FOTOS y VIDEOS de cómo se vive el Carnaval de Brasil

28/02/2017 - 11:11 am

Mientras el Sambódromo celebra su última noche de fiesta, miles de personas apuran la recta final del carnaval en las calles al ritmo de los “blocos” (comparsas) que hoy convocaron multitudes en el centro de Río y en barrios de la zona sur.

Río de Janeiro, 27 de febrero (EFE).- El Sambódromo de Río de Janeiro inició hoy la última jornada de desfiles de carnaval con un programa que promete una reñida competencia entre las mejores escuelas de samba de mundo.

Abarrotado, con sus 72 mil 500 plazas cubiertas, el templo de la avenida de Sapucaí abrió la noche con la agrupación Uniao da Ilha (Unión de la Isla), la primera de las seis que desfilarán durante la madrugada, que rindió homenaje a Kitembo, la fuerza universal del tiempo, un dios compartido por todas las religiones.

Le seguirá Sao Clemente, con “Vergüenza para quien piense mal”, un montaje sobre el Rey Sol y sus inmensas riquezas, en una historia que parece muy apropiada a la realidad que vive Brasil, envuelta en escándalos diarios por corrupción.

No es la primera vez que Sao Clemente lleva un tema cotidiano a la pista de Sapucaí, en 1984, con “El diablo está suelto en el asfalto”, denunció la grave situación del tránsito, un año después criticó la crisis de la vivienda con “Quien se casa, casa quiere”, y en 1987 fue blanco de la polémica con un espectáculo en el que cargó contra la profesionalización de los “sambistas”.

Desfile del bloco “Simpatia é quase amor”. Foto: Especial

La tercera en salir será “Mocidade Independente”, con una evocación de “Las Mil y una Noches” centrada en Marrakesh que promete calentar aún más la temperatura en el Sambódromo.

El repertorio se completará con “Unidos da Tijuca”, una de las escuelas más antiguas de Río, fundada en 1931, que ha elegido un espectáculo sobre la “música del alma” que unirá a personajes tan dispares como el brasileño Pixinguinha y el estadounidense Louis Armstrong a través de baladas, pop y hasta rock and roll.

Ya bien entrada la madrugada, dos de las escuelas favoritas, Portela y Mangueira, se encargarán de despedir el carnaval 2017 en Sapucaí.

La primera, con el azul y el blanco en su bandera, recorrerá los grandes ríos del mundo y su cultura como fuentes de agua que purifican el cuerpo, ahogan la tristeza y renuevan las fuerzas.

Mangueira se encomendará a todos los santos para hacerse con el triunfo de esta edición del carnaval con un espectáculo en homenaje “al santo de casa y al santo del altar”.

integrante de la escuela de samba del Grupo Especial São Clemente. Foto: EFE

La organización confía en terminar con broche de oro la fiesta en el Sambódromo, deslucida en su estreno, en la noche del domingo, por un accidente que dejó 32 heridos, de los cuales ocho requirieron atención hospitalaria, entre ellos una mujer que se encuentra en estado crítico.

La Liga de Escuelas de Samba de Río de Janeiro, que organiza el Carnaval carioca en el Sambódromo, anunció hoy que adoptará nuevas medidas de seguridad para impedir incidentes como el de los últimos dos días.

“Manifestamos nuestra preocupación con los episodios ocurridos”, dice una nota divulgada por la Liga de Escuelas de Samba, en la que se subraya que “en los 33 años de existencia del Sambódromo, hubo muy pocos incidentes de esa naturaleza”, por lo que será investigado “en profundidad” lo ocurrido en esta edición.

El primer accidente de gravedad ocurrió la noche del domingo, en plena inauguración de los desfiles, cuando una enorme carroza de la escuela de Tuiuti se descontroló y acabó arrollando a una veintena de personas.

En la madrugada de hoy, una pasarela situada en lo alto de una de las carrozas de la escuela Unidos da Tijuca en la que había al menos una decena de personas se desplomó en medio del desfile y provocó otros doce heridos.

Tres de las personas lesionadas el domingo todavía permanecían hospitalizadas, en tanto que diez de los heridos registrados en la madrugada de hoy fueron hospitalizados, en su totalidad debido a golpes de diversa consideración.

