Este artefacto es útil para llegar a zonas de desastre, para toma de muestras en áreas de riesgo o rescate, y para auxiliar a helicópteros y aeronaves.

Ciudad de México, 27 de abril (SinEmbargo).- Académicos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de México (UNAM) recibieron el Primer Premio IMPI a la invención mexicana por el diseño, construcción y patentamiento de un brazo robótico volador.

Mediante un comunicado la institución dio a conocer que la creatividad de los inventores Julio Alberto Mendoza Mendoza y Víctor Javier González Villela, surgió en el 2014 y que la creación puede transformarse en un helicóptero o aeroplano para tener un vuelo más eficiente.

“Es como las extremidades del traje de Ironman, que se desensamblan y viajan de manera independiente”, expresaron.

El Premio IMPI reconoce la creatividad e iniciativa de los inventores. Foto: UNAM

Esta innovación es particularmente útil porque permite llegar a zonas de desastres que se encuentran en sitios de difícil acceso por la altura, a la toma de muestras de riesgo y rescate, pruebas para métodos de vuelo tridimensional, y plataformas de prueba de algoritmos computacionales y de inteligencia artificial.

El dispositivo incluye un sistema de alimentación similar al de un celular y también puede ser utilizado por medios acuáticos y aeroespaciales, además hay colaboraciones de 23 colegas del IPN, UAM, Cinvestav, UAEH, UPP y UANL.

Mendoza comentó que de esta tecnología surgen otras cinco derivadas que pueden ser útiles para reemplazar hélices o motores de una embarcación.

El Premio IMPI es un reconocimiento para los inventores de México, que consiste en otorgar un incentivo económico de 50 mil pesos.

Julio Alberto Mendoza Mendoza fue galardonado junto con Víctor Javier González Villela. Foto: UNAM