerrero, Villa Victoria, Xonacatlán, Zinacantepec, Zumpahuacán, Luvianos y San José del Rincón.

[3] Se calcularon las tasas por cada 10 mil mujeres de los municipios de Zumpahuacán, Isidro Fabela, Almoloya del Río, Cocotitlán, Temamatla, Mexicaltzingo y Timilpan aunque no alcancen una población de 10 mil personas de sexo femenino con fines ilustrativos y no comparativos de la incidencia de defunciones de mujeres por homicidios.