Salvador Adame fue secuestrado por un comando de civiles el pasado mes de mayo en la población de Mújica, Michoacán. En conferencia de prensa el Procurador de Justicia del Estado, José Martín Godoy Castro, confirmó el hallazgo de los restos calcinados del comunicador. Adame, quien colaboraba para varios medios locales se convierte así en el octavo periodista asesinado en lo que va de este año. Fue un crítico de las arbitrariedades cometidas por autoridades municipales, estatales y federales. De 45 años, el periodista vivía con sus tres hijos y su esposa, Frida Urtiz, quienes no dejaron de buscarlo ni un solo día.

Ciudad de México, 26 de junio (SinEmbargo).- Los restos calcinados del periodista Salvador Adame fueron encontrados en el fondo de una barranca de la región de Tierra Caliente, en Michoacán, confirmó el Procurador de Justicia estatal, Martín Godoy Castro, en una rueda de prensa.

Adame, quien colaboraba para varios medios locales, se convierte así en el octavo periodista asesinado en lo que va de este año, había sido secuestrado por un grupo armado el 18 de mayo pasado en el municipio de Múgica.

De acuerdo con el Procurador de Michoacán, los trabajos de inteligencia y las diligencias en campo sobre la desaparición de Salvador arrojaron importantes resultados sobre el caso como el hallazgo de unos restos humanos, en estado de calcinación, que fueron localizados durante trabajos de campo y rastreo el pasado 14 de junio.

El lugar del hallazgo es conocido como “Barranca del Diablo”, sobre la carretera que conduce de Nueva Italia a Lombardía, pasando el puente de “El Marquez”, perteneciente al municipio de Gabriel Zamora.

Tras ser preservados por peritos especializados en la materia, los restos fueron trasladados a esta ciudad de Morelia para ser entregados a la Dirección General de Servicios Periciales y llevar a cabo los análisis genéticos correspondientes.

Después de realizar la toma y cotejo de muestras que marca la ley en estos procedimientos, por parte de especialistas de la Dirección de Genética, las pruebas de ADN permitieron comprobar que estos restos corresponden a quien en vida se llamó a Salvador Adame Pardo.

Sobre la detención de los presuntos asesinos del periodista, el Procurador de Michoacán, precisó que el pasado 21 de junio personal del Ejército Mexicano y Policía Michoacán, que integran la Base de Operaciones Mixtas, al realizar recorridos en la localidad Primero de Septiembre, perteneciente al municipio de Parácuaro, lograron la detención de dos importantes objetivos delincuenciales: Ignacio Rentería Andrade, alias “El Cecinizo”, y Daniel Rubio Ruiz, a quien apodan “El Cabezón” o “El Cabezas”.

“El Cabezas” contaba además con una orden de aprehensión en su contra por el delito de secuestro cometido en agravio de dos comerciantes del municipio de Lázaro Cárdenas en el año 2015, por lo que fue puesto a disposición de esta institución para el cumplimiento de dicho mandamiento judicial y el desahogo de diversas diligencias de ley.

Su entrevista arrojó datos relacionados a la privación de la libertad de Salvador Adame, como el hecho de que “El Cabezas” lo veía y se refería a él como su primo, debido a que vivieron juntos durante la infancia. Es decir, la madre de “El Cabezas” se hizo cargo de la crianza de Salvador Adame desde su niñez.

De acuerdo con la Procuraduría de Michoacán, el detenido señaló que, al enterarse de la desaparición comenzó a buscarlo y fue así que, a través de “El Cenizo”, contactó a un presunto cabecilla de una célula delincuencial que opera en la región de Tierra Caliente, con iniciales F.L.R., a quien apodan “El Chano Peña”.

De acuerdo a la entrevista realizada por esta autoridad, “El Chano Peña” fue quien ordenó privar de la libertad a Salvador Adame para después darle muerte y quemar el cuerpo.

El posible móvil del hecho, según esta declaración, fue por problemas de tipo personal entre la víctima y el mencionado “Chano Peña”, lo cual pudiera tener relación con mensajes identificados en el teléfono de Salvador Adame, donde recibe insultos y lo confrontan, mensajes que siguen siendo materia de investigación.

Salvador Adame se convirtió en un crítico de las arbitrariedades cometidas por autoridades municipales, estatales y federales. De 45 años, el periodista vivía con sus tres hijos y su esposa, Frida Urtiz, quienes no dejaron de buscarlo un solo día.

Adame fue privado ilegalmente de su libertad desde el pasado 18 de mayo por un grupo de hombres armados y desde entonces nadie supo nada de su paradero.

De acuerdo con su esposa, el periodista estaba en quiebra y tenía problemas por su crítica al Alcalde perredista de Múgica, Salvador Ruiz Ruiz.

“Mi esposo ha sido muy crítico de los gobiernos municipales, sus investigaciones siempre tenían que ver con asuntos públicos, pero nunca habíamos tenido problemas sino hasta ahora con el alcalde Salvador Ruiz”, aseguró Frida en entrevistas con distintos medios.

La desaparición de Adame causó indignación entre los periodistas de Michoacán, quienes exigieron a través de marchas y una denuncia penal ante la Procuraduría estatal la aparición con vida de su colega y castigo a los responsables.

Desde marzo de 2016 han sido asesinados ocho periodistas en México, sucesos que han provocado pronunciamientos en favor de la justicia y la libertad de expresión de organizaciones nacionales e internacionales y hasta de gobiernos como el de Alemania.