Planeada como un mega mecanismo de datos abiertos, iba a convertirse en el corazón del Sistema Nacional Anticorrupción, cuya legislación fue promulgada por el Presidente Enrique Peña Nieto en julio pasado. Pero hasta ahora, no ha logrado nacer. Hoy se cumplen tres meses de que el INAI desactivó por inoperante la Plataforma Nacional de Transparencia. Desde entonces, no ha logrado formarse de nuevo para un alumbramiento exitoso. Hay imposibilidad de completar solicitudes de información, sus buscadores no llevan a nada o simplemente entra en parálisis. Fue instalada por Intellego, una empresa señalada en 2014 de participar en un supuesto soborno en Pemex. El INAI considera demandar a esta empresa si en el corto plazo no logra remendar las múltiples fallas técnicas que presenta el proyecto.

Ciudad de México, 27 de agosto (SinEmbargo).- El limbo. Ahí está el acceso a la información en México desde hace tres meses. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) se vio obligado a desactivar la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) el 27 de mayo pasado, menos de un mes después de ponerla en funcionamiento, debido a su inoperancia. Ese mismo día, el INAI aseguró que la herramienta estaría en funcionamiento de nuevo en tres meses. Hoy sábado expiró ese plazo. Pero 92 días y 19.6 millones de pesos después, la plataforma sigue tal cual: inservible.

La PNT está planeada para ser un mega mecanismo que reúna en un solo sitio el total de datos públicos del país. Se montó bajo la Ley General de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos, promulgada en 2015 por el Presidente Enrique Peña Nieto y con vigor desde mayo pasado. Con su potente interfaz que daría acceso a la información a millones de ciudadanos iba a convertirse en el corazón del Sistema Nacional Anticorrupción.

Óscar Guerra Ford, comisionado del INAI a cargo del proyecto, fue cuestionado por la fecha precisa en que la PNT operará, pero le fue imposible brindarla porque el Instituto se encuentra en el proceso de conciliación con Intellego, S.C., empresa que obtuvo el contrato para montar la primera parte de la interfaz.

Los meses pasaron y la PNT no logró funcionar. Ante la inoperancia, el INAI analiza la posibilidad de “interponer una demanda de incumplimiento parcial en contra de la firma. El comisionado Guerra Ford explicó: “Será en términos de las soluciones de lo que nos entregue. Si cumple el ciento por ciento, no habrá problema. Si no es el caso, es a lo que el contrato nos da el derecho”.

El comisionado abundó que aunque la garantía del contrato con Intellego ya terminó, el proceso de conciliación permite que ambas partes todavía trabajen para solucionar las fallas tecnológicas. En este punto, la empresa todavía debe entregar la última parte de esta solución y a partir de la evaluación que realicen al respecto las Áreas de Administración y Tecnología del INAI, podrán tomar una decisión.

Desde su inauguración hasta ahora, este medio digital ha intentado realizar solicitudes de información a través de la PNT. Ha hecho varios intentos. Uno de los obstáculos notados es que, en el caso de requerir ampliación de la información, la plataforma no permite ingresar datos como solía hacerse por medio de los sistemas Infomex.

SinEmbargo utilizó la línea de atención ciudadana del INAI para averiguar por qué y cuál podía ser la solución. La respuesta fue que la Plataforma presentaba problemas técnicos y como alternativa ofrecieron visitar la sede del Instituto para que los encargados del área de Tecnologías de la Información ingresaran la información adicional.

Guerra Ford sostuvo que es posible ingresar solicitudes de información y recibir respuesta a las mismas. Según el comisionado, aunque la plataforma no funciona por completo, los sistemas Infomex “están operando paralelamente para cualquier cuestión. El derecho a la información no se ha parado, al contrario”.

No obstante, lo sistemas Infomex también han presentado fallas. Los de Veracruz y  Quintana Roo fueron casos ejemplares porque durante las primeras semanas de agosto no permitían acceder o registrar solicitudes.