La Liga de Escuelas de Samba anunció en su comunicado que en los próximos días reunirá a todos los responsables del Carnaval a fin de “realizar los ajustes que sean necesarios” para garantizar una plena seguridad y “mejorar el espectáculo” que cada año congrega a decenas de miles de personas en el Sambódromo.

Integrantes de la escuela de samba del Grupo Especial São Clemente. Foto: EFE

Mientras el Sambódromo celebra su última noche de fiesta, miles de personas apuran la recta final del carnaval en las calles al ritmo de los “blocos” (comparsas) que hoy convocaron multitudes en el centro de Río y en barrios de la zona sur.

También Sao Paulo vivió una jornada de fiesta en las calles y Olinda reunió a miles en su tradicional desfile de bonecos (muñecos gigantes) en el centro histórico en el que las estrellas fueron hoy Donald Trump, el futbolista brasileño Neymar y hasta el maestro Yoda, de la saga “Star Wars”.

Por las laderas de esta ciudad con cerca de quinientos años de historia, desfilaron 80 de estas figuras, que pesan alrededor de 20 kilogramos y miden hasta cuatro metros de altura, en compañía de una multitud que no paró de vibrar con los músicos y bailarines maracatu.

El intenso calor que arreció en la localidad no amilanó a turistas y olindenses, quienes pudieron disfrutar este lunes del ritmo sin parangón de más de 120 “blocos de rua” (comparsas), en contraste con las personas que cargaron los muñecos, que sintieron con más sufrimiento las altas temperaturas.

Foto: Twitter, @VisitBrasil

Entre los gigantes, personajes de todos los espectros de la vida política, cultural y social como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, o el juez federal Sergio Moro, que encabeza la investigación de la trama corrupta destapada desde hace tres años en el seno de la estatal brasileña Petrobras.

También emergieron entre el retumbar de las baterías y el sonido de las trompetas, legendarios cantantes como Freddie Mercury, líder de Queen, David Bowie, fallecido el año pasado, o James Brown, una de las 28 novedades de la edición de este año.

El contraste tan propio como único de los carnavales de Brasil se notó también en la variedad de estas figuras pues al lado de Chucky, el “muñeco diabólico”, estaban los integrantes de los Beatles y unos metros más adelante, la pintora mexicana Frida Kahlo.

Un Messi crecido tampoco faltó a la tradicional cita de esta ciudad, cuyo centro histórico fue declarado en 1982 Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la Unesco, quien además estuvo acompañado por su compañero en el Barcelona, el brasileño Neymar.

Integrantes de la escuela de samba del Grupo Especial Vai-Vai. Foto: EFE

El maestro Yoda y el temido villano Darth Vader, ambos personajes de la saga “Star Wars”, también compartieron hoy escena con un Supermán de tupé un poco más rústico al normal.

Los muñecos gigantes de Olinda son una herencia europea que tiene su origen en las procesiones del siglo XV, cuando estas efigies acompañaban los cortejos religiosos, un acto que Brasil adaptó y mezcló con sus propias raíces hasta el día de hoy.

El primero en salir a las calles de Olinda fue el “Homem da Meia-Noite” (Hombre de medianoche), que anima a los visitantes desde 1932 en esta gran fiesta con una enorme carga de ironía y crítica social.

Con un compás diferente, el grupo Sambadeiras, formado por alrededor de medio centenar de mujeres, quienes iban vestidas mayoritariamente de tonos blancos y lilas, también tuvieron su espacio hoy en Olinda como una forma para mostrar el empoderamiento femenino.

El nombre Sambadeiras es una fusión de términos entre samba y “ladeiras” (laderas) y su desfile se ha convertido en uno de los tradicionales de la localidad durante el carnaval, el cual comenzó oficialmente en todo Brasil el pasado viernes y se extenderá hasta la madrugada del miércoles.

Olinda, destacada por ser una de las urbes coloniales mejor preservadas de Brasil, es la tercera mayor ciudad de Pernambuco, tiene una población que ronda los 400 mil habitantes y está a menos de diez kilómetros de la capital regional, Recife.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video