El envío responde a una petición al Pentágono del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), encargado tanto de la seguridad fronteriza como de la inmigración, y tendrá un coste de 7.4 millones de dólares hasta el 30 de septiembre, fecha por ahora prevista para su repliegue.

Washington, 30 de abril (EFE).– El Departamento de Defensa de Estados Unidos aprobó ayer el envío de 320 soldados adicionales a la frontera con México para apoyar a la Patrulla Fronteriza en la gestión de la actual crisis migratoria, según un comunicado.

Estos nuevos soldados asistirán a los agentes fronterizos, entre otras funciones, con el transporte de migrantes o “monitoreando el bienestar” de las personas migrantes bajo custodia.

También se encargarán de tareas administrativas y de distribución de alimentos, así como de asistencia legal al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) con abogados para ayudar en el proceso de deportación.

El envío responde a una petición al Pentágono del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), encargado tanto de la seguridad fronteriza como de la inmigración, y tendrá un coste de 7.4 millones de dólares hasta el 30 de septiembre, fecha por ahora prevista para su repliegue.

El Secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, que hasta hace algunas semanas era el jefe de la Patrulla Fronteriza, reconoció a finales de marzo que sus agentes están desbordados ante la oleada migratoria actual.

“La Patrulla Fronteriza enfrenta una crisis humanitaria y de seguridad sin precedentes en toda su frontera sur”, dijo, al advertir también que las comisarías del cuerpo están masificadas.

En marzo, cerca de 100 mil migrantes cruzaron irregularmente la frontera sur, una cifra sin precedentes en el último lustro.

Es precisamente por esto que el DHS ha pedido este refuerzo de personal que le ayude a gestionar el número de inmigrantes para poderse centrar así en sus funciones de seguridad fronteriza.

Estos 320 soldados se unirán a los cerca de 5 mil militares que hay ya desplegados en la zona fronteriza, 2 mil 900 dependientes del Pentágono y cerca de 2 mil reservistas de la Guardia Nacional, centrados en funciones de construcción y mejora de vías, instalación de alumbrado y refuerzo del muro que separa EU de México.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hace días que las tropas ya iban camino de la frontera, aunque el Pentágono desmintió entonces ese extremo.

Este lunes, tras el anuncio del envío de soldados, Trump dijo en Twitter que México es “uno de los países más peligrosos del mundo”.

“Los coyotes y los carteles controlan totalmente el lado mexicano de la frontera sur. Tienen laboratorios cerca donde fabrican drogas que venden en EE.UU. México, uno de los países más peligrosos del mundo, debe erradicar ya este problema. También, detener la migración a EU”, dijo el mandatario.