La IEA previó que la demanda petrolera haya disminuido en este periodo de pandemia. Además, el apoyo económico en EU bajó la compra prevista para las reservas de aquél país en 30 millones de barriles.

Ciudad de México, 26 de marzo (SinEmbargo).- El precio del barril de la mezcla mexicana de petróleo volvió a mínimos históricos en la penúltima sesión de la semana, cuando tras tres sesiones consecutivas con ganancias, las principales mezclas petroleras vieron descensos ante la expectativa de que las restricciones de vuelo, por la pandemia de COVID-19, hayan mermado la demanda del combustible a nivel internacional.

El barril mexicano cotizó en 14.67 dólares, lo que significó una pérdida de 12.9 por ciento respecto de su cierre anterior de 16.84 dólares. Hoy en México, la calificadoraStandard & Poor’s recortó la calificación de su deuda soberana a ‘BBB’, lo que significa una perspectiva negativa.

S&P Global Ratings previó un impacto sobre la economía nacional producto de los shocks del COVID-19 y de la caída en los precios internacionales del petróleo. Las afectaciones de la pandemia de coronavirus impactarán sobre México y su principal socio comercial, Estados Unidos.

El Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), Fatih Birol, expresó que la demanda mundial de petróleo está en “caída libre” pues mostró una caída de “unos 20 millones de barriles al día”. La caída en la demanda aumentó las presiones a la baja en el precio del hidrocarburo.

La caída, de acuerdo con Gabriela Siller, analista de Banco Base, se debió “sobre todo porque el mercado presentaba sobre oferta, incluso antes del bote del coronavirus. A esto se le añade la posibilidad de que el mercado sea inundado con petróleo tan pronto como el acuerdo entre la OPEP y sus aliados (OPEP+) finalice a inicios de abril”.

Arabia Saudita y Rusia continúan en una guerra de precios, luego de que a inicios del mes no pudieron llegar a un acuerdo para estabilizar el mercado petrolero.

Otro factor que presionó el precio fue la noticia de que el paquete de estímulo aprobado por el Senado estadounidense (por 2 billones de dólares) lo que inhibió la compra de 30 millones de barriles de petróleo para las reservas de seguridad nacional.

El precio del WTI cerró la sesión cotizando en 23.18 dólares por barril, una reducción en su precio de 5.35 por ciento, mientras que el precio del Brent disminuyó en 2.04 por ciento, en 26.83 dólares por barril.