Foto: Zeta

El fin de semana, jornaleros de San Quintín, Baja California, se manifestaron por los bajos pagos y las condiciones en las que tienen que trabajar todos los días. Foto: Zeta

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).– El conflicto laboral en el Valle de San Quintín, Baja California continuará por tiempo indefinido y los jornaleros no aceptarán el incremento de sólo 15 por ciento que el Consejo Agrícola les ofreció el viernes, pues consideran que los dueños de los campos llevan una vida millonaria con yates, autos del año y residencias, a costa de la sangre y la explotación de los trabajadores, aseguró Fidel Sánchez Gabriel, vocero oficial de la Alianza Nacional de Organizaciones por la Justicia Social del Valle de San Quintín.

Consideró que el Gobernador Francisco “Kiko” Vega de la Madrid miente, pues el problema de los trabajadores agrícolas no se ha resuleto por completo, tal y como lo aseguró el mandatario el fin de semana en su cuenta de Twitter.

Los empresarios no aceptaron elevar el salario de 110 pesos diarios a 300 pesos que solicitaron los líderes de los jornaleros. Tampoco subir de 10 a 20 pesos el pago de la caja de fresa y otorgarles prestaciones de ley.

“Mientras ellos son millonarios: tienen yates, sus hijos andan en carros de lujo. Ellos dicen que no pueden incrementarnos el salario a 300 pesos, pero la verdad ellos son ricos gracias a que nosotros dejamos la sangre en los campos”, dijo Fidel Sánchez en entrevista con SinEmbargo.

Los “patrones” se negaron también a darles prestaciones como seguro social, pago de aguinaldo, vacaciones, días festivos, prima vacacional y reparto de utilidades por separado del monto que perciben diario.

Sin embargo, de acuerdo con el semanario Zeta, el Gobernador aseguró ayer que su gobierno ya cumplió en el conflicto del Valla de San Quintín.

“Nosotros ya cumplimos con lo que teníamos que cumplir”, dijo. Sobre la solicitud del incremento en el salario añadió: “No es ni siquiera facultad del Estado”.

Para Fidel Sánchez el Gobernador de Baja California, no les resolvió nada.

“El Gobernador no tuvo la capacidad de dar una respuesta a este problema tan profundo de años que venimos arrastrando. Esperamos que con este movimiento que estamos haciendo las autoridades hagan su trabajo. La mayoría está todavía en paro laboral. Ahorita vamos a Mexicali 500 jornaleros y los cinco líderes, vamos a concientizar a la población de lo que sucede en los campos”, dijo.

El vocero del movimiento aseguró que el Gobernador miente al declarar que los jornaleros ya están trabajando.

“Es totalmente falso. La mayoría seguimos en paro. No hemos regresado a trabajar y no hemos firmado nada. Vamos a solicitar la presencia de Miguel Ángel Osorio Chong, el Secretario de Gobernación, para que venga a atender la situación, debido a que el Gobernador no tuvo la solución”, afirmó.

Además de recurrir al gobierno federal, los jornaleros solicitarán la presencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Porque México ha firmado tratados internacionales de trabajo. Estamos tratando de ver a organizaciones de Estados Unidos, para que a través de ellos empiecen a concientizar a los compradores directos, para que desde allá nos apoyen y se preocupen por verificar si el productor mexicano respeta las leyes y a los trabajadores antes de comprarles”, dijo.

LUCHARÁN POR PRESTACIONES DE LEY

Manifestaciones de jornaleros Foto: Zeta

Los trabajadores agrícolas protestan por la falta de prestaciones básicas como seguro social y vacaciones. Foto: Zeta

Las prestaciones sociales son las de mayor importancia, dijo el líder. Cuando un trabajador enferma, al negársele seguridad social, no tiene derecho a una incapacidad, es decir: “Día trabajado, día pagado”, “si no trabajas no ganas”, indicó.

“La mayoría de nuestros hermanos al estar trabajando en la pizca de la fresa, pueden tener una contracción en la columna vertebral, lastimarse los pulmones por respirar los químicos o, con las espinas de las moras, hasta con los tallos hay personas que han estado a punto de quedarse ciegas”, narró.

Sánchez Gabriel explicó que si un trabajador del campo enferma y requiere reposo como parte de su tratamiento, el patrón prefiere llevarlo a un centro de salud, incluso pagar una consulta particular, que darle seguro social y pagarle los días que no pueda trabajar.

“Hay empresas que tienen nóminas falsas, los agricultores manejan todo a su antojo y ahí está el error, la Secretaría del Trabajo [y Previsión Social] debería hacer su trabajo más a fondo, preguntarle a los jornaleros si están afiliados al seguro social o no”, detalló.

El líder de los jornaleros indicó que en los campos agrícolas de México y en especial, en el Valle de San Quintín, prevalece la “esclavitud moderna”.

“Ya no hay látigos como en el época de Porfirio Díaz, ahora es psicológica porque te dicen: ‘¿quieres ganar más dinero?, échale ganas, apúrate; ¿quieres seguir trabajando?, no faltes ni un día. Si faltas un día porque te enfermaste, te quitan hasta 400 pesos de bonos”, explicó.

Fidel Sánchez lamentó también que en los campos agrícolas de México aún haya niños trabajando.

“Hay que reconocerlo ante la opinión pública: sigue habiendo niños trabajando, porque el salario que recibimos no nos alcanza para que los hijos continúen sus estudios medio superior y mucho menos la Universidad. Se ven obligados a trabajar con actas falsas, de algún familiar, y adentro, cuando se les pregunta su verdadera edad, tienen 13, 14 años”, dijo.

En San Quintín, precisó, el niño más joven que trabaja en en la pizca tiene 12 años: “de los 19 jornaleros que aún están presos, de esos nueve son menores entre 15 y 17 años y los otros 10 son adultos”, dijo.

Fidel Sánchez aseguró que los jornaleros no se detendrán hasta conseguir los 200 pesos mínimos de pago diario, 100 pesos menos que lo solicitado al inicio del conflicto.

“Es lo menos que podemos pedir, y las prestaciones: queremos tener seguro social, porque ellos ante los ojos de un jornalero son millonarios, a costa nuestra, y no nos quieren dar nada”, aseguró.