Por Hirania Luzardo, especial para SinEmbargo.

Ciudad de México, 1 de junio (SinEmbargo/The Huffington Post).- Te dan los pasos a seguir al pie de la letra.

Debes buscar una escalera alta, bien empinada, donde no haya cámaras de seguridad, debes estar sola, pero alguien tiene que saber lo que vas a hacer en caso de que pierdas el conocimiento – lo ideal es que no- y te dejas caer hacia atrás cubriendo el rostro para que no te queden huellas en tu cara. La chica recomienda que nunca mires desde arriba porque te puedes arrepentir en ese momento final.

El clip logra transmitir un estado de ansiedad hasta el justo instante en que se escucha que la joven se lanza de espalda por la escalera y la pantalla se va a negro. No sabemos qué pasa.

“En Chile el aborto accidental es solo un tipo de aborto, no es considerado un crimen […] El Congreso chileno aun discute si debe ser legal o no. Apoya la ley y terminemos la discusión”, es el mensaje que promueve una campaña en ese país sudamericano bajo el hashtag #leyabortoterapéutico.

Esta polémica campaña reabre un tema espinoso en América Latina, y especialmente en Chile, uno de los pocos países del mundo en que el aborto está prohibido.

El dramático video narrado por una joven es uno de los tantos materiales caseros que circulan en esa nación y donde se ofrecen ideas de cómo provocar la pérdida de un embarazo, de forma tal que parezca un accidente y no un hecho intencional.

Chile junto a El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Malta y El Vaticano son sitios donde el aborto terapéutico es penalizado.

La campaña fue lanzada por la organización Miles y el propósito – según sus creadores- es demostrar que la única forma que tienen las chilenas de abortar es si lo hacen de forma que parezca accidental.

Otro video muestra a una joven, quien supuestamente cae sobre un hidrante en la calle después que uno de sus altos tacones se rompe:

“Es una tortura lo que le están haciendo a las mujeres chilenas, por eso hay que ponerse en su lugar para ver la desesperación y sufrimiento”, dijo Claudia Dides, directora de Miles en una entrevista con la agencia EFE.

La ejecutiva de Miles aclaró que los videos no son tutoriales como piensa la gente. “Ya suman más de medio millón de visitas. No son tutoriales para enseñar a hacer un aborto, son ficción y demuestran la incapacidad que tiene nuestra sociedad para apoyarlas”, enfatizó Dides.

Otro de los dramáticos clips es el de una joven que se lanza contra un auto que trata de pasar con la luz amarilla en un semáforo en una transitada intersección:

A principios de este año, la presidente de Chile, Michelle Bachelet, firmó el envío al Congreso de uno de sus proyectos emblemáticos como es la despenalización del aborto por tres causales: violación, inviabilidad fetal y riesgo de vida de la madre.

“Hoy estamos cumpliendo este compromiso con el envío del proyecto al Congreso para su debate […] Amamos la vida y nadie quisiera interrumpir, pero cuando está en riesgo la vida de la madre, o cuando la vida que se gesta es inviable o fruto de la violencia sexual, hay que tomar una decisión […] No podemos obligar a las mujeres a que carguen solas por no poder decidir por una ley. Se trata de una situación difícil que debemos enfrentar como país maduro”, dijo la mandataria chilena.

La organización Miles explicó en su página web que la campaña “Tutorial Aborto #LEYabortoTERAPEUTICO” ha logrado obtener un alto alcance y una cobertura internacional que la prensa chilena solo a cubierto a regañadientes en sus ediciones locales.

Se estima que alrededor de 120 mil abortos de forma clandestina se practican cada año en Chile y que las mujeres acuden al uso de la droga Misoprostol, que se vende en el mercado negro, y que provoca la interrupción del embarazo en su primer trimestre.