Sheinbaum entrega al Presidente Pedro Sánchez la llave de la CdMx; se declara “chilango”

31/01/2019 - 1:45 pm

Pedro Sánchez dedicó todo una retahíla de elogios hacia esta ciudad “inacabable” y llena de “vida y pulso contagioso”. Mientras Claudia Sheinbaum hizo referencia a la historia del exilio español, y destacó que la capital mexicana y todo el país “se enriquecieron con la llegada de españoles recibidos por la generosidad de Lázaro Cárdenas”.

México, 31 de enero, (EFE).- El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se declaró este jueves “chilango”, sobrenombre con el que se conoce a los mexicanos capitalinos, tras recibir la llave de Ciudad de México y firmar en el libro de visitantes distinguidos en el ayuntamiento.

“Pido permiso para presumir que a partir de ahora, además de madrileño, soy también chilango”, declaró Sánchez en el salón de plenos del ayuntamiento capitalino tras mantener un encuentro con la Jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Sánchez, que en el pasado fue uno de “esos jóvenes que se enamoran” de la capital mexicana, dedicó todo una retahíla de elogios hacia esta ciudad “inacabable” y llena de “vida y pulso contagioso”.

Destacó que es la ciudad con más hispanohablantes del mundo, hogar de los “grandes muralistas” como Diego Rivera y la urbe donde transcurre la “hermosísima” película “Roma”, de Alfonso Cuarón, que está “conquistando todo el mundo”.

Y en el año en que se cumplen ocho décadas del exilio republicano español en México, Sánchez agradeció la “hospitalidad” que tuvo la capital mexicana.

Sánchez visitó a la Jefa de Gobierno de la capital. Foto: Twitter, @Claudiashein.

Hizo hincapié en el detalle que es justo en el Parque España de Ciudad de México donde se ubica un grupo escultórico dedicado al presidente mexicano Lázaro Cárdenas, quien abrió las puertas de México al exilio español.

“Es un grupo escultórico que apunta hacia el cielo y que representa muy bien la hermandad de ambos países que hoy queda enriquecida”, aseguró.

La alcaldesa mexicana también hizo referencia a la historia del exilio español, y destacó que la capital mexicana y todo el país “se enriquecieron con la llegada de españoles recibidos por la generosidad de Lázaro Cárdenas”.

Asimismo, Sheinbaum, del mismo movimiento izquierdista que el presidente Andrés Manuel López Obrador, celebró que el Gobierno capitalino y el de España comparten la búsqueda de “una sociedad más equitativa e igualitaria”.

También estuvo presente en la ceremonia el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien recordó que en el mismo salón donde tuvo lugar el acto fue donde se había reunido el Gobierno republicano en el exilio.

“Se demostró hoy que España es una democracia y tiene un presidente progresista, que (los exiliados) tenían razón. Sí, se puede. Y sí, se debe”, aseguró.

La visita de Sánchez a México del 30 al 31 de enero, ha estado marcada por el encuentro con López Obrador y el reconocimiento al exilio español en México.

VISITA A LOS NIÑOS HÉROES

Previamente, Sánchez hizo una guardia de honor ante el Monumento a los Niños Héroes, dedicado a los cadetes militares mexicanos que murieron en la batalla del Castillo de Chapultepec ante las tropas estadounidenses en 1847.

Después de un desayuno de trabajo con empresarios, Sánchez llegó al monumento escoltado por militares mexicanos e hizo reverencias ante las banderas mexicana y española que portaban soldados.

A continuación se acercó a una ofrenda floral e hizo guardia durante unos minutos mientras una banda castrense interpretaba los himnos de los dos países.

Al concluir la ceremonia, el líder español se retiró para reunirse con miembros de su comitiva y dirigirse a una reunión con la jefa del Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

El mandatario español sostuvo una reunión con la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Foto: Twitter, @sanchezcastejon.

Este monumento se localiza en la entrada del histórico Bosque de Chapultepec, prácticamente a los pies del Castillo de Chapultepec, donde se dio la batalla del 13 de septiembre de 1847, en la que los niños héroes lucharon contra el ejército de Estados Unidos.

Construido de mármol blanco por el escultor Ernesto Tamariz (1904-1988) y el arquitecto Enrique Aragón, el memorial tiene seis columnas y al centro una figura femenina que representa a la Madre Patria, que con un brazo abraza a un joven y con la otra enarbola la bandera mexicana.

Dedicado “A los defensores de la Patria 1846-1847”, el monumento se inauguró el 27 de noviembre de 1952 y desde entonces fue considerado como el altar de la patria y lugar que dignatarios extranjeros visitan en reconocimiento a México.

En este lugar se resguardan los restos mortales de los cadetes mexicanos Juan Escutia, Juan de la Barrera, Francisco Márquez, Agustín Melgar, Vicente Suárez y Fernando Montes de Oca, que murieron en la batalla del Castillo de Chapultepec ante las tropas estadounidenses en 1847.

La historia oficial señala que Escutia se envolvió con la bandera mexicana y se lanzó al vacío desde lo alto del Castillo para evitar que los soldados de Estados Unidos capturaran la enseña nacional.

Esta guerra comenzó en 1846 con la invasión del puerto de Veracruz y terminó con la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, el 2 de febrero de 1848, por el que México perdió ante Estados Unidos más del 50 % del territorio que tenía desde que era la Nueva España.

Actualmente en los territorios que México perdió en este conflicto están los estados de California, Nevada, Utah, Nuevo México, además de que se estableció al Río Bravo como la frontera entre ambos países.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas