En una audiencia este martes, los abogados aseguraron que existen pruebas que demuestran que “El Chapo” pudo no haber sido el líder principal del cártel de Sinaloa en México, sino simplemente “un teniente” que recibió órdenes de otra persona.

Los fiscales reconocieron que a lo largo del tiempo, algunos informantes confidenciales afirmaban que “a pesar de su reputación, el Sr. Guzmán pudo no haber estado a cargo de su propia organización”.

Foto: Río Doce

Ciudad de México, 26 de junio (RíoDoce/SinEmbargo).- Joaquín el Chapo Guzmán “no se va a declarar culpable y no va a colaborar con las autoridades”, aseguró el abogado del capo, Eduardo Balarezo, al responder a reportes sobre una posible colaboración con el Gobierno de Estados Unidos.

Los abogados de Joaquín Guzmán Loera, han argumentado que sus derechos están en peligro (refiriendo el maltrato al que ha sido sometido durante su confinamiento), además, dicen, no tiene posibilidades de un juicio justo.

Además, la defensa del capo sinaloense demandó al juez que el proceso contra su cliente sea celebrado en la Corte Federal de Manhattan y no en la Corte de Brooklyn, en virtud de que su traslado sería mucho más simple, ya que sólo debería atravesar un túnel que va de la cárcel al tribunal para llegar diariamente a su juicio, precisó.

Cuando Guzmán Loera fue traído de México a Nueva York para ser juzgado, el año pasado, la Fiscalía insistió en que, hasta su arresto, era el traficante de drogas “más grande del mundo, un capo violento que fue responsable de miles de muertes”. 

Sin embargo, en una audiencia este martes, los abogados aseguraron que existen pruebas que demuestran que “El Chapo” pudo no haber sido el líder principal del cártel de Sinaloa en México, sino simplemente “un teniente” que recibió órdenes de otra persona. En una carta, los fiscales reconocieron que a lo largo del tiempo, algunos informantes confidenciales afirmaban que “a pesar de su reputación, el Sr. Guzmán pudo no haber estado a cargo de su propia organización”.

La agencia Apro detalló que los abogados del narcotraficante, encarcelado desde hace año y medio en Nueva York, quieren que la Fiscalía entregue la evidencia que está en su poder y que presuntamente demostraría que el acusado no era el jefe máximo del cártel de Sinaloa.

El Chapo enfrenta cargos por 17 delitos, incluido ser líder del cártel de Sinaloa durante 25 años y transportar al menos 200 mil kilos de cocaína a Estados Unidos. Si es hallado culpable podría ser condenado a cadena perpetua.

Su defensa considera que la evidencia de la Fiscalía estadounidense exculparía al narcotraficante del mayor cargo en su contra, antes del juicio que debe comenzar el próximo 5 de septiembre.

“Eso es fundamental para la defensa de él; sin eso no lo vamos a poder defender”, sostuvo ante periodistas Eduardo Balarezo al concluir la audiencia de este martes.

Por su parte, la fiscal del caso, Andrea Goldbarg, aseguró que no importa si el Chapo era un jefe de mediano rango o un jefe máximo del cártel.

Actualmente, cada vez que el capo debe ir a la corte, las autoridades cierran el puente de Brooklyn, instalan una caravana policial de unos 10 carros blindados y ambulancias y helicópteros. Por ello, la defensa ha solicitado que el proceso contra su cliente sea celebrado en la Corte Federal de Manhattan.

El juez Brian Cogan dijo que aún precisa tiempo para estudiar estas mociones y fijó la próxima audiencia para el 14 de agosto.

Desde que fue extraditado a Estados Unidos, el 19 de enero de 2017, sus abogados han protestado por su aislamiento casi extremo y aseguran que su salud se ha deteriorado.

En esta audiencia, pidieron que un psiquiatra pueda visitarlo para ajustar la dosis de su medicación. El juez estima que el proceso, que analizará unas 300 mil páginas de evidencia, durará unos cuatro meses.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RÍO DOCE VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.