Este día, el Consejo de la Judicatura Federal decidió suspender al Juez Anuar González Hemadi, quien concedió un amparo a Diego Cruz, uno de los violadores de la joven Daphe Fernández. El órgano inició un procedimiento de investigación administrativa,en relación con su actuación y aclaró que el recurso otorgado aún puede ser sujeta de revisión por un Tribunal Colegiado de Circuito, y no implica la libertad de Diego Cruz. Previamente, González Hemadi solicitó que se le retirara del caso luego de que fuera blanco de ataques en redes sociales.

Más temprano, diversas organizaciones feministas protestaron afuera de la representación del Gobierno de Veracruz en la Ciudad de México. Sobre Insurgentes, los manifestantes mostraron pancartas y gritaron consignas a los automovilistas y transeúntes que expresaban su indignación por la resolución del juez. Por su parte, la Red por los Derechos de la Infancia en México dijo que el fallo es “absurdo” y que el estado de Veracruz debe investigar al González Hemadi.

Después del bloqueo, las manifestantes se trasladaron a un semáforo de Insurgentes para mostrar sus pancartas y gritas consignas a los automovilistas y transeúntes. Foto: Cuartoscuro

Las manifestantes externaron su molestia e indignación con el juez. Foto: Cuartoscuro

Diversas organizaciones feministas bloquearon las calles aledañas de la representación del gobierno de Veracruz en la capital, para protestar en contra del amparo que un juez federal concedió a Diego Cruz. Foto: Cuartoscuro

Por Mark Stevenson

CIUDAD DE MEXICO (AP) — Fiscales de México apelarán un fallo judicial que desestimó cargos de pederastia porque no había pruebas de que el sospechoso actuó “con una intención lasciva”, anunciaron autoridades el miércoles.

El fallo provocó escándalo porque la víctima de 17 años declaró que dos varones la metieron a la fuerza en un auto, y uno de ellos le acarició los senos mientras el otro le introdujo un dedo en la vagina.

El juez del caso, Anuar González Hemadi, desestimó la acusación porque “un roce o frotamiento incidental no serían considerados como actos sexuales, de no presentarse el elemento intencional de satisfacer un deseo sexual”.

González consideró que el hecho de que la víctima pudiera cambiar de asiento en el auto después de rogar a los agresores que desistieran demostraba que no estaba “indefensa” como, según él, exige la ley.

La fiscalía del estado de Veracruz dijo que rechazaba el fallo y apelaría porque “viola los derechos de una víctima de abuso sexual”.

El Consejo de la Judicatura Federal dijo que dada la gravedad del crimen, se puede apelar el fallo mientras el sospechoso permanece en la cárcel, tal como sucede en este caso.

El Consejo anunció que el juez fue suspendido y se inició un proceso de investigación administrativa en su contra por su actuación en el caso.

El presunto ataque se produjo en Veracruz en enero de 2015. La víctima, que entonces tenía 17 años, se encontraba con amistades en la puerta de un club esperando que la pasaran a buscar. Cuatro hombres veinteañeros la obligaron a subir al asiento trasero de un Mercedes. Dos de ellos presuntamente la agredieron en el auto y cuando la llevaron a una casa, un tercero presuntamente la violó.

En las redes sociales se los ha llamado despectivamente “Los Porkys”, como la película estadounidense de 1981 sobre las fechorías de los adolescentes en los años 50.

La Red por los Derechos de la Infancia en México dijo que el fallo es “absurdo” y que el estado de Veracruz debe investigar al juez.

“Esta decisión representa un grave retroceso en el reconocimiento y acceso a la justicia de las niñas y las adolescentes víctimas de violencia sexual y sienta un precedente que da lugar a la impunidad”, dijo la organización en un comunicado.

Gente indignada por el fallo publicó fotos del juez González en las redes sociales con las leyendas “Juez Porky” y “No olviden esta cara”.

Las redes sociales y la prensa cumplieron un papel crucial para llevar a los sospechosos a juicio.

El padre de la presunta víctima reveló la historia a la prensa en 2015, junto con un video en que tres de los hombres aparentemente confesaban. Posteriormente, todos negaron haber cometido delito alguno.

Después de semanas de indignación expresada a través de las redes sociales por la impunidad para los jóvenes acaudalados, y de la que se hizo eco la prensa impresa y televisiva, el estado finalmente presentó los cargos.

Muchos se quejaron por el fallo.

“(La víctima) no se encontraba en estado de indefensión, puesto que tuvo la posibilidad de cambiarse de lugar, evitando así el contacto físico con el quejoso”, escribió el juez a pesar de que la joven dijo que le quitaron el teléfono celular y se rieron de ella cuando rogó que desistieran.

“No se advierte ninguna manifestación, intención de la conducta, insinuación, mirada, acercamiento u otra circunstancia narrada que diera noticia de la intención de satisfacer un deseo carnal en el activo o un apetito inmoderado o un erotismo sexual”, escribió el juez.