La CFE cerrará 29 plantas porque son obsoletas y Pemex sólo se enfoca en extraer su crudo. Ambas empresas registran pérdidas millonarias de forma continua por las malas gestiones de las últimas décadas, y la falta de reinversión a la que han estado sometidas, dicen especialistas.

RECUADRO_cfe_pemexOKRECUADRO_cfe_pemexOKOK

Ciudad de México, 29 de julio (SinEmbargo).– Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) van en picada. En lo que va del año han acumulado pérdidas millonarias y al mismo tiempo sobreviven en un entorno crítico de la economía internacional, pero además enfrentan la herencia de la mala gestión de sus administradores, y de fallas en mantenimiento e inversión en su infraestructura, alertaron analistas del mercado energético.

Ayer, Pemex informó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que en el tercer trimestre de este año registró una pérdida neta de 167 mil 566 millones de pesos frente a los 59 mil 650 millones de pesos del mismo periodo del año pasado, es decir 180 por ciento.

Al respecto, Miriam Grunstein Dickter, académica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y analista del mercado energético, comentó a SinEmbargo que parte del déficit que hoy tiene la empresa mexicana se debe a que “ Pemex ya estaba problematizado antes de que esta administración asumiera el cargo y los bajos precios del petróleo han causado el enorme demérito de sus utilidades”.

En tanto, la CFE perdió 30 mil 543 millones de pesos en el tercer trimestre de 2015 respecto a los 8 mil 981 millones que perdió el año pasado, lo que significa un 240 por ciento, además de que en días recientes anunció el próximo cierre de más de plantas y centrales generadoras de electricidad.

En ese sentido, la especialista en mercado energético opinó:

“También habría que ver qué problemas de gestión está teniendo CFE para reportar esas pérdidas. Es algo que se ha agravado con esta administración. El doctor Enrique Ochoa Reza [titular de la Comisión] está recibiendo un problema heredado, creo que se trata de ambas cosas [infraestructura obsoleta] y de una coyuntura significativamente difícil por el cambio de reglas y los rezagos que produjo 50 años de gestión ineficiente”.

Para Leticia Armenta Fraire, directora de análisis económico del Tecnológico de Monterrey, “los números rojos que presenta la Comisión Federal de Electricidad pueden ser porque no está generando lo esperado, además de que la compañía apenas se está abriendo a un mercado que no es muy grande. Hay recordar que el Gobierno federal anunció una baja en sus tarifas, y aunque se ha traducido en una reducción al subsidio, una tarifa menor también podría afectar sus ingresos”, agregó.

COMISIÓN FEDERAL DE ELECTRICIDAD

De acuerdo con el reporte financiero que envió la Comisión a la Bolsa Mexicana de Valores de enero a septiembre, acumuló una pérdida de 66 mil 135.4 millones de pesos, un aumento de 189 por ciento respecto a las pérdidas reportadas en el mismo periodo del año pasado.

Pero el déficit acumulado que hoy enfrenta la generadora de electricidad no es el único problema, apenas el martes pasado, Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía (Sener) alertó sobre el cierre de 29 plantas de energía por “ineficientes” y para dar paso a la ampliación del Sistema Nacional de Gasoductos.

“29 viejas plantas están siendo retiradas, siendo cerradas contablemente por ineficientes y otras 40 están en evaluación”, afirmó funcionario en el marco de la México Cumbre de Negocios.

Colwell detalló que dicha medida es para renovar las plantas que utilizan combustóleo y sustituir el energético por gas natural.

Al respecto Grusntein Dicker explicó que “las plantas de combustóleo son muy contaminantes y muy obsoletas, además que generar con estas plantas [de combustóleo] es muy caro porque se requiera pagar un costo muy alto en combustible para la generación eléctrica y ahorita el precio el gas natural está bajo”,

Sin embargo, la investigadora advirtió que el precio del gas natural también es volátil y que al mismo tiempo el costo del combustóleo podría bajar.

Asimismo, la Sener informó en julio pasado que ocho centrales generadoras de electricidad saldrían de operación en este año como parte del Programa de Retiro de Centrales Eléctricas (2015-2029), pero aseguró que nuevas generadoras compensarían la baja de 464 megawatts (MW) que dejarían de producir las que fueran retiradas.

