La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó el requisito de contar con un número de afiliados no menor al 2 por ciento de la Lista Nominal en cada una de las delegaciones políticas, para constituir un partido político en el Distrito Federal para contender en las elecciones de 2012.

Por unanimidad, el pleno del alto tribunal invalidó la fracción normativa conocida como la “Ley Ebrard”, aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) en diciembre de 2010, que establecía una barrera de entrada a los nuevos partidos.

De esta forma, la Asamblea tendrá que modificar el sistema de registro para la creación de nuevos partidos políticos en la capital del país, para que las agrupaciones políticas en el Distrito Federal se puedan convertir en partidos que contiendan en los comicios del 2012 sin tener que contar con el porcentaje citado en cada demarcación.

La Corte invalidó la fracción Primera del artículo 214 del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal, que señalaba que las agrupaciones políticas interesadas en constituirse como partido político local debían “contar con un número de afiliados no menor al dos por ciento de la Lista Nominal en cada una de las 16 demarcaciones territoriales del Distrito Federal”.

La invalidez se resolvió luego del estudio de la acción de inconstitucionalidad con número 2/2011, promovida por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en contra del decreto publicado por el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, el 20 de diciembre de 2010 en la Gaceta Oficial.

El ministro Arturo Zaldívar consideró que exigir un porcentaje en cada demarcación es inconstitucional, y es un requisito “excesivo que inhibe y complica en exceso la posibilidad de creación de nuevos partidos políticos”.

Dijo que si bien deben estar sujetos a requisitos porque utilizan recursos públicos, los partidos políticos también contribuyen a la vida democrática, por lo que “las barreras no pueden llegar al extremo de hacerla inviable”.

A su vez, Fernando Franco González Salas, expuso que este requisito es inviable, pues en una demarcación el porcentaje de 2 por ciento podría alcanzar los 28 mil ciudadanos y en otra sólo mil 700, en lo que coincidió Guillermo Ortiz Mayagoitia, quien apuntó que bastaría que en una sola delegación no se alcanzara ese porcentaje para negar el registro.

Sergio Valls Hernández subrayó que los lineamientos que se invalidaron impedían la participación de la sociedad y eran una exigencia “excesiva” para que los ciudadanos pudieran asociarse, y aunque la fracción normativa fue declarada inconstitucional, subrayó que debe ser la ALDF que fije los nuevos requisitos para el registro de partidos políticos a nivel local.