Los templos de Angkor son uno de los principales atractivos turísticos de todo el sudeste asiático, un complejo arqueológico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que ahora puedes conocer sin necesidad de salir de casa. A través de recreaciones virtuales e itinerarios con tecnología de 360 grados podemos saber cómo fue el centro neurálgico del Imperio Jemer a comienzos del milenio pasado.

Por Roberto Ruiz

Madrid, 31 de julio (ElDiario.es).- Los templos de Angkor son el mayor reclamo de Camboya, eso es indudable. Son incluso uno de los principales atractivos turísticos de todo el sudeste asiático y, dada su proximidad, muchos viajeros los incluyen al visitar otros países como Vietnam, Tailandia o Laos.

Para visitarlos hay que llegar hasta la ciudad de Siem Riep, al noroeste del país, pero cuando eso no es posible siempre podemos recurrir a una completa visita virtual para la que solo necesitamos una buena conexión a internet. Así, con un poco de tecnología a nuestro alcance, podemos descubrir cómo fue el esplendor de Angkor entre los años 802 y 1432, cuando el Imperio Jemer mantuvo aquí su poder durante más de 600 años.

UN VIAJE EN EL TIEMPO PARA CONOCER CÓMO FUE ANGKOR

Antes de poner los pies en Angkor, o de adentrarte en un viaje virtual, puede ser interesante dar un salto en el tiempo para ver cómo fue esta civilización en su periodo de máximo esplendor. Para eso se vuelve imprescindible echar un ojo a lo que virtualangkor.com tiene que ofrecer, porque sus recreaciones, sus modelos en 3D y los vídeos en 360º te sumergen de inmediato en diversos escenarios del día a día del pasado Imperio Jemer.

Vas a poder ver cómo era su arquitectura, cómo se plasmó en los templos el poder de su civilización, cómo era su relación con el agua y la agricultura, y cómo en su día formó un importante eje comercial y diplomático. Poblaciones y residencias, canales llenos de agua, carreteras y sus carros, los mercados y su bullicio, los campos de arroz al sol, los talleres de cantería que nutren de esculturas a los templos… Así fue una vez lo que hoy es por derecho propio uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo, un complejo Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1992.

UNA VISITA VIRTUAL Y ACTUAL A LOS TEMPLOS DE ANGKOR

Los templos de Angkor hay que vivirlos en persona, no te vamos a mentir. Esos momentos al amanecer y al atardecer entre piedras devoradas por la selva son mágicos, cautivadores, y aunque el resto del día los templos sean igualmente espectaculares sí es cierto que el calor y las hordas de turistas siempre restan parte del encanto. Pero a Angkor hay que ir, es la única manera de conocer la verdadera magnitud del Imperio Jemer, de forma que si quieres conocer una de las maravillas más destacadas del sudeste asiático puedes empezar por trasladarte hasta allí de manera virtual y así ir abriendo boca.

Para descubrir los templos de Angkor de manera remota podemos recurrir, cómo no, a Google. Pero en este caso la visita a Angkor de Google no es únicamente un trabajo de Street View, sino que además de movernos por los templos y desplazarnos a nuestro aire tenemos la posibilidad de acceder a los múltiples desplegables informativos que encontramos a nuestro paso según miramos a nuestro alrededor con un ángulo total de 360º. De esta manera pasaremos por cinco de los lugares más importantes del yacimiento: Banteay Srei, Beng Mealea, Angkor Wat, Angkor Thom y Ta Prohm.

El templo de Banteay Srei
Un templo construido por mujeres a finales del siglo X, el único del complejo levantado en piedra arenisca rosada. Es mucho más pequeño que los demás pero el nivel de detalle de sus esculturas y relieves es exquisito y meticuloso. Una verdadera joya de color rojizo bien conservada que fue erigido en honor del dios hindú Shiva.

El templo de Beng Mealea
El de Beng Mealea se sale de la ruta clásica de los templos de Angkor pues se encuentra en un lugar remoto a más de 60 km de Siem Riep. Es un templo hinduista engullido por la jungla y levantado posiblemente a comienzos del siglo XII. Su escasa restauración y la omnipresente vegetación hacen que sea un templo mucho más salvaje que los demás, haciéndonos sentir en una verdadera película de aventuras.

El templo de Angkor Wat
Es el símbolo de Camboya, incluso de su bandera. Es el más famoso de todo Angkor. Fue construido por Suryavarman II en el s. XII y es el mejor conservado de todos ya que nunca se abandonó del todo y fue mantenido durante siglos por monjes budistas. Es el de mayor tamaño de todo el complejo y está repleto de esculturas y bajorrelieves que narran batallas y hazañas históricas.

La ciudad de Angkor Thom
Angkor Thom no es un templo, sino una ciudad. De hecho, literalmente es ‘la ciudad grande’ y tiene 10 km². En su interior se encuentra el templo de Bayon, de finales del siglo XII, y famoso por los relieves de las 216 caras sonrientes de Avalokiteshvara, el ‘señor que mira hacia abajo’, símbolo de la compasión budista. Sus pasillos laberínticos y en penumbra son famosos por sus detallados bajorrelieves.

El templo de Ta Prohm
Es posiblemente uno de los más espectaculares, la selva no tuvo piedad con él, pero Ta Prohm saltó a la fama al aparecer en la película Tom Rider. Desde ese momento se tiende a olvidar que fue construido en 1186 y que sigue las líneas del estilo Bayon, la última corriente de la arquitectura jemer, porque a los millones de turistas que lo visitan lo que realmente les importa es que Lara Croft, encarnada por Angelina Jolie, estuvo allí.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ElDiario.es. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.