Julio César Chávez señaló que la inseguridad es un mal que no se reduce a Sinaloa, sino que es un padecimiento de todo el país y en este sentido aseguró que él mismo, en Tijuana, ha recibido amenazas de secuestro por un sujeto que estaba en prisión y salió libre. El Fiscal estatal, Juan José Ríos, dijo en una conferencia de prensa que dos sujetos entraron en la casa de Rafael Chávez en la ciudad de Culiacán, el domingo por la noche. Uno de los hombres estaba armado y exigió que los habitantes de la vivienda le entregaran dinero.

Ciudad de México, 27 de junio (SinEmbargo).– “Esto no va a quedar impune, se los juro”, dijo el legendario boxeador Julio César Chávez a medios locales sobre el homicidio de su hermano, el también púgil Rafael “El Borrego” Chávez, quien fue asesinado en un asalto en su casa de Culiacán, Sinaloa.

“Se han hecho pendejos. Yo voy a tener que actuar por mi propia…”, señaló. “Chingo mi madre. No va a quedar impune”.

Desde la noche del domingo, luego de que el hermano de Chávez muriera a causa de tres disparos de arma de fuego, se interpuesto la denuncia correspondiente.

“Lo único que sabemos es que eran tres muchachos, dos entraron y uno se quedó afuera. Le pedían el dinero. En ese momento mi hermano les dio lo que traían, mi hermano no traía más y le dieron los balazos”, dijo el ex campeón.

“No sabemos quiénes son, pero vamos a dar con ellos”, aseguró el boxeador y precisó: “Tenemos pistas. Está todo muy avanzado. Esto no va a quedar impune porque el Gobierno, desafortunadamente, se ha venido una inseguridad en Culiacán y en todas partes. Debemos unirnos todos los mexicanos para denunciar, para apoyarnos unos a los otros. Parece que no hay gobierno”, agregó.

“Estoy muy enojado. Yo recibí una amenaza, no de muerte pero sí de secuestro. Le he pedido a las autoridades de allá de Tijuana que me den apoyo y se han hecho pendejos. No se qué es lo que están esperando, la verdad. Me comunicaron del FBI, de Estados Unidos, que querían secuestrarme, que querían secuestrar a mi hija también. Y yo le informé al Gobierno de Baja California, al señor Vega [Francisco Vega de Lamadrid], al director de la policía. Todos se han hecho pendejos. Y las cosas pasan una sola vez en la vida. Yo creo que están esperando que me pase algo y ya para qué”.

El Gobierno del Estado de Baja California dijo en un comunicado que “actualmente no existe una denuncia o solicitud formal en ese sentido por parte de Chávez González ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, o cualquier otra autoridad de seguridad de la entidad”.

Coraje y dolor: Las contundentes palabras de Julio César Chávez sobre el asesinato de su hermano, Rafael Chávez, El Borrego

Posted by Periódico El Debate on Monday, June 26, 2017

“Es un secuestrador que estuvo en la cárcel y las autoridades lo dejaron libre. Ahora anda matando, robando, secuestrando gente. El FBI lo tiene bien identificado. Gracias a ellos me pudieron informar. Yo traigo seguridad por mi propia cuenta porque en Tijuana no me quisieron dar seguridad”, agregó en entrevista.

Recalcó que su hermano no se murió por padecer una enfermedad o un vicio, fue víctima de un delito y tiene que castigarse a los responsables.

“Yo tengo amigos de toda clase de personas, ustedes lo saben, siempre lo he dicho. Y ahora se sucita este acontecimiento que nos parte toda la madre. Mi hermano no se murió de las drogas, no se murió cuando andaba en su adicción […] y ahora, recuperado, ayudando a muchísima gente… y ahora un pinche pendejo quitarle la vida nomás porque sí”, indicó.

Señaló que él mismo hará lo necesario para dar con los tres homicidas de quienes dijo, se trata de personas drogadictas, cuando su hermano se dedicaba a ayudar a personas con problemas de alcohol y drogas.

“No he recibido ninguna llamada del Gobierno”, dijo cuando le preguntaron si se había comunicado el Gobierno con él. La entrevista fue el lunes.

“Se han hecho pendejos también, yo creo. No se lo que está pasando”, agregó.

El Fiscal general del estado de Sinaloa, Juan José Ríos, dijo en una conferencia de prensa que dos sujetos entraron en la casa de Rafael Chávez en la ciudad de Culiacán, el domingo por la noche. Uno de los hombres estaba armado y exigió que los habitantes de la vivienda le entregaran dinero.

Tras obtener una cantidad no especificada de efectivo, los ladrones exigieron más, explicó Ríos. Rafael Chávez se resistió, y fue asesinado a balazos.

Rafael Chávez, apodado el “Borrego” quiso dedicarse también al boxeo en su juventud y dejó después este deporte. En cambio, Julio César Chávez terminó considerado por muchos como el mejor púgil en la historia de México, tras conquistar cuatro títulos mundiales en tres categorías distintas durante una carrera que se extendió de 1980 a 2005.

Ríos informó también que el domingo por la noche, unos 10 sujetos armados secuestraron a un número indeterminado de personas que se hallaban dentro de un restaurante en Culiacán. Una de las víctimas fue liberada, informó el funcionario. El restaurante es popular entre políticos locales.

Los asesinatos se han incrementado de manera significativa en México durante el presente año. Tan sólo en los primeros cinco meses de 2017, se registraron 9.916 homicidios a nivel nacional, un alza de aproximadamente 30 por ciento respecto de los 7,638 asesinatos ocurridos durante el mismo periodo de 2016.

También el lunes, en el vecino estado de Sonora la policía incautó más de 5,550 municiones y 18 fusiles escondidos en la plataforma de un camión de carga.

La policía federal indicó que detuvieron al conductor y una inspección reveló un compartimiento oculto en la plataforma del vehículo.