Después de 108 años, los Cachorros de Chicago se proclaman campeones de la Serie Mundial. Ben Zobrist fue nombrado el Jugador Más Valioso.

3-2. Champan contiene la batería enemiga y da vida a los Cachorros El cerrador cubano Aroldis Chapman. Foto: EFE.

3-2. Champan contiene la batería enemiga y da vida a los Cachorros
El cerrador cubano Aroldis Chapman. Foto: EFE.

Cleveland (EEUU), 2  de noviembre (EFE).- El guardabosques Ben Zobrist y el receptor venezolano Miguel Montero lograron racimo de dos carreras en el décimo episodio y los Cachorros de Chicago se hicieron de su primer título de Serie Mundial desde 1908 venciendo 8-7 a los Indios de Cleveland, en el séptimo y último partido del Clásico de Otoño.

La última vez que los Cachorros habían conseguido el título del Clásico de Otoño fue en 1908, y la última vez que jugaron un Serie Mundial fue 1945, pero sin conseguir el triunfo.

La novena de Chicago, que lideró la temporada con 13 triunfos, se convirtió en la sexta en la historia de las mayores que con desventaja de 1-3 en la serie consiguen la remontada y jugando como visitantes la ganan con tres triunfos consecutivos.

Zobrist inició el ataque en la parte alta de la décima entrada con doble remolcador de una carrera.

El jardinero conectó imparable y empujó a la registradora al corredor emergente de origen cubano Albert Almora Jr. con la carrera que eventualmente rompió el empate en el décimo episodio.

Mientras que Montero le siguió con sencillo al jardín izquierdo y empujó a la registradora al primera base Anthony Rizzo con la anotación que dio el triunfo a los Cachorros y que puso fin a la sequía de títulos más amplia en la historia de las Grandes Ligas.

Montero estuvo perfecto con un viaje a la caja de bateo pegando imparable y remolcando la carrera de la diferencia.

Los Indios, que vendieron cara la derrota, en la parte baja de la décima entrada, anotaron con el bateador emergente Brandon Guyer con sencillo impulsador del jardinero central Rajai Davis, pero su esfuerzo resultó insuficiente.

En el ataque de los Cachorros el guardabosques Dexter Fowler, el segunda base puertorriqueño Javier Báez y el receptor David Ross se encargaron de llevar el poder al campo de juego pegando sendos cuadrangulares.

Para Báez fue su único vuelacercas en el Clásico de Otoño y lo conectó en la parte alta del quinto episodio sin corredores en el camino.

El boricua enfrentó al abridor Corey Kluber y le respondió los servicios desapareciendo la bola entre los jardines derecho y central con batazo que mandó por el aire la pelota 408 pies.

Báez fue cinco veces a la caja de bateo y conectó una vez, pero lo hizo con poder en el momento oportuno.

El receptor venezolano Willson Contreras estuvo dos veces ante el lanzador, pegó una vez y remolcó una carrera.

En el cuarto episodio Contreras pegó doble a lo profundo del jardín central y mandó a la timbradora a Zobrist, que al final sería el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) al irse de 5-1 con anotación e impulsada para dejar en .357 de promedio de bateo.

Desde el montículo, la victoria se la acreditó el cubano Aroldis Chapman (1-0), quien fue el encargado de iniciar en la serie la racha triunfal de los Cachorros para que se hicieron del título de la Serie Mundial.

Luego de que los Cachorros tenían desventaja de 1-3 en la serie, Chapman los controló desde el montículo en el quinto partido venciéndoles 3-2 y dando vida a la novena de Chicago.

Si en el quinto juego el cubano fue el héroe, esta vez concluyó el Clásico de Otoño acreditándose el triunfo.

El cubano lanzó una entrada y un tercio y aunque permitió tres imparables, un jonrón y dos carreras, ponchando a dos enemigos, se apuntó el triunfo con el reconocimiento de su piloto, Joe Maddon, quien concluido el partido indicó que a pesar de haber cometido un error al forzarlo a salir tres juegos seguidos, el cubano lució nudillos de lujo y se merecía la victoria.

Los Indios estaban tratando de acreditarse su primer Clásico de Otoño desde 1948, pero perdieron la serie en su campo.

El ataque de los Indios lo representó Davis, que pegó de cuatro esquinas en el octavo episodio contra Chapman, llevando a un corredor por delante.

El bateador designado dominicano Carlos Santana pegó una vez en cuatro viajes a la caja de bateo, y en el tercer episodio con sencillo mandó a la registradora al guardabosques Coco Crisp.

El antesalista dominicano José Ramírez pegó dos veces en cinco viajes a la caja de bateo y llegó una vez a la timbradora, impulsado por doble de Guyer en el octavo episodio.

La derrota la cargó Bryan Shaw (0-1) en trabajo de un episodio, con tres imparables y dos carreras, dio dos pasaportes y ponchó a un enemigo.

La ofensiva de los Indios tuvo como líder al jardinero central Rajai Davis que se fue de 5-2 anotó una carrera e impulsó tres carreras para colocar en .227 de promedio de bateo.