Flores se suma a Alejandra Barrales, ex candidata a la Jefatura de la Ciudad de México, y a Juan Zepeda, actual Senador, como las más recientes bajas del PRD. El ex dirigente del “Sol Azteca” en la capital del país criticó la falta de autocrítica y la utilización del instituto político como plataforma para desarrollar proyectos personales.

Ciudad de México, 28 de agosto (SinEmbargo).- El ex presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Ciudad de México, Raúl Flores, renunció a su militancia en dicho instituto político.

A través de una extensa carta publicada en sus redes sociales, se dijo imposibilitado para renovar su militancia, debido a la carencia de propuestas y autocrítica que el actual proyecto del PRD mantiene.

En un aparente reclamo al grupo dirigido por Jesús Zambrano, y que es conocido como “Los Chuchos”, dijo que el PRD se está convirtiendo en una plataforma para “aquellos que han vivido, literalmente de ellos”, y han marginado a la ciudadanía y a la juventud de la vida política del país.

Recalcó que la nueva realidad política de México necesita de nuevas caras idas y formas que tomen el futuro “en sus manos, sin heredar los vicios ni la falta de responsabilidades”, en una alusión al proyecto Futuro 21.

Por otro lado, reconoció su incapacidad, junto con otros militantes, de “acabar con las inercias y vicios internos”. Como ejemplo señaló la eliminación del debate interno, la creación de tribus, la integración de familiares o personal incondicional en puestos de Gobierno, el abandono de la formación política y la alimentación de fuerzas territoriales mediante los recursos del partido.

A la par, criticó que el actual PRD esté concentrado en la confrontación personal en lugar de la “genuina lucha política”, y que mantenga la etiqueta de “social democracia” cuando se ha vuelto un proyecto de un grupo específico al interior del instituto político.

LAS RENUNCIAS

Flores se suma a Alejandra Barrales, ex candidata a la Jefatura de la Ciudad de México, y a Juan Zepeda, actual Senador, como las más recientes bajas del PRD.

En una carta publicada la mañana del 27 de agosto, Barrales y Zepeda anunciaron su salida del Sol Azteca, al considerar que necesitaban reinventarse para colaborar en una sociedad más participativa.

Sin embargo, analistas han referido que la salida de dichos políticos se debe a la creación de la plataforma Futuro 21, que busca conformar una oposición que pueda hacer frente al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en las próximas elecciones de 2021.

En la primera Asamblea Nacional de dicho proyecto, llevada a cabo el pasado 24 de agosto, participaron perredistas y políticos ex priistas, entre ellos, el ex rector de la UNAM, José Narro Robles; el ex candidato presidencial del partido Nueva Alianza (que perdió el registro en 2018), Gabriel Quadri de la Torre; el Senador y ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa; el ex Diputado Fernando Belaunzarán Méndez; el ex vocero del Presidente Vicente Fox, Rubén Aguilar; la ex priista Beatriz Pagés; la ex candidata a la Jefatura de gobierno, Purificación Carpinteyro; y “Los Chuchos” Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano Grijalva.

“México enfrenta una regresión autoritaria, una vuelta al pasado, nos estamos dando cuenta en México cómo las democracias pueden morir a manos del populismo”, aseveró el ex cantidato presidencial Quadri.

Mientras el ex rector de la UNAM y ex candidato a la dirigencia del Revolucionario Institucional (PRI), José Narro Robles, pidió al Presidente López Obrador no dividir a la ciudadanía con criticas hacia quienes piensan diferente.

Aseguró que no puede gobernarse desde el rencor y con base en falacias. “No, así no, Presidente. Así no. Permitir que se transgreda la realidad, renunciar a la verdad y tolerar que se gobierne desde la falacia y el rencor deterioran la convivencia colectiva», opinó Narro.

Sobre el actual Gobierno morenista lamentó que no sigue “el camino conveniente”.

Sin embargo, analistas consultados por SinEmbargo coinciden que la plataforma está alejada de la gente y no presenta propuestas cercanas a la población mexicana.

“Es un muégano político esa alianza que se está proponiendo porque tiene fundamentos superficiales que carecen de unos principios, una ideología y de una línea política. Todo parece más un interés electorero. No le veo futuro a ese proyecto que se ha iniciado”, afirmó en entrevista Alejandro Sánchez Camacho, ex Secretario general del PRD (2012-2014).

El politólogo por la UNAM, Valeriano Ramírez Medina, planteó que el PRD perdió unidad interior porque “un grupo muy pequeño, ‘Los Chuchos’, era el que acaparaba las decisiones sobre las candidaturas. Otra vez son ‘Los Chuchos’, por lo que otra vez no hay una renovación de cuadros. Son viejos personajes sin estructura social, sin cuadros ni propuestas. Traen presencia en medios, traen discurso y formación, pero el partido lo que necesita es cuadros y una penetración en la sociedad”.

“De todos ellos el que tiene mayor legitimidad, y eso por haber sido el rector de la UNAM, es Narro. Pero los demás no levantan. No comparten ideologías ni proyectos entre ellos”, evaluó Ramírez.

EL DECLIVE DEL PRD

El PRD, nacido de izquierda, fue fundado por Cuauhtémoc Cárdenas y en él militó el hoy Presidente Andrés Manuel López Obrador. El quebranto del partido inició luego de la elección Presidencial de 2012 que dio como ganador a Enrique Peña Nieto, y en la que López Obrador contendió por el Sol Azteca. En septiembre de ese año, el hoy Presidente apareció en el Zócalo capitalino para anunciar que dejaría el PRD para fundar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido que finalmente lo llevó a la victoria presidencial en 2018.

En noviembre de 2014 el fundador y líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, también abandonó sus filas luego de emplazar al entonces dirigente del partido, Carlos Navarrete, a renunciar para enfrentar la crisis que desde entonces ya atravesaban. Cárdenas no se ha vuelto a adherir a ningún partido y ha anunciado que continuará con su lucha por el país desde el ámbito civil.

Después de su salida más fundadores, como Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo, también dejaron al Sol Azteca, y después se sumaron a las filas de Morena como otras decenas de perredistas.

Luego de la elección de 2018, el PRD quedó reducido en el Congreso de la Unión a sólo 11 diputados y cinco senadores en su bancada, incluido a Miguel Mancera Espinosa, quien no milita en las filas del partido.

-Con información de Dulce Olvera.