El relato de Mia Khalifa se volvió tendencia en redes sociales. Miles piden justicia para la mujer, quien hace mucho tiempo decidió dejar la industria del cine para adultos y ha denunciado los abusos que ocurren en la misma.

Ciudad de México,26 de junio (SinEmbargo).– Mia Khalifa, empresaria libanesa-estadounidense, denunció que fue engañada para posar frente a un supuesto fotógrafo de la revista Vogue.

“Nunca he hablado de esto porque me hicieron sentir como si no pudiera contar mi historia sin ser ridiculizada por el público en general. Ahora me siento segura, y también siento la necesidad de descargar algunas cosas que me han perseguido desde mi breve período en la industria”, escribió Khalifa en redes sociales.

“El ejecutivo de Bang Bros, Jordan Sibbs, me dijo que el pariente de su novia estaba en la ciudad, un fotógrafo de la revista Vogue. Me dijo que tendría la oportunidad de aparecer en publicaciones convencionales y que realmente podría validarme si trabajara con este fotógrafo”, relató.

“Mis ojos se iluminaron, me sentí honrada y emocionada, pensé que tal vez esta terrible situación en la que estoy podría convertirse en algo positivo”, contó.

Mia Khalifa, quien trabajó para la industria del cine para adultos, dijo que supo que algo andaba mal en la sesión con el fotógrafo desde que no le arreglaron el cabello ni la maquillaron.

“Me llevaron al techo de un edificio SOLO con él. Me entregaron un hijab y dos réplicas de fusiles semiautomáticos. Siguiendo sus órdenes, me lo puse y posé para las fotos como él quería, mientras hacía correcciones físicas en mi cuerpo”, escribió en su cuenta de Twitter.

Luego de concluir las tomas, la mujer quiso volver al edificio, pero el sujeto le dijo que tenía otras ideas para seguirle tomando fotos.

“Me dijo que me quitara el hijab y la ropa interior y que posara contra una pared. Mi corazón comenzó a palpar”, dijo Mia.

“Era demasiado joven para darme cuenta en ese momento, pero estos hombres, todos ellos, colectivamente y conscientemente decidieron engañarme. Jordan Sibbs, el Photogralher, otros ejecutivos de Bang Bros, son cómplices. Y sé de hecho que son porque semanas después, esas fotos terminaron siendo utilizadas en el sitio web que BangBros creó bajo mi nombre, del cual era dueña del dominio antes de que, nuevamente, me engañaran para que les vendiera por un dólar”.

“Era un peón para ellos, nunca me vieron como un ser humano con un alma y un futuro. Me traficaron a manos de este hombre sin supervisión ni respeto por mi seguridad. No me pagaron por ese rodaje. No me informaron para qué se utilizaría. No tuve control”, denunció.

“Por lo que sé, este fotógrafo podría haber trabajado para Vogue. En cuyo caso, lástima de él por abusar de esas credenciales para fotografiar explícitamente a alguien claramente en medio de una crisis mientras el mundo ridiculizaba y observaba, y estos hombres sacaron provecho de ello”, señaló.

El relato de Mia Khalifa se volvió tendencia en redes sociales. Miles piden justicia para la mujer, quien hace mucho tiempo decidió dejar la industria del cine para adultos y ha denunciado los abusos que ocurren en la misma.