“Cuando un Infomex tiene problemas, tampoco es culpa nuestra. En Veracruz hubo un error, estaban de vacaciones y no se localizaba a la gente”, declaró al respecto el comisionado Óscar Guerra Ford.

 

¿QUIÉN MONTÓ LA FALLIDA PLATAFORMA?

Cuando recibió el contrato, la empresa a cargo de la plataforma tenía antecedentes de supuesta corrupción. Se llama Intellego S.C. y en 2014 fue señalada en una investigación de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) de participar como intermediaria de sobornos para que la empresa Hewlett Packard (HP) obtuviera un contrato de Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2008.

En 2015, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que la Sección de Fraude de su División Criminal y la fiscalía de California habían llegado a un Acuerdo de No Enjuiciamiento (NPA, por sus siglas en inglés) con HP. La negociación se basó en que la empresa pagara 34 millones de dólares para resolver el caso.

Este antecedente no pesó en el proceso de licitación pública que lanzó el INAI el 26 de agosto de 2015 para desarrollar la PNT. Un contrato de 9 millones 663 mil 240 pesos, con una vigencia del 9 de Septiembre al 31 de Diciembre de 2015, le fue otorgado a la asociación de Intellego S.C. y Dotted Cloud S.A., para la primera etapa de la plataforma.

Esa primera etapa consistió en poner los cimientos para que ocho mil sujetos obligados dispusieran sus datos ante particulares sin que, en algunos casos, mediara solicitud de información, como lo marca el Título Tercero de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LGTAIP).

Tampoco pesó que Dotted Cloud –la otra del binomio- sea una empresa con pocos datos abiertos. En su página oficial no está ni su historia, ni los nombres de su equipo directivo, ni sus desarrollos. Se preguntó a través de llamadas telefónicas quiénes estaban a cargo, pero no se obtuvo respuesta.

 

LAS CONSECUENCIAS PARA EL INAI

“La imagen del INAI quedó lastimada porque el instituto que debe garantizar la transparencia no pudo hacer un contrato de unos cuantos millones de pesos para garantizar su herramienta más importante”, dijo en entrevista Max Kaiser, director de Anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Kaiser acotó: “(Esta experiencia) tiene mucho que ver con la cultura de supervisión de los contratos que hay en México. El Gobierno debería tener una herramienta para evaluar el riesgo de contratar a las empresas”.

Aunque el objetivo de la PNT era integrar a los sistemas Infomex de todas las entidades del país para facilitar el acceso a la información, el INAI acepta que el error principal fue la interconexión con esos sistemas: “La empresa tuvo un error. El producto no pudo evitar estos errores de interconexión. Todo eso tuvo que haber sido previsto por la empresa”, dijo el comisionado Guerra Ford.

Kaiser, el investigador del IMCO, consideró que “en México tenemos la lista negra que incluye a aquellos contratistas que han sido inhabilitados por un proceso de sanción a proveedores, pero desde hace años necesitaríamos tener una lista del grado de cumplimiento de contratos de las distintas empresas”.

El costo total del desarrollo de las dos etapas de la PNT fue de 19.6 millones de pesos, monto que palidece ante, por ejemplo, el presupuesto asignado a obras públicas en todo el país en 2015: 738 mil millones de pesos . Pero se trata de una edificación cibernética que iba a ser el corazón del combate a la corrupción al volver más transparente la información de los política mexicana.

“Las reformas del SNA no han acabado, tenemos que meternos ahora a dos grandes campos: compras gubernamentales y obra pública, que son dos áreas que consumen mucho presupuesto”, dijo Max Kaiser.

Sobre el monto invertido en esta herramienta, el investigador del IMCO concluyó: “Este es un caso, pero al multiplicarlo por todos los (casos) similares en el aparato gubernamental, son miles de millones de pesos todos los años en corrupción o contratos que no se ejecutan adecuadamente”.