De acuerdo con dicho Programa se prevé que cierren 127 centrales, de éstas nueve cesarán entre 2015 y 2016.

Pese a dicho panorama, la Empresa Productiva del Estado anunció en julio pasado que mantendría bajas las tarifas eléctricas para el sector comercial, industrial y doméstico, hecho que desde enero de este año la Secretaría de Hacienda y Crédito Público había establecido, cuando dijo que el costo por la energía eléctrica disminuirá 2 por ciento en el 2015, aunque en aquel momento para algunos representó una “trampa” ya que sólo se disminuía el subsidio de kilowatt-hora, así lo argumentó entonces Alejandro Ojeda Anguiano, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) .

En cuanto a los ingresos que reportó, también sufrieron bajas, de julio a septiembre de 2015, se registraron en 80 mil 512 millones de pesos, en tanto que las ventas netas alcanzaron los 90 mil 214 millones de pesos.

En ese sentido, Armenta Fraire agregó que “hoy por hoy, de acuerdo con la Ley, ha incrementado la capacidad de hacer producción de electricidad de uso propio y ya existen varias empresas que han entrado en este esquema de producción que ya no se solicita únicamente a la CFE”.

En el primer semestre de este año las pérdidas de la CFE se dispararon 156 por ciento ya que pasaron de 10 mil 797 millones a 24 mil 805 millones de pesos, debido a los gastos financieros de la compañía, según dio a conocer la Bolsa Mexicana de Valores en junio pasado.

Además se prevé que el próximo año, la Comisión Federal de Electricidad tenga reducción de 24 mil millones de pesos debido al recorte del gasto público de 124 mil millones de pesos, según informó la Secretaría de Hacienda en septiembre pasado.

PETRÓLEOS MEXICANOS

PEMEX SE HUNDE

Las pérdidas por parte petrolera también ha sido continúas, en el tercer trimestre de estaño reportó un déficit de 167 mil 566 millones de pesos, mientras que en lo que va del año registró una pérdida neta acumulada de 352 mil 810 millones de pesos; es decir, 138 por ciento más respecto al periodo anterior

La empresa detalló que el repunte de esta caída de ingresos es de 180 por ciento ya que en el tercer trimestre del año anterior se tuvo se perdieron 59 mil 650 millones de pesos.

Ambas expertas coinciden en que la baja de ingresos se debe a que Petróleos Mexicanos no está invirtiendo en infraestructura y refinería y sólo se ha preocupado por extraer su crudo.

“Cuando tenemos una política rentística se enfocan en la explotación del recurso más que en la inversión de procesos industriales porque se requiere de más capital y es a largo plazo”, comentó Grunstein Dickter.

En el primer semestre de 2015, los ingresos petroleros descendieron en 38.3 por ciento anual respecto al año anterior y se ubicaron en 381 mil 880 millones de pesos, sin embargo, algunas instituciones y analistas consideran que el mayor riesgo de las finanzas de la compañía está en el pasivo laboral de sus trabajadores que asciende a 1 billón 474 millones 8 mil 528 pesos, es decir el 8.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, de acuerdo con datos de la Auditoría Superior de la Federación(ASF).

Además, Petróleos Mexicanos registró en su último informe que las exportaciones se desplomaron en 6.8 por ciento y que en este momento enfrenta una caída del 44.4 por ciento de los precios del petróleo, tras haber alcanzado un valor mínimo de 33.71 dólares en agosto pasado mientras que llegó a cotizarse en este mismo año en 97.09 dólares.

En ese sentido la académica de la UANL comentó que “es preocupante que mientras otras empresas grandes si manifiestan estrés por la caída de los precios del petróleo no están manifestando ruina y Pemex está al bordo de la ruina”, y alertó que quizá 6 años la petrolera podría producir un millón de barriles diarios “con las consecuencias de seguridad energética y de ingreso fiscal que podría tener eso para el país”.

Por si fueran pocos los golpes para Pemex, en septiembre pasado, el Gobierno federal propuso a la Cámara de Diputados disminuir en 13.01 por ciento el presupuesto para la compañía, que en términos reales significan 62 mil millones de pesos menos para ejercer durante el siguiente año, según dio a conocer en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2016.