La organización Artículo 19 ha destacado que el aumentó de 23 por ciento en las agresiones contra la prensa mexicana en el primer semestre de 2017 es un un reflejo de la impunidad y de la falta de autonomía en la procuración de justicia que, finalmente, se convierte en un aliciente para seguir violentando a los periodistas.

La Federación Internacional de Periodistas y el Comité para la Protección de los Periodistas destacaron este día que los niveles de violencia contra el gremio en México, Pakistán, Afganistán, Irak, Yemen, Somalia y Ucrania es por la impunidad en los gobiernos– el de México ocupa el segundo lugar en el Índice Global de Impunidad con 142 por ciento–, “que también socava la democracia y compromete las esperanzas de paz y desarrollo social”.

Bruselas/Ciudad de México, 31 de octubre (EFE/SinEmbargo).– La Federación Internacional de Periodistas (FIP) anunció hoy una campaña contra la impunidad en México, Pakistán, Afganistán, Irak, Yemen, Somalia y Ucrania tras el asesinato de 57 reporteros en todo el mundo en 2017 y ante la falta de justicia en muchos de esos crímenes.

La iniciativa transcurrirá entre los próximos 2 y el 23 de noviembre, con el objetivo de denunciar la “falta de medidas concretas para investigar incidentes de violencia contra periodistas en numerosos países del mundo”, indicó esa organización, con sede en Bruselas.

“Los niveles de violencia registrados en la profesión periodística suponen una burla de las nobles intenciones que se hallan detrás de iniciativas tales como el Día para poner fin a la impunidad de la ONU”, declaró en un comunicado el presidente de la FIP, Philippe Leruth.

Según cifras de la FIP, sólo uno de cada 10 asesinatos de periodistas es investigado y “la situación de los ataques no mortales a estos profesionales es aún peor”.

“Los gobiernos fallan en su misión de capturar a los atacantes y asesinos de trabajadores de medios. La impunidad no sólo pone en riesgo a los periodistas, sino que también socava la democracia y compromete las esperanzas de paz y desarrollo”, señaló la FIP.

La campaña de la Federación Internacional de Periodistas se marca objetivos concretos para cada uno de los siete países a los que se dirige.

En el caso de México, la FIP colabora con el sindicato local Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) para presionar al Gobierno mexicano para que fortalezca los instrumentos institucionales que deben velar por su seguridad, así como investigar los crímenes contra la libertad de expresión”.

Durante 2017, la lista de periodistas asesinados en este país ha alcanzado un número de 12 muertes, que se suman al centenar de casos que ocurren desde el año 2000, recordó la FIP.

De acuerdo con la organización Artículo 19, en México se ataca a un periodista cada 15.7 horas, y entre enero y junio de 2017 se reportaron 1.5 agresiones diarias. Además, expone, 50.7 por ciento de esos atentados fueron cometidos por funcionarios públicos. Los estados con mayores agresiones registradas son la Ciudad de México, Veracruz y Coahuila.

Artículo 19 ha destacado que el aumentó de 23 por ciento en las agresiones contra la prensa mexicana en el primer semestre de 2017 es un un reflejo de la impunidad y de la falta de autonomía en la procuración de justicia que, finalmente, se convierte en un aliciente para seguir violentando a los periodistas.

De arriba hacia abajo, los periodistas mexicanos Miroslava Breach (Chihuahua), Ricardo Monlui (Veracruz), Javier Valdez (Sinaloa) y Cándido Ríos (Veracruz), algunos de ellos asesinados este año. Foto: Especial

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) advirtió hoy sobre el “ciclo incontrolable” de impunidad que puede resultar de la ausencia de justicia en los casos de asesinato de periodistas.

El CPJ publicó este martes la décima edición de su Índice Global de Impunidad, que clasifica los países donde los asesinatos de periodistas siguen sin ser resueltos después de un decenio y donde Somalia encabeza la lista por tercer año consecutivo.

Durante los 10 años de publicación del Índice Global de Impunidad, el indicador de impunidad de Somalia se ha disparado en 198 por ciento, seguida por México (142 por ciento), Pakistán (113 por ciento) e India (100 por ciento).

Aunque no fueron incluidos en el índice todos esos años, también experimentaron enormes incrementos Siria (subió un 195 por ciento) y Brasil (subió un 177 por ciento).

“La impunidad estrangula el libre flujo informativo de una sociedad. Cuando se asesina impunemente a un periodista, el mensaje que se envía a todos los periodistas es que se cuiden de lo que dicen o que se cuiden la espalda”, declaró en un comunicado Elisabeth Witchel, autora del análisis y consultora del CPJ.

“Los Estados que figuran en este índice no deben tolerar la impunidad un año tras otro, sino que deben tomar medidas enérgicas para abordar sus fracasos en la impartición de justicia”, añadió.

Según el informe, la impunidad crece en escenarios de conflicto, donde “poderosos actores” emplean la “intimidación violenta para controlar la cobertura informativa, mientras la ausencia o debilidad de la ley y el orden aumenta la probabilidad de los ataques”.

En Somalia, el peor país del índice, más de dos docenas de periodistas han sido asesinados en el último decenio y representan “una de las bajas del prolongado conflicto civil y de la insurgencia llevada a cabo por el grupo extremista al-Shabaab”.

El país africano ha figurado cada año en el índice del CPJ desde el comienzo de su publicación, en 2008. Los otros son India, Irak, México, Pakistán, Filipinas y Rusia, lo cual demuestra que “en algunas naciones relativamente estables y que se presentan como democracias” también se producen elevadas cifras de este crimen.

Siria, asolada por la guerra, ha empeorado respecto al año pasado y ocupa el segundo lugar tras Somalia en el índice, mientras que el tercer puesto es para Irak, donde los periodistas están amenazados por el autodenominado Estado Islámico y las milicias respaldadas por el Gobierno, entre otros grupos.

El CPJ señaló que, solo el año pasado, hubo nuevos casos de asesinato en 6 de los 12 países que componen el índice, lo que da “testimonio del poderoso ciclo de impunidad y violencia” del que advierten.

Afganistán abandonó el índice por primera vez porque el asesinato selectivo de periodistas ha disminuido, a pesar de que el conflicto y la violencia a gran escala han seguido provocando la muerte de profesionales en el ejercicio de su trabajo, apunta la organización.

El CPJ, que divulga este índice de cara al Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas (2 de noviembre), destacó como una “tendencia positiva” del último decenio la mayor concienciación sobre la impunidad en los asesinatos de periodistas.

En este sentido, recordaron que Naciones Unidas ha adoptado cinco resoluciones que instan a los Estados a tomar medidas para promover la justicia, y este año se conmemora el quinto aniversario de la adopción del Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la Seguridad de los Periodistas y la Cuestión de la Impunidad.